Logo El Confidencial
Pelea dialéctica

Dulce y Alejandro Albalá, la bronca de la semana: ella le llama vago y él, ladrona

La niñera de Isa Pantoja y el marido de la misma se han enzarzado en una pelea con acusaciones mutuas que han elevado la temperatura deL 'Sábado Deluxe'

Foto: Dulce en el plató de 'Sábado Deluxe'.
Dulce en el plató de 'Sábado Deluxe'.

Dulce, la niñera de Isa Pantoja, y Alejandro Albalá, el aún marido de Chabelita, se han enganchado en una disputa dialéctica que ha terminado en descalificaciones por parte de uno y de la otra. La 'Supernanny' de la hija de Isabel Pantoja acudía a 'Sábado Deluxe' en la que era su primera entrevista en un programa de televisión. Por su parte el hijo de Paz Guerra se encontraba en su domicilio y ha decidido intervenir en el programa a través de un reportero que se había apostado en la puerta de su casa a la espera de una posible reacción del joven. Y la reacción, claro está, se ha producido.

Dulce ha sido una segunda madre para Isa Pantoja, y después de los improperios que sobre "su niña" vertió Albalá hace una semanas a su paso por el programa de Telecinco, no ha podido por menos que reaccionar. La catalana, que siempre ha sacado las uñas por su pequeña, acudía para responder a Alejandro, aunque Jorge Javier Vázquez ha querido aprovechar para interrogar a Dulce sobre las tres décadas de relación laboral y personal con la folclórica.


30 años con Isabel Pantoja

Dulce, que comenzó a trabajar junto a la tonadillera cuando tenía 19 años, ha pasado tres décadas siendo asistenta, niñera, secretaria, paño de lágrimas y chica para todo. Fue casi como una hermana para la tonadillera y vivió junto a ella todos los éxitos y los sinsabores por los que ha pasado la viuda de Paquirri: sus amores, sus desamores, el complicado proceso de adopción de Chabelita, la cárcel…: "Vivía por y para Isabel Pantoja. La dedicación no me ha permitido tener vida propia. He renunciado a casarme o tener hijos por estar junto a ella”, comentaba la niñera más famosa de España. Sin embargo, esa relación se rompió cuando Dulce decidió salir en defensa de Isa Pantoja tras los ataques de su hermano, Kiko Rivera. Aquella pelea entre hermanos tuvo daños colaterales (Kiko llegó a acusar a Dulce de meterse entre sus cosas sin ser familiar ni nada) y Dulce fue alejada de la vida de la tonadillera y las puertas de Cantora se cerraron a cal y canto: “Fui a por mis cosas, pero un hermano de Isabel no me dejó entrar ni hablar con ella. No recibí mis cosas y no he vuelto a hablar más con ella”. Una reacción muy radical teniendo en cuenta que “Isabel llegó a decir que quería envejecer conmigo, que yo era sus pies y su manos”.

30.000 pesetas y despido en diferido

Treinta mil pesetas de las de antes. Eso es lo que empezó cobrando Dulce cuando se puso a trabajar a las órdenes de la Pantoja. Esa cantidad se fue actualizando hasta llegar a los 100.000 es decir 600 euros, que la niñera cobró en los últimos años: "Es la primera vez que hablo de esto. No era importante para mí. Yo era parte de la familia”, comentaba Dulce para sorpresa de Jorge Javier y los presentes a los que la cantidad les parecía ridícula teniendo en cuenta que ha estado 28 años trabajando las 24 horas del día los siete días de la semana.

Momento de la intervención de Albalá.
Momento de la intervención de Albalá.


Albalá y Dulce: el combate final

El momento más tenso del programa ha llegado cuando Alejandro Albalá, que se encontraba viendo el programa en su domicilio, ha aprovechado la presencia de un reportero del espacio para dar la réplica a una Dulce que a veces parecía un poco ida: "Se habrá tomado un par de valiums y está tranquila, pero que diga lo que me contaba a mí de toda la familia: de Agustín, de Isabel… Si me sé todas las historias por ti”, arremetía el marido de Isa Pantoja. “Calla, calla”, le atajaba Dulce, “que nunca has aportada nada ni has pagado nada”. Y a partir de ahí empezaron los improperios en ambos sentidos: una le acusaba de vago y de tóxico para 'su niña' y el otro la retaba a que contara aquella vez que dejó 20 euros en el coche y ella los cogió, y más tarde apareció con unas chanclas para él, como si fueran un regalo. El rifirrafe fue 'in crescendo', lo que mucho nos hace temer que se vuelvan a ver las caras en un cara a cara en el plató del 'Deluxe'.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios