Julián Muñoz reaparece muy demacrado en la AN tras un verano de sol y lujos
  1. Noticias
ha declarado en el juicio de esteban guzmán

Julián Muñoz reaparece muy demacrado en la AN tras un verano de sol y lujos

El exalcalde de Marbella y expareja de Isabel Pantoja ha reaparecido en un juicio en la Audiencia Nacional demacrado, con apariencia enfermiza y muy malogrado físicamente

placeholder Foto: Julián Muñoz, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.
Julián Muñoz, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.

Este miércoles, arrancaba en la Audiencia Nacional el juicio contra el exconcejal del Ayuntamiento de Marbella, Esteban Guzmán, fugado desde 2012 por el caso Saqueo 2, el mismo por el que fueron encarcelados Julián Muñoz y Juan Antonio Roca. Por este motivo, el que fuera novio de Isabel Pantoja ha reaparecido esta mañana en un estado que poco recuerda al de sus años dorados durante la etapa de Jesús Gil. Vanitatis ha tenido acceso a las imágenes de su comparecencia.

Foto: Julián Muñoz junto a Manuel Lores y Juan Antonio Roca (EFE)

Vestido con una camisa color salmón y sus señas de identidad estilística, pantalón beis de tiro alto con cinturón negro y chaqueta color camel (hay cosas que nunca cambian), el exalcalde de Marbella no se ha desplazado a Madrid para declarar ante la Sección Tercera de la Sala de lo Penal que ya le juzgó a él en su día y le mandó a prisión por este mismo caso de corrupción. En su lugar, ha declarado en remoto cuatro años después desde un juzgado de Málaga.

placeholder Julián Muñoz declara en el juicio del caso Saqueo 2.
Julián Muñoz declara en el juicio del caso Saqueo 2.

Su aspecto, muy desmejorado en parte debido a la enfermedad “grave e incurable”, pero no “terminal” que padece, en palabras de su defensa, hace que resulte complicado reconocerle. Ya no luce el bigote negro del que presumía en sus años de gloria cuando paseaba cogido del brazo de la tonadillera, ni tampoco los kilos de felicidad que, en parte, le sobraban. Sin embargo, tal y como se ha apuntado, el exalcalde no ha llevado una vida de enfermo precisamente, ya que este verano se le ha podido ver en el chiringuito Los Ninis o en el Victor Beach de la Milla de Oro marbellí, además de tomando rayos UVA en un centro comercial.

placeholder Isabel Pantoja y Julián Muñoz en 2004.(Gtres)
Isabel Pantoja y Julián Muñoz en 2004.(Gtres)

Ahora luce demacrado, delgado y con una mirada triste que acompaña una tos constante de la que se protege con un pañuelo arrugado de papel que se lleva constantemente a la boca. Su imagen de enfermo es, en apariencia, innegable.

Cabe recordar que “gracias a ella” consiguió salir de prisión: el Ministerio de Justicia le concedió la libertad condicional antes de tiempo por “razones humanitarias y dignidad personal”. Su ya famosa frase “no dejéis que me muera en la cárcel” pesó más que los argumentos de la Fiscalía, quien recurrió la decisión por no tratarse de una enfermedad terminal.

Foto: Imagen de la entrada de lo que fue Mi Gitana de Isabel Pantoja. (Gtres)

Poco queda ya del esplendor que marcó su vida. Sus años de cárcel unidos a los de Isabel Pantoja han terminado con la gloria y el lujo que marcó sus vidas hasta el punto de haber tenido que ver reducida a escombros su joya de la corona, Mi Gitana.

Ya no existen más nexos de unión entre ellos, más allá del duro recuerdo de un amor que no salió bien parado y que vivió sus horas más oscuras cuando les llevó primero a sentarse frente a un juez, en una pieza separada del caso Malaya, y después a prisión.

Julián Muñoz Juan Antonio Roca Marbella Caso Malaya Audiencia Nacional Corrupción