Logo El Confidencial
un año redondo que cierra con las campanadas

Su marido, su patrimonio y sus proyectos: así ha soplado Lydia Lozano sus 57 velas

Charlie, su marido, cumplió en enero 65 y se acaba de jubilar, pero ella, tras 20 años, sigue al pie de plató: este año dará las uvas y su empresa vive las mieles del éxito

Foto: Lydia Lozano estará en las Campanadas de 'Sálvame'. (Mediaset España)
Lydia Lozano estará en las Campanadas de 'Sálvame'. (Mediaset España)
Entra en nuestras casas desde hace más de 20 años y se ha convertido, para muchos, en una más de la familia. Podría ser el encabezado de un acertijo, pero en realidad es la mejor carta de presentación de Lydia Lozano. Desde aquel 13 de mayo de 1997 en que apareció en ‘Tómbola’ por primera vez han pasado 20 años y lo cierto es que la presentadora sigue al pie del plató como si el tiempo no hubiera pasado por ella. Y lo cierto es que sí ha pasado, no en vano acaba de cumplir 57 primaveras.

Puede presumir de vivir una situación envidiable en lo económico. La guinda al pastel de su buen año la recibió en noviembre cuando los espectadores de 'Sálvame' la eligieron para ser una de las protagonistas de las Campanadas este fin de año.

Lydia Lozano.
Lydia Lozano.

Lydia no se puede quejar, aparte de ser de las pocas con un contrato de cadena con Mediaset, sus colaboraciones entre el ‘Sálvame Diario’, ‘Sábado Deluxe’ y sus participaciones en el debate de 'GH’ le han reportado pingües beneficios. Así lo atestiguan las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil de su empresa. Análisis e Inversiones Hardisson SL, su empresa activa desde julio de 2003, al cierre del último ejercicio presentaba un activo corriente de 585.529 euros, un 2,4% por encima de la cifra alcanzada en el año 2015.


Una gran gestión de su patrimonio

La práctica totalidad de esta cantidad la dedica a inversiones financieras a corto plazo (548.073 euros). Computados los activos de la empresa, Lydia puede presumir de presentar en sus cuentas 685.578 euros, un 2,1% por encima de lo facturado el año anterior. Además, la buena salud de la empresa se evidencia en el ingente patrimonio declarado que presenta: 668.425 euros de fondos propios, con unas reservas de 660.678 €, que dan una idea aproximada de lo bien que le ha ido el año a la colaboradora.

La colaboradora Lydia Lozano en un fotomontaje realizado en Vanitatis.
La colaboradora Lydia Lozano en un fotomontaje realizado en Vanitatis.

En total, y después de rendir cuentas a Montoro, ganó el año pasado la nada desdeñable cifra de 42.214 €, una cantidad casi calcada a la del año anterior. Esta mínima diferencia se debe al aumento en el capítulo de gastos de la empresa. Los más significativos: gastos de personal que llegaron a los 13.000 €, y los de explotación, que alcanzaron los 29.271€. Otro punto negro, por poner un pero, estaría en el capítulo de los deudores comerciales, que sube un 23% alcanzando los 17.041 €.

Charlie, su jubilada mano derecha

Si un hombre va ligado íntimamente al de la periodista, ese es el de su inseparable marido Charlie, el esposo impertérrito que sufre a distancia, y con cierta fobia, la fama de su mujer. Acostumbrado a mantener un perfil bajo ante los medios, sigue en la sombra los designios televisivos de ella.

Poco se conoce de él por voluntad propia. Carlos García San Miguel Rodríguez de Partearroyo, alias Charlie, es 9 años mayor que Lydia y arquitecto de profesión. Su empresa Arqui Baltra SLP, que administraba solidariamente hasta abril de 2012 con su socio, Antonio Lauzan Pausa, presentaba durante estos últimos años una cifra de negocio bastante exigua.

Lydia Lozano y Charlie durante la celebración de sus bodas de plata en 2015. (Gtres)
Lydia Lozano y Charlie durante la celebración de sus bodas de plata en 2015. (Gtres)

Creada en junio de 2000, se encontraba en el segmento más bajo de facturación en su oferta de “servicios de ingeniería y otras actividades de asesoramiento técnico”. Y hablamos en pasado porque la empresa fue liquidada a principios de año. El 25 de enero de este año, solo unos días antes de celebrar por todo lo alto su 65 cumpleaños, con fiestón en el hotel Room Mate Oscar incluido, Charlie finiquitaba su carrera profesional firmando la disolución voluntaria de la empresa.

Fin de año doblemente feliz

La periodista puede sentirse más que satisfecha. No tendrá que depender de la recién estrenada pensión de jubilación de Charlie para llegar a final de mes. Su única preocupación a día de hoy no sería de extrañar que fuera cuál será el modelito elegido que llevará en Nochevieja para dar las campanadas para Mediaset. Una noche de fiesta, cotillón y disfrute en la que la periodista se volverá a asomar a las pantallas en la noche más especial del año y además feliz doblemente: previo pago de su importe.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios