Logo El Confidencial
tras la portada en la que aparecen

Cinco razones por las que las hijas de la baronesa Thyssen parecen Leonor y Sofía

Fuentes del entorno más cercano a Carmen Cervera aseguran que las pequeñas han vivido en una especie de aislamiento desde muy temprana edad. Sus formas exquisitas, analizadas

Foto: Las baronesa con sus hijas y la Reina junto a las suyas. (Fotomontaje de Vanitatis)
Las baronesa con sus hijas y la Reina junto a las suyas. (Fotomontaje de Vanitatis)

Este miércoles, la revista '¡Hola!' ofrece en portada un reportaje en exclusiva de las dos hijas de la baronesa Thyssen, que el pasado julio cumplieron once años y posan junto a su madre. Uno de los datos que más sorprenden de los relatados acerca de Carmen y Sabina, que así se llaman, es su exquisita educación que, como todo, tiene sus pros y sus contras. Fuentes del entorno más cercano a Carmen Cervera aseguran que las pequeñas han vivido en una especie de aislamiento desde muy temprana edad. Sus formas exquisitas y su elitista educación parecen más propias de la familia real que de unas niñas normales. Vanitatis ha elaborado cinco similitudes con la princesa Leonor y la infanta Sofía.

-Amantes del arte: Si hace pocos meses España entera se llevaba las manos a la cabeza al conocer el gusto de la princesa Leonor por el cine de Akira Kurosawa, los de Carmen y Sabina no se quedan atrás. Las hijas de Tita, eso sí, prefieren la música, a juzgar por sus estudios de solfeo y los instrumentos que saben tocar.

-Viven protegidas: Sus estudios se han desarrollado entre cuatro paredes y han tenido una educación selecta. Pese a que su madre las ha mostrado sin problema en su revista de confianza, al igual que las infantas, Carmen Cervera trata de elegir cuidadosamente qué estudian, qué comen o qué hacen las dos niñas a lo largo del día.

La baronesa junto a su hija. (Gtres)
La baronesa junto a su hija. (Gtres)

-Han crecido pasando largas temporadas en palacio: Antes de venderla, Villa Favorita era una de las propiedades más valiosas de Tita Cervera; un palacete helvético que puso a la venta en marzo de 2015. Cuando no eran más que dos bebés, Carmen y Sabina pasaron mucho tiempo allí, en un entorno de lujo que no estaría muy alejado del de la Zarzuela. Lujosas también son, claro, las casas de la baronesa en la Costa Brava y Andorra.

-Hablan idiomas: La princesa Leonor estudia, nada menos, que seis idiomas: inglés, francés y chino son tres de ellos. Pero también está aprendiendo lenguas cooficiales como el gallego, el euskera y el catalán. Las hijas de Tita Cervera también están preparadas para moverse por el mundo con soltura, ya que en su formación es imprescindible el aprendizaje del castellano, el catalán, el inglés y el francés.

Leonor y Sofía en un fotomontaje de Vanitatis.
Leonor y Sofía en un fotomontaje de Vanitatis.

-Son el orgullo de su madre: Mucho tiempo ha pasado ya desde aquella ocasión, registrada por un aficionado a los vídeos de YouTube, en la que Letizia comentó, entre una gran multitud, una foto de su hija Leonor, asegurando que era muy guapa. La grabación que mostraba su orgullo de madre se ha convertido en una de las más visitadas y populares de cuantas existen de la monarca en YouTube. Las palabras de Carmen Cervera sobre sus pequeñas son igualmente elogiosas. “Han crecido mucho y están muy guapas. Son dos niñas cariñosas. Me siento muy orgullosa”, decía.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios