en la maestranza de sevilla

Tarde de toros para Preysler, Vargas Llosa, Esperanza Aguirre y Cospedal

Morante de la Puebla abría cartel en la Maestranza de Sevilla y congregó a un sinfín de personajes famosos

Ídolo de Sevilla. Y un mito, si cabe, porque pocos dudan de que él, el de La Puebla, ha sido quien ha recogido el cetro del toreo que Curro Romero cedió cuando hace unos años dijo adiós a los ruedos. Este domingo, Morante de la Puebla abría cartel en la Maestranza de Sevilla, por delante de Josemari Manzanares y del jovencísimo Roca Rey, un diestro que ha irrumpido en las ferias rompiendo todos los pronósticos. Nunca antes las entradas para Resurrección en el coso del Baratillo se habían cotizado tanto ni había sido tan difícil hacerse con una. Desde que se conoció el cartel que la empresa sevillana iba a presentar en tan señalada fecha, la demanda de localidades se disparó como no se recordaba en décadas. La taquilla colgó el 'no hay billetes'. Entre los que pudieron hacerse con entradas, se pudo ver a ministros y otros políticos y también gente guapa, además de aficionados dispuestos a dejarse seducir por un toreo caro que, finalmente, no llegó por culpa del juego de los toros.

La infanta Elena entra en las gradas.(Gtres)
La infanta Elena entra en las gradas.(Gtres)

Pocos sabían que Manzanares -también Roca Rey- había llegado a Sevilla la víspera, en avión privado y tras torear en Arles (Francia). Algunos de sus incondicionales lo habían hecho días antes para vivir la Semana de Pasión hispalense. Entre esos fieles estaban Ramón Calderón, expresidente del Real Madrid y también exempresario de Las Ventas, íntimo de su padre y uno de los primeros en acceder a la plaza, como Esperanza Aguirre, aficionada donde las haya y a quien se la pudo ver en el callejón móvil en mano y tomando fotos. Junto al palco de los maestrantes, se encontraban la infanta doña Elena y su hija, Victoria Federica, recién llegadas de Brasil y fieles un año más a esta cita tan señalada de la temporada taurina. Muy próximo a ellas estaba Carlos Fitz-James, hijo de la duquesa de Alba y excuñado de Fran Rivera, quien se encuentra de nuevo en el centro de la polémica por sus desafortunados comentarios sobre los antitaurinos.

Esperanza Aguirre, otra de las asistentes. (Gtres)
Esperanza Aguirre, otra de las asistentes. (Gtres)

Desde la misma Puerta del Príncipe presenciaron el festejo la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y su marido, Ignacio López del Hierro. Asimismo, en diferentes localidades de tendido, encontramos a diferentes compañeros de partido de Cospedal: Pío García Escudero, presidente del Senado y defensor a ultranza de los toros; Jorge Moragas, Carlos Floriano y Juan Antonio Gómez Angulo, o el exalcalde de Sevilla y actual ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido.

María Dolores de Cospedal en las gradas. (Gtres)
María Dolores de Cospedal en las gradas. (Gtres)

Cuando Andrés Roca Rey se hizo presente en los medios, para entrar en su turno de quites al segundo toro de la corrida, los tendidos enmudecieron: el peruano enjaretó solo dos chicuelinas y una media, con las que se ganó las palmas de los presentes, entre ellos, su paisano el nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, acompañado de Isabel Preysler, en la tercera fila de contrabarrera del Tendido 3; el escritor aún no sabía que en el cuarto toro y de manos de Morante iba a recibir el único brindis del festejo. Al lado de Isabel, Nuria González, en esta ocasión sin su marido, Fernando Fernández Tapias, quien desde hace unas semanas pasa por una delicada racha de salud. Roca Rey volvió a hacerse aplaudir con el capote, ya en su toro. Impertérrito en los medios, se dejó llegar los pitones muy cerca arrancando el "¡ay!" en los tendidos, donde una guapa Vicky Martín Berrocal no pudo evitar el sobresalto, tampoco la modelo sevillana Lola Alcocer.

El cantante Manuel Lombo, amigo personal de Manzanares, siguió el festejo desde una barrera de sombra; a su espalda, se encontraban el empresario y ganadero Pedro Trapote y su mujer, Begoña García Vaquero; el guitarrista Vicente Amigo lo hizo desde una contrabarrera de sombra. Muy cómodo, en su abono de tabloncillo, vimos a un Carlos Herrera expectante, en una tarde a la que le costó romper en lo artístico. El exministro de Agricultura Miguel Arias Cañete y su mujer, Micaela Domecq, también estaban en la zona de tabloncillo, vivieron como el resto de los presentes la decepción final de una corrida de máxima expectación, capaz de convocar a un sinfín de personajes de gran relevancia social, que cariacontecidos abandonaron el coso.

Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios