Logo El Confidencial
habla sandra garcía- sanjuán (starlite)

"El proyecto de Antonio Banderas era el único con viabilidad económica"

El actor y su socia se retiran del proyecto en Málaga y todos los partidos políticos se rasgan las vestiduras. Hablamos con la presidenta de la gala por excelencia de Marbella

Foto: Antonio Banderas con Sandra García-Sanjuán, de Starlite.
Antonio Banderas con Sandra García-Sanjuán, de Starlite.

Antonio Banderas tiene en su ciudad natal un chaparrón sin precedentes y no piensa mojarse. El Ayuntamiento de Málaga, gobernado en minoría por el PP, había impulsado un concurso de ideas para buscar una solución para los antiguos cines Astoria y Victoria, en pleno centro de la capital, que adquirió en 2010 por 21,7 millones de euros. Banderas ganó el concurso de ideas para convertirlo en centro cultural. Sandra García-Sanjuán, CEO del festival de música marbellí Starlite, estaba entre los socios.

El alcalde de la ciudad insinuó la necesidad de incluir a una persona “con capacidad de proyección” y esto generó una inmerecida lluvia de acusaciones de favoritismo hacia el actor por parte de IU. Hablamos con Sandra García-Sanjuán de la retirada de este proyecto que ahora todos lamentan.

Pregunta: ¿Por qué decidís renunciar Antonio Banderas, el arquitecto Jose Seguí y tú al proyecto?

Respuesta: La ilusión era tan fuerte que superaba con mucho las dificultades y el esfuerzo que implicaba desarrollar un proyecto de esta envergadura… Hasta el momento en que las voces y críticas contra nuestro proyecto, los insultos y las descalificaciones nos hicieron replantearnos todo, el ambiente estaba intoxicado. Un proyecto como este necesita al menos de un ambiente neutral. No me refiero a recibir aplausos o palmadas en la espalda, simplemente neutralidad. Por tanto decidimos que en esas condiciones no valía la pena dedicar tanto esfuerzo, sacrificio y dinero.

Somos un equipo con Antonio Banderas y el arquitecto Jose Seguí, somos compañeros de viaje. En las travesías te puedes encontrar con obstáculos inesperados, pero no tiene sentido arrancar un viaje con el viento en contra, lluvia y tormenta.

¿Un jurado imparcial?

P: ¿Por qué creéis que las fuerzas de izquierdas han atacado tanto el proyecto y pidieron declarar nulo el concurso cuando ellos se declaran propulsores de la cultura?

R: Al principio no entendíamos lo que estaba pasando, ya que el concurso se ganó de forma justa. Fuimos el único proyecto de los 72 que se presentaron que, aparte de la propuesta técnica arquitectónica, aportaba un plan de negocio con un proyecto de viabilidad económica que se comprometía a la devolución íntegra, mediante un canon, de los 21,7 millones que era el importe que el Ayuntamiento había invertido en la compra del edificio en el 2010.

Antonio Banderas, en un fotomontaje realizado por Vanitatis.
Antonio Banderas, en un fotomontaje realizado por Vanitatis.

¡El Actor's Studio!


P: También se ha cuestionado la idea cultural con la que ganasteis. ¿En que consistía el proyecto?

R: Antonio estaba muy ilusionado al tratarse de Málaga, por la devoción que le tiene a su tierra y porque es un entusiasta de la cultura, quería apostar fuerte por hacer algo grande, muy ambicioso y extraordinario para la ciudad, los malagueños y desde Málaga para el mundo.​ El proyecto consistía en un teatro principal y uno secundario con una producción propia, a los que involucrar escuelas locales de actores, bailarines, cantantes. Antonio quería que los jóvenes malagueños tuvieran las oportunidades que él no tuvo cuando empezaba su carrera, montar espectáculos con gente de Málaga que giraran por todo el mundo. Prueba de ello es que ya en Semana Santa estuvo visitando las instalaciones y conociendo a los alumnos de la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga, Zafra, además de otras asociaciones de la ciudad que podían ser interesantes para el proyecto. Y a nivel internacional, Antonio ya estaba en conversaciones para involucrar a instituciones como el Actor's Studio, las escuelas de interpretación de Stella Adler de Los Ángeles, el Roundabout Theatre de Nueva York, etc, etc.

El actor malagueño Antonio Banderas con novia, Nicole Kimpel, tras recibir un premio de manos de Felipe VI. (EFE)
El actor malagueño Antonio Banderas con novia, Nicole Kimpel, tras recibir un premio de manos de Felipe VI. (EFE)



También estaba previsto realizar una producción televisiva de calidad en donde se hicieran entrevistas a grandes personalidades del cine, la música, la moda, el arte con distribución internacional. Un punto de referencia y de encuentro donde estas personalidades también dieran charlas, debates y clases magistrales. Más allá del teatro, el edificio contaría con múltiples espacios de música, danza, flamenco, jazz, magia, exposiciones; además de lugares dedicados al ocio y el disfrute de la gastronomía. Un lugar de cultura viva y efervescente.

La sombra del enriquecimiento

Pregunta: Se ha dicho que lo que buscabais era enriqueceros.

R: ​Antonio ni siquiera esperaba que este proyecto fuese rentable para él. Lo que ha ganado a lo largo de tantos años trabajando fuera de España, quería invertirlo en Málaga haciendo un importante desembolso económico. Por parte de Starlite, cualquier proyecto empresarial buscamos que salgan los números, que el proyecto sea viable para garantizar la continuidad, pero los proyectos culturales no te enriquecen, por eso raramente parten de la iniciativa privada. Si la motivación primera fuera la económica, hubiésemos propuesto hacer pisos o un centro comercial. La pérdida que ha supuesto para Málaga es de muchos millones de euros, pero no solo en inversión, sino en miles de puestos de trabajo y una promoción para la ciudad impagable.

Los 250.000 euros mensuales de Antonio

P: La carta de Antonio a el diario 'El Sur' menciona algunas cifras, ¿cuál era la inversión total que teníais previsto hacer?

R: La inversión en el espacio que se tenía prevista hacer eran unos 14 millones de euros. A esta cantidad habría que sumarle los 21,7 millones de euros a devolver al ayuntamiento que era el coste que habían desembolsado en la compra del edificio. Luego viene la gestión y el funcionamiento. Solo para la actividad teatral (no para la construcción, sino el presupuesto para la actividad por temporada), Antonio aportaría en torno a los 250.000 euros anuales, que se complementaría con otros 3 millones de euros que vendrían por la vía totalmente privada de la esponsorización. Aunque es difícil que una empresa apueste y ponga tanto dinero de forma privada en un proyecto cultural, esto era posible gracias a tener el apoyo de financiación de grandes empresarios y bancos, que creen en nosotros y se querían sumar al proyecto. Pero la mayor aportación no era la económica. La mayor aportación iba a ser las importantes relaciones personales internacionales del mundo del cine, de la música y del ámbito empresarial que tanto Antonio como Starlite hubiésemos puesto a disposición del proyecto, que marcaban el factor diferencial… Es una pena no haber podido enseñar lo que somos capaces de hacer en cuatro años si hubiésemos conseguido la concesión.

P: ¿Hay alguna oferta nueva alternativa donde Antonio Banderas y Starlite estén considerando poner en marcha este proyecto cultural?

R: Desde que saltó la noticia algunos alcaldes de España se han acercado a ofrecernos llevar este proyecto a sus ciudades; pero la verdad es que es algo que ni hemos hablado ni nos hemos planteado.

El actor malagueño Antonio Banderas con Nicole Kimpel en la VII Gala Starlite en Marbella. (Cordon)
El actor malagueño Antonio Banderas con Nicole Kimpel en la VII Gala Starlite en Marbella. (Cordon)

20.000 firmas en un día


P: ¿Os esperabais esta reacción popular? 20.000 firmas en 1 día, que la gente saliera a las calles a quejarse, que se convocara una manifestación popular para mañana viernes, que estallaran las redes sociales dándoos su apoyo?

R: La verdad es que no. Nos ha emocionado mucho la reacción y el apoyo de la ciudadanía. Siempre he creído que la unión hace la fuerza, y la energía de muchos, el entusiasmo, la fe, las ganas, la ilusión transforma el mundo y logra metas imposibles. Y la gente de Málaga es un ejemplo de ello, personas anónimas, de una gran calidad humana y un compromiso desmedido. Y lo digo con conocimiento de causa. Nosotros llevamos ya muchos años trabajando con malagueños. La mayor parte de las cientos de personas que contratamos cada temporada para trabajar en Starlite Marbella proceden de Málaga. Son las estrellas anónimas de nuestro festival, los que han hecho realidad un sueño.

P: ¿Pensáis reconsiderar la decisión?

R: Somos un equipo, fieles e incondicionales de Antonio, que fue quien nos invitó a participar en este maravilloso proyecto junto con el reconocido arquitecto José Seguí. La decisión de retirarse se tomó teniendo en cuenta las consecuencias y desde entonces no se ha reconsiderado, la verdad es que lo vemos muy difícil.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios