Logo El Confidencial
TRAS LA TORMENTA, LA CALMA MARITAL

El resacón tras las bodas de Risto Mejide y Pippa Middleton

Fotos oficiales y momentos instagram, elegancia british y postureo nacional, monarquía y millenials... Todos los detalles que aún no conocías de las dos bodas del mes

Foto:

Risto Mejide, Lauras Escanes, Pippa Middleton y James Matthews ya son marido y mujer, entre ellos. No todos con todos, se entiende, algunos con otros. Risto y Laura por un lado y Pippa y James, por el otro. Si no sabes esto, es porque has estado los últimos meses recluido en una cueva. Si es así y ves ahora por primera vez la luz del sol, también deberías saber que Lucía Parientes ha dejado a su hija Alba Carrillo sola en la isla y que María Teresa se recupera de una isquemia cerebral favorablemente. ¡Ah! Y que Manel es nombre de gallo. Hala, ya estás al día.

Al día se deben estar poniendo los nuevos recién casados (cada oveja con su pareja, insistimos). Ya se sabe, el amor es lo que tiene y el amor mediatizado, pues lo mismo pero con más fotos en la prensa y en las redes, sobre todo cuando te casas con una blogger cuyos amigos se dedican a eso, a subir fotos en redes en plan 'aquí yo, maquillándome', 'ahora con unos amigos poniendo caritas', 'en esta, con mi esposa comiéndome los morros'. Así que antes de que las agencias de fotos salieran con imágenes de los invitados llegando al convite, ya había una docena de ídems que habían colgado las suyas. Suponemos que los que han comprado las imágenes en exclusiva de la boda no estarán muy contentos con los amateurs, pero es lo que tiene la democratización de la información: si tienes un móvil, eres un paparazzi en potencia.

Todo el amor lo pusieron Laura y Risto, nosotros pusimos el gamberrismo!!! 😂🤣🤘🏻🍿

Una publicación compartida de Adriana Abenia (@adrianaabenia) el

Este fin de semana ha habido dos bodas de relumbrón (tres si contamos la de Fran Hervías, secretario de organización de Ciudadanos, que se ha casado con la bella diputada sevillana Virginia Salmerón). El enlace del político de C's no tenía nada que hacer entre el boato aristocrático de unos y el buenrollismo instagramero de los otros. Le pasa un poco como a Javier Cárdenas con 'Hora punta', que hacerse un hueco entre las hormigas de uno y los tirantes del otro, es muy difícil. Imposible en el caso del Ciudadano Hervías, una emotiva boda tradicional donde el novio ha jurado amor eterno a su mujer incluso en sus redes. Sin #tolelrato y otros artificios.

Fran Hervías y su esposa, la diputada Virginia Salmerón
Fran Hervías y su esposa, la diputada Virginia Salmerón

Hubo dos bodas, decíamos, coincidentes pero divergentes. Esto es, en el mismo día pero en distinto horario y con (muy) diferente perfil. Nada que ver.

La de Pippa y James fue una boda a medio camino entre 'la casa por la ventana' (flores a 19.000 euros, carpa para no mojarse de 80.000, anillo de compromiso de 200.000) y la sobriedad propia de la flema británica. Nadie se salió del guion establecido: Spencer, el hermano díscolo, no apareció de colocón ni montó un numerito, más allá de un simpático gesto a los fotógrafos (bajonazo para los que esperábamos mucho más de él, dada la fama que le precede); Kate llevó un conjuntito tirando a soseras (años luz del que lució la propia Pippa en la boda de su hermana); los niños no montaron ningún 'Froilan show' y ni siquiera pudimos ver a Harry y Meghan “los dos cogidos de la mano, agarraditos por las calles” que cantaba Alejandro Sanz. Una sosería.

La madre y el hermano de la novia. (Gtres)
La madre y el hermano de la novia. (Gtres)

Eso sí, el álbum de fotos quedó fetén, entre tanto verdor, tanta sonrisa, tanta elegancia, tanta clase. Como no había mercadeo fotográfico, se pudo retratar a los invitados luciendo sonrisa, excepto a la única española en el bodorrio, María Teresa Turrión que, como iba a currar, la sonrisa se la guardó para otro día, uno en el que tenga libre. Normal. Aparte de eso, poco más: que la boda costó alrededor de 800.000 euros, que Meghan llegó con los postres, o con los aviones (que hubo una recepción aérea para los recién casados), que la novia recicló los pendientes de diamante que ya llevó en su papel de dama de honor y que la juerga, que incluía proyecciones de las caras de los desposados sobre la fachada de la mansión, duró hasta las 4 de la mañana. Y a nosotros siempre nos quedarán las fotos.


La otra, la de aquí, la que emparentaba a un presentador con una blogger (que si se piensa bien, es como una versión del torero y la folclórica de antes) fue más privada, más de puertas hacia dentro. Como la pareja tenía vendida la exclusiva, lo único que pudimos fue asomar un poco el hocico tras las verjas y contemplar cómo algunos invitados iban subiendo fotos a sus perfiles, para dejar claro que 'yo estuve #toelrrato allí'.

También pudimos disfrutar un tipo de imagen que cada vez nos gusta más: las de “perdona que no me baje cariño, hazme la foto aquí en el coche con la ventanilla bajada, que también valen”. Somos muy fans. En serio, son más divertidas que los posados al uso y encima aprendes bastante sobre tapicerías de coche, los interiores y lo bien (o mal) que aguantan los famosos el 'canutazo fotográfico'. Allí había de todo y todo variado (como en botica que decían los antiguos): influencers y televisivos, curas y actrices, modernos y Pilar Rahola, Dulceidas de la vida junto con Duran i Lleida, el rapero Rayden y el eterno Luis del Olmo. O sea, lo de ahora, lo de antes y lo de siempre. Y claro, no podemos por menos que preguntarnos cómo serían esas conversaciones de sobremesa, cómo esos bailes, cómo esas congas. ¿Tocaron pasodobles o trap? ¿David Guetta o 'Paquito el chocolatero'? ¿Foto con los novios o 'flashmob'? Es que agradar a un público tan heterogéneo debe de ser muy difícil. Menos a Pilar Rahola, que lo mismo te habla de la desconexión catalana que de trucos para 'petarlo' con los selfies. Ella es así, hace a churras, merinas, carcas y millenials. Una 4x4 de la charla.


También hemos sabido que en la boda, el socio y colega de Risto de #tolavida, Marc Ros, leyó un poema basado en aquel 'Mía' del propio Risto que tantas ampollas levantó, mientras se proyectaban imágenes de los enamorados. Y que en algún lugar había un Chester, como el de su programa, con la inscripción #toelrrato hecha con luces de neón. No es coña. Y la gente se hacía fotos. Normal.

Y como el presentador, showman y jurado no debe de caber en sí de gozo, nada más levantarse se ha hecho un selfie enseñando la alianza para mostrar a España y al mundo entero que lo suyo (de ellos) va muy en serio. Y como la novia es muy agradecida, también ella ha querido dar las gracias a todos sus amigos y en especial "gracias a ti @ristomejide por ser el hombre más maravilloso del mundo". Y nosotros aún con la resaca de haberlo vivido todo desde los toriles.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios