Logo El Confidencial
NO QUIEREN ROMPER SU RELACIÓN CON ESPAÑA

Costos (exembajador de Estados Unidos) contradice a Letizia y veranea en Mallorca

El exembajador más españolizado de Estados Unidos, James Costos, ha sido premiado por su amor por Mallorca (algo que no tiene mucho en común con nuestra reina)

Foto: James Costos, junto a su marido Michael Smith y Toni Ferrer.
James Costos, junto a su marido Michael Smith y Toni Ferrer.

Hace diez años, el exembajador norteamericano James Costos y su pareja Michael Smith eligieron las Baleares para sus vacaciones. Totalmente integrados en la vida social y cultural, se han convertido en los mejores embajadores de las islas entre sus muchos amigos del mundo entero. De ahí que hace unos días, Costos recibiera la distinción 'Mallorquín del verano' de manos de Tony Ferrer, director general del hotel Valparaíso. Unos premios organizados desde hace cuatro años por Tommy Ferragut y que se han convertido en todo un referente.

James Costos, Agatha Ruiz de la Prada y su hijo Tristán.
James Costos, Agatha Ruiz de la Prada y su hijo Tristán.

Acudieron a la terraza del establecimiento donde se celebraba la cena homenaje el expresidente de Repsol, Oscar Fanjul, José Ramón Bauzá, expresidente de las islas, Agatha Ruiz de la Prada y su hijo Tristán, Mar Aldeguer, diseñadora de joyas -algunas de las cuales luce la reina Letizia-, Marieta Salas, exmujer de Zourab Tchokotua (amigo del Rey emérito desde la infancia), Melani Costa, Fernando Romay, la actriz revelación de 'Las chicas del cable' Agnès Llobet y otros muchos amigos de los Costos.

Fernado Romay, Agnes Llobet, Michael Smith, James Costos, Mar Aldeguer y Tony Ferrer.
Fernado Romay, Agnes Llobet, Michael Smith, James Costos, Mar Aldeguer y Tony Ferrer.

El galardón era una pieza de cristal soplado de la firma Gordiola, equiparable en técnica y categoría al de Murano. La noche de la fiesta contaban que la reina doña Sofía es una entusiasta y no hay temporada que no adquiera una pieza.

La protagonista, la cesta y el vino

El exembajador recibió también una cesta con productos mallorquines (queso, sobrasada, ensaimada, vinos, dulces...) que se convirtió en la anécdota de la noche. El homenajeado pasó el obsequio gastronómico a su novio al tiempo que le decía: "Te puedes quedar con todo salvo con el vino, que es solo para mí".

James Costos y su kit de mallorquinidad, con Tommy Ferragut.
James Costos y su kit de mallorquinidad, con Tommy Ferragut.

El hombre de confianza de Obama explicaba que llegó a la isla a través de la familia Arango​ que vive en México. "Estábamos en su casa y nos mostró unas fotos increíbles. Al preguntarle dónde se encontraba ese paraíso, nos dio las coordenadas. En cuanto tuvimos tiempo, vinimos y ya nos quedamos". La idea de la pareja es tener su propio centro de operaciones en la sierra de la Tramuntana.

Embajadores de la jet set madrileña

James Costos, embajador durante la etapa Obama, y su pareja, el decorador Michael Smith, hicieron de la embajada un lugar de puertas abiertas con una actividad social importante, aparte de la institucional.

Organizaban pases privados de los grandes estrenos norteamericanos, cenas homenaje a Vargas Llosa o Carolina Herrera, entre otros personajes con proyección internacional, o presentaciones literarias y comerciales prestando sus salones como hicieron con el zapatero de las estrellas de Hollywood, Stuart Weitzman.

No quieren romper con España

Los Costos (que así se les conoce como unidad familiar) se marcharon de la embajada al comenzar la era Trump y dejaron una excelente imagen personal. Volvieron a su rutina laboral en Nueva York sin abandonar definitivamente España.

Aún no han comprado casa en Madrid, pero continúan pasando sus vacaciones de verano en la villa que alquilan todas las temporadas en Mallorca. La idea de la pareja es tener en la zona de Deià su propia casa.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios