Logo El Confidencial
momento difícil para la periodista

Hablamos con Irene Villa tras su operación de urgencia por un embarazo ectópico

“Aquí seguimos pero salió todo genial. No me duele nada”, ha dicho tras serle extirpadas de urgencia las trompas de Falopio

Foto: Irene Villa (FOTO: Dani Oceans)
Irene Villa (FOTO: Dani Oceans)

Irene Villa siempre ha demostrado salir adelante. Esta semana, también. Este jueves, la periodista era operada de urgencia para extirparle las trompas de Falopio. Tan solo unas horas antes había descubierto que estaba embarazada. Vanitatis se ha puesto en contacto con ella y, aunque sigue en el hospital, parece que el resultado final de la operación ha sido positivo. “Aquí seguimos pero salió todo genial. No me duele nada”. Tan solo unas horas antes, la propia Irene explicaba lo que había ocurrido este jueves en su perfil de Instagram.

“La vida ciertamente es una montaña rusa. Ayer felicidad y éxitos en un evento europeo a favor del deporte inclusivo y hoy aquí, en la cama de un hospital a punto de extirparme las dos trompas de falopio. Sí, también ayer, día que jamás olvidaremos, nos enteramos de que estábamos embarazados”. Ella misma aparecía en la imagen que acompaña este texto en una cama del hospital junto a su marido, Juan Pablo Lauro.

La joven quería tener una niña, un sueño que, de momento, tendrá que esperar. “Siempre tuve la esperanza de tener una hija y quién sabe si mi deseo estuvo a punto de cumplirse... pero esta vez ha sido un embarazo ectópico y es peligroso así que, bueno, con lágrimas en los ojos y toda la emocionalidad de este momento, hoy Juan Pablo y yo ponemos fin a la posibilidad de ampliar familia, al menos de forma biológica. Gracias por el cariño que siempre me dais y una prueba más que superar”, ha escrito.

Irene Villa y su marido llevan casados desde junio de 2011 y forman uno de los matrimonios más estables y felices del panorama nacional ya que, además, tienen tres hijos. La periodista y escritora siempre ha afrontado las adversidades con buen tino. Nunca quiso, por ejemplo, que la gente la recordase como una víctima del terrorismo de ETA. “No me gusta que se me encasille. He estudiado varias carreras y, a punto de cumplir 35 años, no me gusta que se me catalogue por algo que me pasó cuando tenía 12. Es cierto que ha condicionado mi vida pero mucho más la ha condicionado el haber tenido un hijo y el tener una familia”, aseguraba a este medio allá por 2013.

Ahora, vuelve a levantarse para superar este pequeño bache tal y como ha hecho siempre.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios