Logo El Confidencial
referéndum 1-0

Desvelamos lo que piensan los amigos de la infanta Cristina sobre la independencia

La viuda de José Manuel Lara, la pediatra Vicky Fumadó, el matrimonio Molina-Fernández... Quienes apoyaron a los Urdangarin en Barcelona intentan estar al margen de la política

Foto: La infanta Cristina en un fotomontaje de Vanitatis.
La infanta Cristina en un fotomontaje de Vanitatis.

Su marido decía con rotundidad que si Cataluña se declaraba independiente, él mudaba sus empresas a Madrid. José Manuel Lara fue uno de los empresarios que más claro se manifestó sobre el asunto y Consuelo García Píriz, su viuda, siempre le apoyó. El matrimonio del propietario del Grupo Planeta era monárquico y mantenía amistad con la Casa Real, sobre todo con Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, a quienes ayudaron en sus momentos difíciles en Barcelona. Ahora, en plena tormenta política catalana, el círculo catalán de los exduques de Palma debe de dar gracias por el exilio que viven sus amigos. No habría sido fácil para ellos pasear por las calles de la capital catalana estos días, en plena ebullición cada vez más cerca del uno de octubre.

José Manuel Lara junto a la infanta Cristina. (Gtres)
José Manuel Lara junto a la infanta Cristina. (Gtres)

Como una madre

Lo sabe bien García Píriz, quien vive estos momentos con preocupación. Nacida en un pueblito extremeño (ella se declara sevillana porque allí empezó su carrera), tiene un carácter fuerte que siempre ha puesto a disposición de sus amigos. Como de Cristina e Iñaki, a quienes ayudó siempre que pudo mientras vivían en Barcelona. Fue como una madre para la infanta, a quien incluso reñía si hacía falta.

Tanto es así que cuando la infanta dejó de tener representación institucional y su marido ya estaba imputado, la pareja recibió la invitación a la boda de Pablo Lara -hijo de los Lara- y Anna Brufau -sobrina de Antoni Brufau-, donde muchos quisieron dar la espalda al matrimonio.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en la boda de Pablo Lara, en Barcelona.
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en la boda de Pablo Lara, en Barcelona.

Su estrecha y querida amistad quedó patente en enero de 2015 cuando Cristina viajó desde Ginebra a Barcelona para asistir al funeral de Lara. Ya en 2013, el presidente de Planeta había advertido de que había que tomarse la situación de Cataluña en serio. Lo dijo en una entrevista en la que dejó claro su total apoyo al exduque de Palma: “No veo ningún delito del que se pueda acusar a Iñaki Urdangarin”.

Los recelos de las íntimas de la Infanta

La viuda de Lara es de las pocas amigas ‘barcelonesas’ de la Infanta que se entrega también a su marido. La mayoría de las íntimas de Cristina no se fía (muchas nunca lo hicieron) de Urdangarin. No lo han dicho en público aunque sí en privado. Discretas, apartadas de la cosa pública, son un grupito en el que destacan los nombres de Vicky Fumadó, Marta Mas, Cristina Fernández y Cristina Castañer.

Su mejor amiga

Vicky Fumadó, pediatra en el Hospital San Joan de Déu, entabló su amistad con la Infanta en Palma de Mallorca cuando ambas acababan de pasar la adolescencia y compartían su amor por la vela. Juntas participaron en los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988 en el equipo español de vela; la Infanta fue la abanderada española en aquella ocasión y siempre tuvo cerca a Fumadó, acaso su mejor amiga.

La infanta Cristina durante la regata de de la Copa de Rey de vela, en 2011, en la bahía de Palma. (EFE)
La infanta Cristina durante la regata de de la Copa de Rey de vela, en 2011, en la bahía de Palma. (EFE)

Esta doctora en Medicina está especializada en adopción internacional y dedica gran parte de su tiempo a labores sociales en África -es directora técnica de la África Viva Fundación-, zona a la que también acude la Infanta para ver cómo se desarrollan los proyectos de la Obra Social La Caixa que ella dirige. Esa es una de las grandes pasiones de Fumadó, junto con el mar (ahora practica submarinismo). Y pese a que intenta mantenerse lejos de la política, tiene cierta inclinación por la causa catalana.

“Si puede, contesta en catalán aunque le hablen en castellano -comenta un colega-, algo que hacemos la mayoría… Las cosas no están como para mantenerse al margen”. En catalán podría haber hablado con la Infanta, que tomó clases nada más llegar a Barcelona, allá por el olímpico 92, y nunca tuvo problema en comunicarse en esa lengua con quien así se le dirigía, ya fuera en una tienda, ya fuera con algún amigo.

El núcleo duro

Eran otros tiempos, tiempos felices en los que la hermana del rey Felipe VI se sentía en la ciudad como en casa. Ayudaba tener amigas que la acompañaron en sus buenos momentos y que no le dieron la espalda en los malos. Amigas que en casi todos los casos han querido quedarse al margen en la crisis política que se vive en el exhogar de Cristina de Borbón.

Fotografía facilitada por la Fundación La Caixa de la infanta Cristina, presidenta del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y directora del Área Internacional de la Obra Social La Caixa.
Fotografía facilitada por la Fundación La Caixa de la infanta Cristina, presidenta del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y directora del Área Internacional de la Obra Social La Caixa.

Como Cristina Castañer. Amiga de la infanta desde sus primeros años catalanes, la responsable de la firma de alpargatas de 'lujo’ vive en la ahora tan criticada equidistancia. Celebra sus fiestas con amigos, muchas relativas a su marca, su verdadera dedicación. Como Marta Mas, volcada en su trabajo de interiorista (a su pesar, su nombre apareció en el sumario de Nóos porque decoró las oficinas de la empresa), intenta pasar desapercibida y en eso entra también la política.

El matrimonio fiel

Mas y Fumadó son parte del grupo que empezó a salir con la Infanta cuando ella tenía 19 años y se inició en la vela, grupo al que también pertenece la pareja formada Roberto Molina y Cristina Fernández, íntimos. Tímida y distante al principio, se convirtió en una más al poco tiempo. Tanto es así que este matrimonio tenía incluso llave de la casa de Pedralbes para supervisar que todo iba bien cuando ellos vivían fuera.

El llamado palacete de Pedralbes, donde vivían los Urdangarin de Borbón. (EFE/Alberto Estévez)
El llamado palacete de Pedralbes, donde vivían los Urdangarin de Borbón. (EFE/Alberto Estévez)

En casa de los Molina, un gran apartamento en un bonito complejo de pisos con jardín y piscina comunitaria, habían pasado su infancia los niños Urdangarin de Borbón. Allí, en pleno Pedralbes, a pocos metros de la que fuera la vivienda del matrimonio, cuelgan esteladas de algunos balcones, mientras que en otros se pueden ver pancartas que piden poder votar. Barcelona ya no es país para Borbones.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios