Logo El Confidencial
a partir de septiembre

La Moncloa se abre al público: así es el palacio 'maldito' de Pedro Sánchez

La residencia de estilo neoclásico del presidente ha sido modificada en cada mandato, haciendo de este complejo un espacio 'poco personal' para sus habitantes. Ahora es visitable

Foto: Vista general de la fachada del Palacio de La Moncloa. (CP)
Vista general de la fachada del Palacio de La Moncloa. (CP)

"Edificio construido por Diego Méndez desde 1949 a 1954 y de estilo neoclásico", estos son los datos oficiales y algo planos que puedes encontrar cuando tecleas 'Palacio de La Moncloa' en internet. Pero este domicilio histórico, ahora ocupado por Pedro Sánchez, es mucho más que eso. Desde su construcción, mucho se ha hablado acerca de la residencia del presidente español. Mucho, según el partido que lidere y quien especule -claro está-, pero lo cierto es que hasta la fecha, nadie externo al entorno ha podido examinarlo por dentro.

[Lee aquí | Te presenteamos a la perrita Turca, la otra inquilina de Moncloa]

Ahora, la iniciativa de Sánchez #MoncloaAbierta mostrará al público por primera vez parte del histórico palacio. Ya hay público ansioso por saber a qué huele el casoplón del 'presi', una mansión que se encuentra inmersa en un periodo de transición importante, después de la moción de censura que apartaba a Mariano Rajoy de sus dominios.

La Moncloa se abre al público: así es el palacio 'maldito' de Pedro Sánchez

¿Requisitos para entrar? Basta con inscribirse en la web de La Moncloa, donde habilitarán un apartado para visitas guiadas a partir de septiembre. Ahora bien, la pregunta que se hace el grueso del público es: ¿merecerá realmente la pena trasladarse hasta las inmediaciones de Ciudad Universitaria para cotillear la choza de los Sánchez Gómez? ¿Se podrán ver las estancias privadas?

El edificio que alberga el Consejo de Ministros sería visitable. (Getty)
El edificio que alberga el Consejo de Ministros sería visitable. (Getty)

Las estancias que el líder del PSOE ha decidido mostrar, en un claro movimiento de transparencia y acercamiento al pueblo, son básicamente las que tienen que ver con los eventos institucionales. Entre dichas estancias, se encuentra el edificio del Consejo de Ministros, un pabellón ubicado justo al lado del palacio residencial donde realmente habita el mandatario. Este aforo anexado a la casa fue mandado construir por Felipe González y Carmen Romero, una vez que la pareja, junto a sus hijos, se vieron sobrepasados en su espacio personal.

El matrimonio González que, hasta la fecha, ha sido el más longevo residiendo en La Moncloa (desde 1982 hasta 1996) redujo al máximo los habitáculos ‘oficiales’ en su casoplón neoclásico, dejando solo y de forma simbólica el despacho del presidente en la planta baja del palacio. También se podrá ver en el tour la Secretaría de Estado de Comunicación y los jardines del enorme complejo, los cuales ya fueron etiquetados como ‘Bien de Interés Cultural’, gracias a la intervención del artista Cecilio Rodríguez, responsable de los Jardines de Sabatini o de la Rosaleda del Retiro, a inicios del pasado siglo.

Zapatero junto a Espinosa en una visita oficial de Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. (Getty)
Zapatero junto a Espinosa en una visita oficial de Nicolas Sarkozy y Carla Bruni. (Getty)

Fuera de ojos ajenos, sin embargo, queda la zona más curiosa: la habitable y la que tantos quebraderos de cabeza ha dado a sus habitantes. La Moncloa, como complejo, alcanza las 200 hectáreas, aunque la morada del dirigente ocupa poco más de 200 metros cuadrados. En ella, los visitantes podrán encontrar ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores; zonas que han ido cambiando constantemente con los sucesivos mandatos.

Begoña Gómez y Pedro Sánchez se mudaron a La Moncloa 'de la noche a la mañana' con sus dos hijas. Apenas les dio tiempo a pintar las estancias privadas para acomodarse con su familia.

Rajoy, sin grandes reformas

Mariano Rajoy y Elvira Fernández tampoco hicieron grandes reformas en la residencia, en la que nunca terminaron de sentirse a gusto. El expresidente y su familia preferían su antigua vivienda en Aravaca, bastante más grande, más terrenal y donde sus hijos también tenían su propia vida. Finalmente, los servicios de seguridad del presidente les 'obligaron' a residir en el palacio oficial, de donde salieron de forma abrupta hace unos meses.

[Lee aquí | Tranquilo, Rajoy, hay vida más allá de Moncloa. Así les fue al resto de presidentes]

Ana Botella, la esposa del expresidente José María Aznar, popularizó la creencia de que detestaba residir en el palacete con la conocida frase "La Moncloa es inhabitable para una familia normal”. ¿Qué entendería Botella por 'familia normal'?

Carla Bruni y Sonsoles Espinosa pasean por los jardines de Moncloa, diseñados por Cecilio Rodríguez. (Efe)
Carla Bruni y Sonsoles Espinosa pasean por los jardines de Moncloa, diseñados por Cecilio Rodríguez. (Efe)

Nunca se supo (públicamente) qué opinaba Sonsoles Espinosa, aunque según sus allegados esa idea también rondaba su mente. Fue precisamente la esposa de José Luis Rodríguez Zapatero la encargada de la mayor reforma estética de la casona, que cambió radicalmente a petición del matrimonio. La cifra que, por aquel entonces, se barajó fue de 500.000 euros: contrataron arquitectos e interioristas y le hicieron una remodelación que acabaría por respetar sólo las obras de arte que engalanan la casa, entre las que se encuentran piezas de Joan Miró o Fernando Brambrila.

Toda mutación era poca para evitar el temido 'síndrome de La Moncloa’, que acaba por castigar a sus residentes. Este mal ha sido descrito como una burbuja de ‘autismo’ y alejamiento de la realidad, para una familia que anteriormente no acostumbraba a vivir y a realizar sus quehaceres en un palacete vigilado las veinticuatro horas del día. Algo de lo que podrían hablar largo y tendido los hijos de los expresidentes.

Aznar, junto a Botella, fue el primer presidente que se planteó no residir en Moncloa. (Getty)
Aznar, junto a Botella, fue el primer presidente que se planteó no residir en Moncloa. (Getty)

También habrá que ver si, con el tiempo, se acondiciona de cara al público una de las partes más llamativas del complejo: el búnker que conecta los 13 edificios que conforman La Moncloa. Se trata de un pasillo subterráneo que se creó tras el golpe de Estado del 23-F y funciona como medida preventiva de seguridad para el jefe del Ejecutivo, en caso de alarma.

Otra de las zonas interesantes de visitar sería el helipuerto, reservado para los viajes exprés del presidente y para las visitas más exclusivas a su palacete. Un edificio que se mantiene estrechamente unido a la monarquía desde su reconstrucción, ya que Diego Méndez se inspiró en la Casa del Labrador de Aranjuez para diseñarlo. La Casa del Labrador, propiedad de Patrimonio Nacional y una de las residencias de la familia real española, es sorpredentemente similar a La Moncloa, de hecho.

[Lee aquí | Rajoy y Viri, de mudanza. Así es el dúplex de 280 metros en Aravaca al que han vuelto]

Sin duda, La Moncloa es un refugio tan destripable como enigmático, algo que forma parte del patrimonio de todos los españoles y que, por fin, no se reduce a visitas escolares o universitarias como venía ocurriendo hasta la fecha. Según informan diversos medios, las solicitudes para entrar en la ‘villa’ de Sánchez se cuentan ya por decenas, tan solo tres días después de hacer pública la iniciativa de abrirla.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios