Logo El Confidencial
boris izaguirre, marta robles y otros invitados

Inés Arrimadas, protagonista del Premio Planeta sin libro

Vestida con un traje azul cobalto comprado en "las rebajas de Mango", tuvo de compañero de mesa al presidente de la firma, Isak Andic

Foto: Inés Arrimadas entre otros invitados. (Gtres)
Inés Arrimadas entre otros invitados. (Gtres)

Si hay una fecha inamovible en el calendario literario, esa es la del 15 de octubre, festividad de Santa Teresa, nombre de la mujer de José Manuel Lara, fundador del Grupo Planeta. Da igual en qué día caiga. Ya sea entre semana, sábado o domingo, siempre es un acontecimiento, el de entrega de los Premios Planeta. Cuando el fundador creó el premio al que aspiran todos los escritores tanto por su dotación económica como por la espléndida distribución de la obra en 1952, la premisa nunca fue negociable. Y tampoco (por ahora) que se cambie la ubicación de la gala, que desde hace años se concentra en Barcelona.

Risto Mejide y Laura Escanes. (Gtres)
Risto Mejide y Laura Escanes. (Gtres)

Hasta allí se trasladaron desde varias ciudades de España escritores, críticos, periodistas y personajes relacionados con la literatura para participar de este premio dotado con 600.000 euros al ganador y 150.000 al finalista. En esta edición, en la que participaron seiscientas treinta y cuatro novelas, el campeón fue Javier Sierra. Su colega, Cristina López Barrio, quedó en segundo lugar.

Javier Sierra y Ana Pastor durante la entrega del galardón. (Gtres)
Javier Sierra y Ana Pastor durante la entrega del galardón. (Gtres)

A diferencia de otras ocasiones, el poder catalán brilló por su ausencia. Ni Puigdemont ni Ada Colau aparecieron por el Palacio de Congresos. El cambio de sede social del grupo no favoreció su presencia, que fue sustituida por la ministra Ana Pastor, Xavier Garcia Albiol, Miquel Iceta y el delegado de Gobierno, Enric Milló, que no estaba esa noche demasiado comunicativo.

Fue Inés Arrimadas la que se convirtió en la más buscada por la prensa. La cara visible de Ciudadanos llegó con Susana, compañera de partido que facilitaba el trabajo a los periodistas. Vestida con un traje azul cobalto que, tal y como contó a Vanitatis era “de las rebajas de Mango", tuvo como compañero de mesa al presidente de la firma, Isak Andic. Casualidades de la vida.

Inés Arrimadas durante la entrega de premios. (Gtres)
Inés Arrimadas durante la entrega de premios. (Gtres)

A diferencia del resto de personajes conocidos que pasaron por el photocall, el empresario prefirió el camino de la discreción. El mismo por el que los periodistas acreditados pasaban al salón.

En cambio, José Luis Bonet, presidente de Freixenet, posó y recibió las felicitaciones de muchos de los presentes por haber hablado alto y claro en otros foros con respecto a la ilegalidad del referéndum. Acompañado de su mujer, al preguntarle cuál iba a ser la sorpresa que este año acompañará a las burbujas doradas navideñas, explicó que aun "no hay nada cerrado. Ya veremos.... procuramos que os guste". Ni pista, ni clave para descubrir qué personaje podría convertirse en el anuncio del cava catalán.

El ganador y algunos de los asistentes a los Premios Planeta. (P. Barrientos)
El ganador y algunos de los asistentes a los Premios Planeta. (P. Barrientos)

El mundo literario y periodístico estuvo representado, en su faceta más amable, por Eduardo Mendicutti, Nativel Preciado, Marta Robles, Teresa Viejo, Sánchez Dragó y Boris Izaguirre. Cada uno en su estilo definieron el momento editorial y, sobre todo, la situación política de Cataluña. Mendicutti, un hombre de carácter tranquilo, contaba que estaba muy "cabreado por lo que está pasando. Si los que mandan en Cataluña cometen ilegalidades y no respetan las leyes, tendrán que asumir lo que pasará después. Y lo que no se puede es ir con lamentos. Estoy harto de tanto engaño".

Boris Izaguirre en una imagen de los premios. (Gtres)
Boris Izaguirre en una imagen de los premios. (Gtres)

Sanchez Dragó explicaba que le había sorprendido que no hubiera quinielas previas al premio. “Ha sido raro pero la información se ha desviado al conflicto. Si Puigdemont fuera un buen jugador de ajedrez, sabría que debería abandonar la partida antes de que le den el jaque mate.

Por su parte, un Boris Izaguirre recién llegado de Miami, donde vive desde hace tres años, contaba que desde allí no se entiende muy bien lo que está sucediendo en nuestro país. “España es muy importante, un referente". Acaba de terminar su novela, que ha titulado 'Tiempo de tormentas'. Sus padres siguen viviendo en Venezuela y, aunque han pasado tiempo en Madrid, no quieren dejar su país. “Creen que no hay que abandonar el barco aunque haya tormenta. De ahí el titulo de mi historia".

Entre los muchos invitados no faltaron Risto Mejide y su chica, el matrimonio Tous, Marta Robles, Juan Ramón Lucas, Vicente Vallés y Teresa Viejo, a la que felicitaban por su última y explosiva novela, ‘Animales domésticos’, un thiller erótico, perverso y morboso por el que estarían interesados varios directores de cine.

Como anécdota, habría que señalar que fue la noche de las mujeres de rojo. Ese fue, de hecho, el color casi unitario de las damas, salvo Inés Arrimadas marcando diferencia.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios