La finca donde se ha casado Sete Gibernau en secreto debe 2,7 millones a Hacienda
  1. Noticias
su otra propiedad también está embargada

La finca donde se ha casado Sete Gibernau en secreto debe 2,7 millones a Hacienda

El expiloto Sete Gibernau ha dado el 'sí, quiero' a Cristina Camacho en una finca en Girona que es suya. La propiedad tiene una abultada deuda con el fisco. Pero no es su único pufo

Foto: La finca de Sete Gibernau, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.
La finca de Sete Gibernau, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.

El expiloto Sete Gibernau ha dado el 'sí, quiero' a Cristina Camacho en una finca de su propiedad en el Bajo Ampurdán, Girona, este pasado fin de semana. El marco no podía ser mejor, sobre todo para que el evento estuviera rodeado del halo siempre pudiente de las exclusivas. La propiedad está situada en el término municipal de Vulpellac, un pequeño (e idílico) término municipal de poco más de 200 habitantes que pertenece a la localidad de Forallac y a un paso de un paraje de gran valor arqueológico, histórico y natural: las canteras ibéricas de Els Clots de Sant Julià.

[Vea aquí las fotos en exclusiva de la boda de Sete y Cristina Camacho]

La finca de la boda, que es uno de los lugares más queridos del piloto, tiene 46.500 metros cuadrados de superficie, en la que se aloja una fabulosa vivienda unifamiliar de tres plantas que supera los mil metros cuadrados sin contar los porches. Pero antes de detallar sus dimensiones destacar que la propiedad tiene una hipoteca unilateral a favor de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria -pendiente de aceptación- en garantía de la obligación de pago de 2,7 euros de principal, en garantía de la obligación de pago de 2.737.656,55 euros de principal, 239.544,94 euros de intereses suspensivos correspondientes a la vía económico-administrativa, 239.544,94 euros de intereses suspensivos correspondientes a la vía contencioso-administrativa y 547.531,31 euros de recargo exigible en el supuesto de ejecución de la garantía.

placeholder El piloto Sete Gibernau, en una imagen de archivo. (Gtres)
El piloto Sete Gibernau, en una imagen de archivo. (Gtres)

Eso sí, la morosa finca tiene una distribución espectacular. Cabe destacar una torre situada de 80 metros cuadrados donde se ubica el domitorio y el baño principal, y dos porches. El mayor ocupa una superficie de treinta y siete metros, noventa y siete decímetros cuadrados y está situado delante del vestibulo distribuidor de la planta baja. El otro da al comedor o barbacoa en el lado este de la planta, comunicado con la zona de comedor y cocina; junto a este porche se ubica una piscina. También hay casa de guardeses y de invitados.

La casa de Esplugues, también embargada

A este patrimonio, que el deportista tiene a su nombre, se suma una casa en la localidad de Esplugues de Llobregat, que tiene una parcela de 1317 metros cuadrados y una casa de 388 metros. Este unifamiliar tiene un embargo cautelar de la Dependencia Regional de Recaudación de la Delegación Especial de Cataluña de la Agencia Estatal de Administración Tributaria de Barcelona, a favor del Estado, en reclamación de 1.032.026,71 euros de cantidad total.

placeholder La casa de Sete Gibernau en Esplugues de Llobregat. (Google)
La casa de Sete Gibernau en Esplugues de Llobregat. (Google)

Las empresas tampoco se libran de las deudas. Cenica Europa SL, la sociedad de Sete, también tiene algún problema fiscal, ya que sobre ella pesa una anotación de embargo de 2016. La sociedad tiene unos discretos números verdes y tiene un activo de 5.553.501,52 euros. Pero el Instituto Municipal de Hacienda del Ayuntamiento de Barcelona aún no ha levantado el embargo que tiene como fecha julio del año pasado. Gibernau es consejero desde finales de 2013 de dos empresas, El Balcón de la Lola y GP Proyecta Divertia. En ambas es presidente Luis Pascual Franquesa, un abogado catalán, hijo del exjuez condenado por prevaricación Luis Pascual Estevill.

Las polémicas curvas de Sete

Pero la finca de Sete no solo tiene una gran deuda con Hacienda pendiente. Cuando ya estaba divorciado de la exmodelo Esther Cañadas (estuvieron casados entre 2007 y 2008), en 2009, el piloto decidió construir un circuito de 9.950 metros para motos y karts en un terreno rústico no urbanizable de la finca donde ahora se acaba de casar. La demanda de un centenar de vecinos por el ruido que ocasionaba el uso del circuito saltó a la prensa. La Comisión Territorial de Urbanismo de Girona aprobó definitivamente el 2 de junio de 2016 la legalización del circuito del expiloto de motos de 500 cc.

placeholder Sete Gibernau y su exmujer Esther Cañadas, en una imagen de archivo. (Gtres)
Sete Gibernau y su exmujer Esther Cañadas, en una imagen de archivo. (Gtres)

Urbanismo legalizó de esta manera la instalación y permitió la ampliación de un edificio que acoja un taller, dos locales destinados a aula o sala de reuniones y un vestidor, necesarios para el actividad. El alcalde de Forallac, Josep Sala, concretó que ahora, con la resolución de Urbanismo, seguirá la tramitación del expediente sancionador, mientras que el de protección de la legalidad urbanística será archivado dado que el circuito no es ilegalizable.

placeholder Vista aérea del circuito de Sete Gibernau en Girona. (Google)
Vista aérea del circuito de Sete Gibernau en Girona. (Google)

La legalizacíón levantó ampollas ya que muy próximo está el circuito del piloto de enduro Miki Arpa, que no consiguió el visto bueno. Sete siempre ha guardado silencio sobre este tema.

Otros 'pufos' pendientes

Sete Gibernau todavía tiene más pufos pendientes. El expiloto se enfrenta a una posible condena de dos años y medio de prisión por un supuesto delito de fraude fiscal cometido en el ejercicio correspondiente a 2006, como así reclama la Abogacía del Estado. Este órgano, que atiende a las demandas de la Agencia Tributaria, responde a la deuda del piloto tras haber presuntamente defraudado 774.000 euros en su declaración del IRPF y su patrimonio del citado año.

placeholder El expiloto Sete Gibernau con la joven Cristina Camacho. (Gtres)
El expiloto Sete Gibernau con la joven Cristina Camacho. (Gtres)

No obstante, la última esperanza de Sete está en la Fiscalía, que solicita la absolución del piloto. El piloto se defendió entonces al considerar que su primo, Miguel Umbert, y su mánager, Leo de Graffenried, residían en Ginebra y eran las personas que administraban su patrimonio.

Al parecer, tal y como mantiene la acusación, Sete Gibernau fijó su domicilio fiscal en Châtel-Saint-Denis entre el año 2000 y el 2006, a pesar de que este último año residió en Esplugues de Llobregat con su novia por aquel entonces, la modelo Esther Cañadas. Es decir, para la Abogacía del Estado el piloto trató de evadir supuestamente sus responsabilidades a la hora de pagar impuestos fingiendo residir en Suiza, mientras que hacía vida en dicha localidad de Barcelona.

Sin duda, su reciente boda le hará olvidar (temporalmente) sus distintos traspiés económicos y enfocarlos con nuevo ánimo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

El redactor recomienda