Logo El Confidencial
¿vestida o disfrazada?

Paulina Rubio visita 'El hormiguero': estos son sus looks más extravagantes

Esta noche, la mexicana visita 'El hormiguero 3.0'. Popular desde los años 80, el estilo de Paulina ha sido siempre personalísimo

Foto:  Paulina, en la fiesta de Cadena 100. (Getty)
Paulina, en la fiesta de Cadena 100. (Getty)

Esta noche, Paulina Rubio visita a Pablo Motos en 'El hormiguero 3.0' para presentar su último trabajo en solitario, 'Deseo', a la venta el próximo 14 de septiembre. A la mexicana la conocemos desde los años 80, cuando formaba parte del grupo Timbiriche junto a Thalía. Ahora enemigas íntimas. Desde aquella primera aparición pública mucho ha evolucionado en lo personal, como profesional del cante e icono de estilo. Analizamos su estilo por décadas.

La Paulina de los años 80

El estilo de la mexicana era, naturalmente, como fueron los 80: excesivo, opulento, ostentoso, lujoso, suntuoso, esplendoroso, pomposo, recargado, babilónico, catedralicio, superlativo, profuso…; en definitiva, maravilloso. Paulina, como cualquier adolescente, quería parecer adulta y abusaba de todos los elementos que avejentan. Paulina cardaba su pelo teñido de rubio, vestía prendas de mangas farol confeccionadas en rasos brillantes y adornaba sus orejitas con perlas. Se la podría haber confundido con la Linda Evans de 'Dinastía'.

La Paulina de los años 90

En aquellos años era difícil diferenciarla de Marta Sánchez. Ambas estaban obsesionadas con parecerse a Madonna, Cicciolina y Pamela Anderson. La hija de Susana Dosamantes se consolidó como estrella del pop en solitario en esa década y recogió su rubísima cabellera Monroe en moños y medias coletas deshechas. Las perlas dieron paso a pendientes de bisutería brillante ('charcutería fisna', que diría Marujita Díaz) y los vestidos pomposos a unos más entallados de corte Versace con los hombros al aire.

Entrando en el nuevo milenio

Aunque pueda parecer sorprendente, no fue hasta la década de los 2000 cuando Paulina se obsesionó con los ventiladores, los sombreros cowboy y las microminifaldas, tan cortas que en más de alguna ocasión pudimos confirmar que siente predilección por la ropa interior estampada. En esta década se ganó el sobrenombre de la Chica Dorada pese a haber matizado su melena, acercándola acertadamente al pelirrojo. Su complemento favorito eran las gafas de sol tipo pantalla, tipo cantante Anastacia.

Paulina en 2001. (Getty)
Paulina en 2001. (Getty)

Paulina 3.0

En 2007 se casó con Nicolás Vallejo-Nágera vestida de Rosa Clará. Para salir a saludar a la prensa eligió una pieza realizada en muselina de seda natural con escote palabra de honor, cuerpo drapeado y broche italiano de cristal forrado del mismo tejido que el traje. La falda, muy ligera, estaba formada por capas de muselina de seda. En la celebración privada (solo para invitados y lectores de '¡Hola!'), Paulina lució un vestido de gasa y encaje con escote pico (de vértigo) en pecho y espalda. Esa Paulina, cañera y sexy, se mantiene en la segunda década del XXI gracias a los vestidos con transparencias.

Paulina Rubio en 2017. (EFE)
Paulina Rubio en 2017. (EFE)

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios