Logo El Confidencial
la boda del fin de semana en sevilla

Resolvemos las incógnitas del bodón de los Medinaceli de este fin de semana

La tiara, el catering, el padrino, el vestido de Laura Vecino... Resolvemos los misterios de la boda de la temporada en Sevilla

Foto: Casilda e Ignacio, felices el día de su boda.
Casilda e Ignacio, felices el día de su boda.

La aristocracia española se ha ido este fin de semana de bodón a Sevilla. Todo un acontecimiento celebrado en Casa Pilatos, cuna de la familia Medinaceli, que unía a una de sus herederas en matrimonio en una fiesta que reunió a 400 invitados en el corazón de la capital hispalense.

Todo un evento de postín al que no faltaron Naty Abascal, sus dos hijos, Laura Vecino y gran parte de la flor y nata social patria y del que conocíamos algunos detalles pero no todos. La lista de invitados, el título que heredará la novia o la diseñadora de su vestido son algunos de los aspectos que ya hemos abordado a lo largo de estas páginas durante el fin de semana, sin embargo, aún nos quedaban incógnitas por resolver que, gracias al análisis de las fotografías y a los testimonios de algunos invitados consultados por Vanitatis, hemos conseguido dilucidar.


La impresionante tiara

La primera de ellas: el origen de la impresionante tiara que lució durante la ceremonia y la posterior fiesta. Una joya de brillantes, perlas y zafiros que coronaba a la novia en su gran día y sobre cuya procedencia se ha especulado mucho. Dos son las teorías que rodean a esta pieza: la primera, que se trata de una de las tiaras del joyero de la desaparecida duquesa de Medinaceli que, igual que la nueva duquesa de Feria, la familia le habría prestado para este día.

La tiara de Casilda. (Gtres)
La tiara de Casilda. (Gtres)

La segunda, que se trata de una joya creada a partir de la unión de otras con el resultado de esta pieza tan llamativa. Aún no hemos conseguido desentrañar este misterio al que esperamos haber arrojado algo de luz.

Rafa Medina, padrino de la boda

La novia caminó hacia el altar acompañada de su primo mayor, Rafa Medina, duque de Feria e hijo de Naty Abascal. Agarrada de su brazo, caminó firme hacia el matrimonio en lugar de hacerlo del brazo de su padre, fallecido en el año 2011.

Con un impecable chaqué y corbata de la firma de la novia, Rafa visiblemente más delgado, ejerció de elegante padrino.

Rafa Medina durante la boda de Casilda de Medina e Ignacio de Loyola en Sevilla.
Rafa Medina durante la boda de Casilda de Medina e Ignacio de Loyola en Sevilla.

Laura Vecino ¿inspirada en Kate Middleton?

Su mujer, mientras tanto, disfrutó de la ceremonia acompañada por su cuñado, Luis Medina, y su suegra, Naty Abascal. Su vestido, rosa empolvado con grandes puños abotonados resultó familiar a algunos invitados. Hemos resuelto el misterio: se trata de un vestido prácticamente igual al que llevó la duquesa de Cambridge a la boda de su hermana, Pippa Middleton, el pasado 20 de mayo en Inglaterra. Un vestido rosa del mismo tono que el de Laura Vecino, corte y largo que fue especialmente alabado por la prensa entonces y que a la nueva duquesa de Feria le habría servido de milagrosa inspiración. A decir verdad, hasta la forma de colocarse el tocado, el peinado y los pendientes son los mismos. Elegante, pero claramente poco original.

Laura Vecino y Kate Middleton, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.
Laura Vecino y Kate Middleton, en un fotomontaje elaborado por Vanitatis.

Entrega de ramos con Enrique Iglesias

Uno de los momentos más esperados y cuidados de las bodas últimamente es la entrega del ramo (o ramos más bien). La novia suele encargar que hagan réplicas del suyo o, como en este caso, que dividan el que ella misma ha llevado para repartirlo entre familiares y amigas en el que se ha convertido en uno de los momentos más emotivos de la boda.

En el caso de Casilda, la expectación era mayor debido a los 400 invitados que habían asistido. En un momento tan clave, la elección de la música que acompaña es crucial. Cuál fue la sorpresa de los invitados cuando comenzó a sonar Enrique Iglesias y uno de sus temas más moviditos. Lo nunca visto en una boda así.

La organización y el menú

Una boda de 400 personas no es baladí. Normalmente, las famosas patrias y otras celebrities optan por contratar los servicios de wedding planners, una nueva costumbre que las jóvenes de la jet set aún no han adquirido. Lo suyo es la antigua usanza: con los floristas de toda la vida, diseñadores ídem y caterings de alto standing. Así sí.

En el caso de Pepo y Casilda, el ágape corrió a cargo de Alfonso Catering, uno de los más conocidos en Sevilla para servir en este tipo de eventos con tal volumen de invitados.

En fin, una boda de la que aún quedan aspectos por conocer y de la que se seguirá hablando durante mucho tiempo.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios