Logo El Confidencial
¿Quieres casarte conmigo?

Ocho anillos de pedida que brillan más que el de Georgina

Esta semana hemos sorprendido a la novia de Ronaldo luciendo un pedrusco que podría significar que pronto tendremos boda. Pero no es el más espectacular que hayamos visto hasta ahora

Foto:

Georgina Rodriguez, novia oficial de Cristiano Ronaldo, luce desde hace unos días en el dedo corazón de su mano izquierda un pedrusco del tamaño de una pelota de ping-pong, y aunque la pareja no ha dicho nada (suele tardar un poco en reaccionar a la rumorología), lo cierto es que casi todo el mundo da por cierto que se trata de un anillo de pedida por el que el astro del balón habría pedido a su novia que le hiciera el hombre más feliz del mundo. O por lo menos que se casara con él (tenemos sospechas para pensar que a Ronaldo nada le haga más feliz que el propio Ronaldo).

Esta imagen conseguida en el palco VIP del estadio José Alvalade del Sporting de Lisboa (equipo en el que empezó el delantero madrileño) no deja ver con propiedad el tamaño y brillo real de la pieza, pero los expertos calculan que estamos ante un anillo de unos 6 quilates que podría costar la friolera de medio millón de euros. Pero no siempre el dinero logra que un anillo haga historia, también cuenta, y mucho, quién lo lleva.

En 1981, el príncipe Carlos entregó a lady Diana Spencer un anillo de zafiro de 18 quilates en color azul intenso, rodeado por 14 pequeños diamantes. Su precio (28.000 libras de la época) no fue lo más importante sino quién lo iba a lucir: la (supuesta) futura reina de Inglaterra que terminaría convirtiéndose en un icono pop y finalmente en un juguete roto y malogrado. El anillo se convirtió de inmediato en una de las piezas más solicitadas y está ya reconocido como uno de los 20 anillos de compromiso más importantes del mundo. Así que a nadie le extrañó cuando, dos décadas después, el príncipe Guillermo eligió exactamente el mismo modelo para pedir matrimonio a Kate Middleton. Por entonces el modelo 'Lady Di' ya costaba 123.000 euros, pero a raíz de que la duquesa de Cambridge lo luciera se disparó a los 368.000 euros.

Kate Middleton cumple 34 años: así se ha convertido en la madre del futuro rey de Inglaterra.
Kate Middleton cumple 34 años: así se ha convertido en la madre del futuro rey de Inglaterra.

La historia del anillo de pedida de Letizia es bien distinta: el 6 de noviembre de 2003, el príncipe Felipe y Letizia Ortiz comparecían ante los medios de comunicación en el patio de los Austrias del palacio de El Pardo para informarles de sus planes de boda y presentar en sociedad a la futura princesa de Asturias (y con el tiempo, reina de todos los españoles). Lo más fotografiado de aquel momento fue el anillo que Letizia lucía en su mano izquierda: un sencillo anillo elaborado en oro blanco con diamantes talla ‘baguette’ del catálogo de Suárez tasado en 3.000 euros. En 2012, en pleno escándalo por el caso Noos, el anillo desapareció de la mano de la aún princesa al filtrarse la noticia de que había sido pagado con la tarjeta de crédito de la entidad: “Iñaki me pidió que le acompañara y yo le dije que lo pagáramos con la tarjeta de Nóos. A él le pareció bien y así lo hicimos. El resguardo de la Visa lo guardé yo. Y luego Iñaki no se lo quiso cobrar al príncipe”, explicaba Diego Torres, socio del duque de Palma en Aizoon, en el libro 'Urdangarin. Un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos'. Desde entonces la Reina no ha lucido ningún anillo salvo en contadas excepciones.

Letizia y Felipe el día de la presentación oficial. (Gtres)
Letizia y Felipe el día de la presentación oficial. (Gtres)


Dejando la realeza a un lado, ha habido muchos casos en los que el anillo ha cobrado un protagonismo muy especial: en noviembre de 2015 la presentadora Cristina Pedroche mostraba orgullosa el anillo de compromiso que le había regalado su novio, David Muñoz, y que él mismo había diseñado. La creación pasó luego a las manos de la firma de joyería Nicol's, la encargada de hacerla realidad. Al ser una creación por encargo (un diamante en talla mariposa), se convierte en una pieza única en el mundo y por tanto de un valor difícil de calcular. Así lo explicaban los responsables de la firma española que vende piezas a Lady Gaga y Paula Echevarría.

Uno de los casos más curiosos es el de Victoria Beckham: la mujer del futbolista más sexy del mundo, David Beckham, luce un anillo de diamantes que ha ido mutando y transformándose con el paso del tiempo. Casi al mismo tiempo que la ex Spice Girl pasaba por quirófano para hacerse unos retoques, el diamante volvía al taller para realizar algunas 'actualizaciones': el anillo de diamantes ha sufrido hasta 13 mutaciones distintas a lo largo de su vida, pasando de ser una talla con forma de lágrima gigante a una esmeralda cuadrada y una talla baguette en amarillo.

David y Victoria en el invierno de 1998, presumiendo de anillo. (Gtres)
David y Victoria en el invierno de 1998, presumiendo de anillo. (Gtres)

Otro anillo con historia es el de la influencer Laura Escanes, aunque su historia tiene más que ver con el cómo que con el qué. Nos explicamos. Risto Mejide decidió pedir la mano de su novia con público. En mitad de la función 'El rey solo' del cómico Manu Sánchez, subió al escenario y dijo: "Desde que la he conocido, cada día le he pedido que se casara conmigo y ella me ha dicho que no tenía huevos de decírselo con más gente delante. Y no hay nada peor que decir 'no hay huevos'. Bajó del escenario, se fue para la butaca, hincó rodilla y le regaló ese anillo que Laura luce feliz y radiante en sus redes sociales. Mucho más discretos fueron Javier Bardem y Penélope Cruz, que hasta se casaron en secreto. La actriz luce un anillo de zafiro y diamantes confeccionado por la firma Navas Joyeros, un modelo basado en la joyería de sabor antiguo.

Penélope Cruz con su anillo de compromiso en el Festival de San Sebastián. (Gtres)
Penélope Cruz con su anillo de compromiso en el Festival de San Sebastián. (Gtres)


Y terminamos con un dos (mejor dicho, tres) por uno: la excesiva (en todos los sentidos) Kim Kardashian ha lucido tres espectaculares anillos de compromiso, de sus dos bodas más famosas (la tercera fue con Damon Thomas mucho antes del boom Kardashian). Su segundo (y brevísimo) matrimonio con el jugador de béisbol Kris Humphries vino precedido por un anillo de pedida valorado en 2 millones de euros: el anillo constaba de un enorme diamante en corte esmeralda diseñado por Lorraine Schwartz, firma que también ha seducido a artistas como Beyoncé o Blake Lively.

El matrimonio duró unos meses y la socialite devolvió el anillo tras el divorcio. El listón estaba alto, pero cuando te llamas Kanye West dos millones por un anillo te suena a ganga. Así que, en el tiempo que llevan juntos, ya le ha regalado dos anillazos que podrían pagar la deuda externa de algún país pequeño. En 2013 le cayó el primero y en 2016 el segundo, ambos en torno a los 4 millones y el último, visto por última vez en París.

💎💎💎

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios