Logo El Confidencial
era la antigua sede de altae (Bankia)

Los secretos del palacete de 12 millones de euros de los Foster en Madrid

En junio se inaugura definitivamente como sede de la Fundación Foster. Tiene 1.500 metros cuadrados sin contar el jardín y está en la aristocrática calle Monte Esquinza

Foto: Norman Foster y Elena Ochoa en un fotomontaje realizado en Vanitatis
Norman Foster y Elena Ochoa en un fotomontaje realizado en Vanitatis

Retengan esta dirección: calle Monte Esquinza 48. Este lugar, en el corazón de la aristocrática zona de Almagro a un paso del codiciado (y polémico) frontón Bet-Jai -el único recinto deportivo del siglo XIX que sigue en pie en Madrid vio su último partido en 1919- será uno de los puntos de reunión de la intelectualidad y jet madrileña. ¿El motivo? Los Foster estrenan palacio. Es decir, el arquitecto británico Norman Foster y su mujer Lady Foster, antes la sexóloga gallega María Elena Pía Fernández López de Ochoa aka Elena Ochoa, por fin inaugurarán su ansiada fundación este junio, ubicada finalmente en las dependencias del espectacular palacete de más de 1.700 metros cuadrados, colindante con Justicia en el barrio de Chamberí y que en su día perteneció al duque de Plasencia.

El palacete Foster junto al frontón Bet-Jai oculto en una casa contigua
El palacete Foster junto al frontón Bet-Jai oculto en una casa contigua

El palacio que fue de Bankia

Una zona en la que el precio del metro cuadrado ronda los 7.000 euros, por lo que, según calculan los expertos consultados por Vanitatis, el imponente emplazamiento podría estar valorado hoy en más de 12 millones de euros. Una elección cara y delicada que desde el primer día les supuso grandes quebraderos de cabeza. En el verano de 2013, los Foster compraron el palacio a Bankia por 9,2 millones de euros. El lugar era la antigua sede de Altae, la marca de su banca comercial hasta finales de 2012. La operación de la venta del palacete generó en su día unas plusvalías de unos 1,7 millones. El valor contable del inmueble estaba fijado en 7,46 millones.

Fachada del palacete que albergará la Fundación Norman Foster (Facebook)
Fachada del palacete que albergará la Fundación Norman Foster (Facebook)


Su interés en adaptarlo a estilo Foster se convirtió en una prolífica fuente de desavenencias con los Gobiernos de Ana Botella primero y Manuela Carmena después. En 2014, la Comisión de Patrimonio vetó las obras que tenían previsto realizar en el palacete: un plan urbanístico que le permitía reformarlo a medida a pesar de tratarse de un edificio protegido. Sin embargo, el plan fue desechado, lo que llevó al arquitecto y su esposa a renunciar al proyecto durante casi dos años. Afortunadamente, en 2016, encontraron la forma de hacerlo sin alterar ni un ápice la estructura y por lo que por fin Sir Norman y su esposa, Elena Ochoa, abrirán las puertas de su nuevo organismo en el mes de junio de este mismo año si todo sale según lo previsto.

Imagen de la entrada de la Fundación Normal Foster (Facebook)
Imagen de la entrada de la Fundación Normal Foster (Facebook)

Pagado a toca teja

La fundación se dedicará, según ha podido saber Vanitatis, al urbanismo, el arte, el diseño y, cómo no, a la arquitectura. Además, albergará gran parte de su archivo personal, hasta ahora repartido por todo el mundo (maquetas, planos, dibujos y películas de los edificios creados por Foster), así como una exposición permanente formada por las piezas de diseño que el matrimonio ha ido coleccionando durante su vida (fotografías, cuadros, esculturas, etc.).

Norman Foster y Elena Ochoa en una imagen de archivo (Gtres)
Norman Foster y Elena Ochoa en una imagen de archivo (Gtres)

Según el Registro de la Propiedad, el palacete, que no tiene hipotecas, está a nombre de la sociedad Artvia Paed SL, propiedad del grupo Foster. Detrás de esta sociedad está la editora de arte contemporáneo Lady Foster, que ya tiene predilección en Madrid por Chamberí y concretamente por la zona de Almagro, ya que Ivory Press, su editorial, empezó en un ático de Castellana (actualmente la sede está en unos kilómetros más al norte, en la calle Comandante Zorita) y era habitual ver a la singular pareja en los restaurantes de la zona. El nombre de su esposo, el arquitecto sir Norman Foster, no aparece en el accionariado de Artvia Paed SL, pero sí el de una sociedad holandesa de nombre celestial: Stairhaven BV. Lo que esta claro es que la nueva sede de la Fundación Foster promete ser parada indispensable.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios