Logo El Confidencial
en el palacio de la familia en sevilla

Todo lo que tienes que saber de la boda que vestirá de largo a los Medinaceli

Sevilla acoge hoy el último gran acontecimiento del año para la aristocracia patria: se casa Casilda, la nieta de la difunda duquesa de Medinaceli

Foto: Los novios en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.
Los novios en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.

Por fin ha llegado el gran día. Hoy, 25 de noviembre, Casilda de Medina Conradi, nietísima de la desaparecida duquesa de Medinaceli, paralizará la capital hispalense en una boda que reunirá a la flor y nata de la nobleza patria, tal y como adelantó Vanitatis en exclusiva.

Una boda en la que por fin entonará el 'sí, quiero' junto a su novio, Ignacio de Loyola Crespí de Valldaura de Gonzalo, Pepo para los amigos, tercero de 5 hermanos y un joven polifacético donde los haya.

Casilda y Pepo en una imagen de archivo.
Casilda y Pepo en una imagen de archivo.

De este modo, una de las solteras de oro de la aristocracia española emparentará con otra familia de postín. El novio no solo es nieto del difunto marqués de Musey, sino que, además, es descendiente del conde de Orgaz. Todo un partidazo.

Ella, por su parte, es hija Luis de Medina y Fernández de Córdoba, duque de Santisteban del Puerto (fallecido en febrero de 2011) y de Mercedes Conradi.


Un bodón por todo lo alto

Cas, como acostumbran a llamarla en casa, a sus 28 años pasará por el altar en su Sevilla natal en una ceremonia que promete ser todo un acontecimiento en la casa Medinaceli, pero que no ha pillado por sorpresa a nadie. El compromiso llegaba tras una relación formal y seria de más tres años en los que la pareja ha dedicado tiempo y esfuerzo a involucrarse en sus respectivas familias políticas.

Imagen del palacio Casa Pilatos de Sevilla.
Imagen del palacio Casa Pilatos de Sevilla.

La boda religiosa tendrá lugar en la Casa Pilatos, antaño residencia de los duques de Medinaceli y un icono de la arquitectura sevillana del siglo XVI. Actualmente, se trata de un espacio dedicado a este tipo de eventos que la familia explota desde hace años. Se trata de un impresionante palacio ducal de estilo renacentista y decoración mudéjar.

La boda del otoño para la ‘jet set’

Asistirán ambas familias al completo, un elevado número de invitados a los que se unirán amigos y conocidos hasta sumar los 400 que se estima que se desplacen hasta Sevilla para apoyarles en el que será un auténtico bodón.

Casilda Medina en una imagen de archivo. (Facebook)
Casilda Medina en una imagen de archivo. (Facebook)

Veremos desfilar camino a la iglesia rostros conocidos como Naty Abascal, sus hijos Luis y Rafa Medina (que acudirá acompañado por su mujer, Laura Vecino), así como un gran despliegue de cachorros de la ‘jet set’ sevillana y, como no podía ser de otra manera, también madrileña (ya que ambos viven y trabajan en la capital patria).

Un título con ‘solera’

Solo 4 días después de la pedida de mano, el Ministerio de Justicia publicaba, en el BOE de 26 de septiembre de 2017, la solicitud de Casilda -por cesión de su hermana Victoria-, poseedora legítima del mismo, del título de marquesa de Solera. Se prevé que Casilda no llegue a su boda estrenando su virtual título nobiliario ya que a la publicación en el BOE le sigue (Real Decreto 222/1988) un período de 30 días de alegaciones para que cualquiera que se considere afectado pueda presentar reclamación formal al respecto.

Casilda de Medina y su novio Ignacio de Loyola, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.
Casilda de Medina y su novio Ignacio de Loyola, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.

El plazo concluyó el pasado 27 de octubre, pero falta aún que el rey Felipe VI sancione el decreto con la concesión definitiva del título. Esto aún no ha sucedido, pero la novia no pierde la esperanza de que pueda ocurrir en cualquier momento, dada la especial ilusión que ha mostrado a sus allegados de casarse bajo el regio honor de marquesa.

Luna de miel ‘crowdfunding’

La luna de miel de la pareja promete ser toda una vivencia. De hecho, Casilda e Ignacio ofrecen a los invitados ser partícipes de la misma, ya que se permite hacer una aportación para el viaje (con destino desconocido, eso sí) de 299 € por cabeza o incluso participar de alguna de las excursiones que la pareja piensa hacer y entre las que se encuentran un paseo en elefante (245 €), contribuir al alojamiento en una cabaña encima del mar (299 €) o invitar a una cena debajo del mar a los novios durante la estancia.

Se nota también que los novios son amantes de la buena mesa, ya que parte de sus regalos tienen que ver con ello: un portabotella de barril de madera por 473 € o la imprescindible thermomix por 1.100 €. También se puede elegir una cena 2 estrellas Michelin (220 €), una vajilla de 56 piezas de 653 € o un juego de ollas de 450 €. Además del título de marquesa, Casilda e Ignacio estrenarán vida de casados de lo más equipados a su vuelta del viaje de novios.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios