Lourdes Montes y Victoria Federica, muy elegantes en la puesta de largo de Tana Rivera
  1. Noticias

Lourdes Montes y Victoria Federica, muy elegantes en la puesta de largo de Tana Rivera

Era uno de los eventos sociales más esperados de los últimos meses: la puesta de largo de Tana Rivera, hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez

Era uno de los eventos sociales más esperados de los últimos meses: la puesta de largo de Tana Rivera, hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, que ayer por fin se vieron las caras después de muchas desavenencias, en la finca La Pizana (regalo de la duquesa de Alba a su hija cuando se casó), donde la protagonista de la noche había vivido los primeros años de su vida. Un cambio en la tradición familiar ya que tanto su abuela como su madre habían vivido este acontecimiento en Dueñas.

[LEE MÁS: Así es la invitación de la puesta de largo de Tana Rivera]

No faltaron los principales familiares por ambas ramas de la familia, como el duque de Alba, tío de Tana Rivera, o  Cayetano Rivera, (este último, en el coche que conducía Kiko Rivera, acompañado por su mujer, Irene Rosales.

[LEE MÁS: Nos colamos en la fiesta de Tana Rivera: todos los detalles (y dos grandes ausencias)]

Dos de los más elegantes de la noche fueron Froilán, impecable de smoking y su hermana Victoria Federica, quien a sus 18 años recién cumplidos se está fraguando claramente un estilo muy propio y personal. La hija de la infanta Elena estaba espléndida con un vestido bicolor y portaba una bolsa con la firma Loewe que, entendemos, sería un regalo para su anfitriona.

[LEE MÁS: ¿Y quién es él? Curro Soriano ya es oficialmente el novio de Tana Rivera]

No nos olvidamos tampoco de la elegancia de Lourdes Montes, con un vestido de seda rosa con cuello alto y mangas abullonadas. Una elección perfecta para un evento de noche a la que no faltó el novio de Tana, Curro Soriano, que ya había sido fotografiado anteriormente llegando a Sevilla.

Fueron unos 300 invitados los que disfrutaron de esta exclusiva fiesta, muy supervisada por la madre de Tana, la Duquesa de Montoro, para quién también era un día muy especial, que compartió con Narcís Rebollo, de quien está enamoradísima.