Logo El Confidencial
presentación de amina martínez de irujo

Esto es lo que le espera a la hija de Cayetano y Genoveva en el Baile de Debutantes

Hablamos con algunas de las protagonistas de ediciones anteriores para que nos cuenten cómo fue su experiencia

Foto: Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova en un fotomontaje de Vanitatis.
Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova en un fotomontaje de Vanitatis.

Falta una semana para que Amina Martínez de Irujo asista al Baile de Debutantes de París. Unos días antes, viajará hasta la capital francesa para acudir a varias citas que las debutantes tienen fijadas por la organización, como las últimas pruebas de maquillaje, vestuario y joyas, así como una primera toma de contacto con el resto de participantes y la práctica del vals. Sus padres, Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova, la acompañarán en tan importante acontecimiento, y su hermano Luis actuará como acompañante o cavalier. Amina Martínez de Irujo Casanova lucirá para la ocasión un vestido del diseñador libanés Zuhair Murad, que la joven ya se ha probado en París en varias ocasiones acompañada por su madre. En Vanitatis hemos querido conocer más datos sobre este Baile de Debutantes. Para ello, hemos preguntado a participantes de otros años.

Para Daniela Figo, hija de Luis Figo y Helen Svedin, “haber podido asistir al Baile de Debutantes del año pasado fue realmente increíble y un verdadero honor. Además de ser una experiencia inolvidable por el vestido, las fotos y el baile, conservo amistad con las otras debutantes y los cavaliers y será para siempre”, reflexiona.

Daniela Figo. (Gtres)
Daniela Figo. (Gtres)

Cósima Ramírez de la Prada, con su característico punto de diversión, rememora su Baile de Debutantes de hace diez años. La hija del periodista Pedro J. Ramírez y de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada reconoce que le encantó “jugar a ser princesita porque en ese momento yo era muy inocente e ingenua y me impresionó bastante todo aquello. Era como un cuento de hadas. Te vestían, te ponían joyas maravillosas... Nunca antes me había vestido tan elegante. Es como transportarte a otra época”. Aunque viéndolo con el prisma del tiempo lo encuentra un poco cursi. Cósima lució un vestido de Christian Lacroix. “Siempre había soñado con vestirme de él y a mi madre también le entusiasmó, aunque ahora veo el vestido muy cursi también y no tiene nada que ver con como visto en la actualidad. ¡Parecía un huevo Fabergé!”, exclama a carcajadas.

Cósima Ramírez con sus padres en una imagen de archivo. (Gtres)
Cósima Ramírez con sus padres en una imagen de archivo. (Gtres)

“No me pude quedar el vestido y fue una pena, porque además Christian Lacroix cerró después. De hecho, creo que hice el Baile de Debutantes para poder vestirme de él”. Allí coincidió con la hija de Phill Collins y mantiene amistad con otra debutante americana que conoció en el baile. “Realmente me lo pasé pipa, después del baile nos fuimos a una discoteca. La verdad es que fue una experiencia bonita, aunque surrealista, y hoy en día no me pega nada” concluye.

María Juncadella, hija del empresario José María Juncadella y la socialite Cristina Hohenlohe, fue debutante en el baile de 2005, cuando fue invitada por Beatriz D’Orleans. “Al principio dije que sí muy rápido, pero cuando me vi implicada pensaba '¡qué horror!'. Fui con un poco de pereza pero luego, para mi sorpresa, me lo pasé como una enana. Tuve la suerte de ir con mi hermano Christian como cavalier y ya conocíamos a alguna debutante como a Bianca Brandolini. Había alguna niña estiradilla, pero nosotros hicimos un grupo muy divertido y nos lo pasamos superbien. La verdad es que me trataron como a una reina. En cuestión del vestido, la organización te asigna un diseñador. A mí me tocó Ungaro pero no me encantaba mi traje; ahora me da vergüenza verme y las fotos en sí tampoco eran muy buenas”.

Debutantes en el tradicional baile en Viena el año pasado. (EFE)
Debutantes en el tradicional baile en Viena el año pasado. (EFE)

Guiomar Pérez de Guzmán, hija de los marqueses del Campillo, acudió al baile en el año 2011, con la suerte de poder contar con su entonces novio y actual marido como acompañante. “Agradezco mucho haber ido. He sido muy afortunada porque es una experiencia inolvidable", reconoce. Cuando le preguntamos cómo es el día del baile nos explica: “Ese día entras donde los invitados están cenando y haces un recorrido del brazo de tu cavalier mientras te presentan y hablan de tu vestido y joyas. Después de la cena las debutantes nos ponemos en fila a un lado con los cavaliers enfrente y te van sacando a bailar el vals”. En su caso, le impusieron el vestido que resultó ser un Franck Sorbier. “Al principio no conoces a nadie, después vas hablando con todo el mundo y cuando acabó el baile en sí, en mi edición todos nos cambiamos de ropa y nos fuimos a una discoteca”, añade riendo. “En redes sociales conservo amigos que conocí ese día, pero no mantenemos mucho contacto por la distancia física”.

Elegancia, distinción y tradición para un baile que, aunque algunos tachan de anticuado, como hemos podido comprobar con los testimonios de las debutantes, también cuenta con un toque de diversión. El Baile de Debutantes tradicional comenzó en Francia en 1957 y terminó en 1973. Era 1992 cuando Ophélie Renouard, la actual directora, inventó una versión (algo) más moderna cuyo objetivo fuera recaudar fondos para organizaciones benéficas que ayuden a mujeres jóvenes. De carácter exclusivo, al baile solo se acude por invitación, para lo que Ophélie busca chicas por todo el mundo que tengan una historia que contar, sobre el pasado de su familia o sobre sus propios logros”, y que entren en un vestido de alta costura (talla 36- 38). Aunque reconoce que, en ocasiones, ha recibido ‘sobornos’ por parte de alguna familia desesperada porque su hija acudiese al Baile de Debutantes.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios