Calendario de planificación para novias: ¿cómo organizar una boda mes a mes?
  1. Novias
GUÍA BÁSICA

Calendario de planificación para novias: ¿cómo organizar una boda mes a mes?

Hasta llegar al gran día, hay que recorrer un proceso repleto de preparativos y detalles a tener en cuenta. Te damos el calendario básico para organizar una boda

Foto: Toda pareja necesita un calendario de planificación de su boda. (Emma Bauso para Pexels)
Toda pareja necesita un calendario de planificación de su boda. (Emma Bauso para Pexels)

En ese instante en el que una pareja se compromete, comienza un proceso de todo menos sencillo para llevar a cabo la boda con la que los protagonistas siempre habían soñado. Tanto si la pedida de mano tuvo lugar hace tiempo, como si ha sido reciente, llega un momento en el que hay que empezar a organizar el que será uno de los eventos más importantes para los novios, pero también para sus invitados -amigos y familiares- que les acompañarán en un día tan inolvidable y significativo.

Lo cierto es que, aunque últimamente ha aumentado la tendencia de las bodas exprés que se planifican en apenas unos meses, la mayoría de prometidos cuentan con, al menos, un año para pensar en cada uno de los detalles que compondrán el enlace, buscar todo lo necesario para dar el "sí, quiero" e, incluso, realizarse algún que otro tratamiento estético o cuidado corporal. Dejes la planificación en manos de un wedding planner o no, este es el calendario que debes de seguir para tenerlo todo a tiempo.

12 meses antes

placeholder Pareja de novios en su boda. (Fotografía de Grace Love Lace)
Pareja de novios en su boda. (Fotografía de Grace Love Lace)

Como comentamos y, por norma general, cuando un miembro de la pareja pide matrimonio al otro, lo hace pensando en que su boda tendrá lugar, como mínimo, al año siguiente. Este es un tiempo más que suficiente para comenzar a organizar cosas, pero nunca menos. Un año antes del enlace hay que pensar en aspectos generales como el tipo de boda que se desea, el lugar, el número de invitados (pequeño o gran evento), la fecha aproximada y en función de eso, empezar a concretar.

En este sentido, lo mejor que puede hacer una pareja es hacerse con un calendario de planificación nupcial (en Internet hay numerosas opciones) y un bloc de notas para, a partir del presupuesto mínimo y máximo que se quiere gastar, comenzar a materializar algunos elementos. Por ejemplo, apuntar varias fechas en las que os gustaría casaros (ya sea por el clima, una fecha especial, temporada alta o baja...), una lista de invitados provisional, algunos lugares para celebrar la boda etc.

10 meses antes

placeholder Es importante elegir la finca, pero también aspectos como la decoración de las mesas. (Jonathan Borba para Pexels)
Es importante elegir la finca, pero también aspectos como la decoración de las mesas. (Jonathan Borba para Pexels)

Una vez os habéis iniciado en el proceso de organizar una boda, es buen momento de comenzar a mirar vestidos de novia. Aunque la mayoría tienen una idea de lo que buscan, incluso antes de comprometerse, no está de más hacerlo con tiempo para dar con el vestido de sus sueños y que, en el caso de no encontrarlo, sea tiempo suficiente para acudir a algún atelier que lo haga a medida, por ejemplo. En paralelo, se pueden mirar otros aspectos como el peinado, complementos etc.

Llegados a este punto es importante definir la lista de invitados, así como la fecha para empezar a buscar fincas que tengan disponibilidad. La propia finca será la que marque un poco otros elementos como la decoración o el desarrollo de la ceremonia en general: fiesta al aire libre, boda tipo cóctel o banquete etc. También es importante informarse acerca de la documentación necesaria para oficializar el matrimonio de manera legal, así como los cursillos prematrimoniales en el caso de una boda religiosa.

8 meses antes

placeholder El fotógrafo es un elemento esencial e indispensable en una boda. (Fotografía de Mariah Krafft para Unsplash)
El fotógrafo es un elemento esencial e indispensable en una boda. (Fotografía de Mariah Krafft para Unsplash)

A ocho meses de la boda, las cosas se empiezan a hacer tangibles: contratar el catering si es necesario, cerrar con la finca el día del enlace, concretar la decoración y las flores con una empresa y visitar a varios fotógrafos hasta dar con aquel que se adapte a vuestros gustos y presupuesto. Además, podéis empezar a pensar en la estética de las invitaciones y la empresa que podrías hacerlas, los detalles que queréis entregar a los invitados (por si hay que encargarlos) etc.

Esta es también la etapa idónea para comenzar con los cuidados de belleza que requieran más planificación, por ejemplo, aquellos que tengan margen de mejora como un tratamiento de hidratación o de ácido hialurónico, un peeling facial, o un nutricionista que les ayude a perder peso saludablemente en los meses previos.

6 meses antes

placeholder Seating plan temático. (@pelayolacazette vía @asdebodas)
Seating plan temático. (@pelayolacazette vía @asdebodas)

Si tenéis pensado iros de luna de miel poco después de celebrar vuestro enlace, este es el momento de valorar distintos destinos y poneros en contacto con agencias de viajes para conseguir un buen precio antes de que sea tarde. De la misma manera, si sois una pareja tradicional a la que le gustaría recibir regalos físicos más allá del dinero, es tiempo de hacer la lista de regalos con alguna gran compañía como El Corte Inglés o, de manera online, con Amazon.

Medio año antes de daros el "sí, quiero" será también cuando debáis contratar al DJ que queréis que actúe en vuestra boda (si no lo proporciona la finca), así como el grupo que toque música en directo. Por otro lado, aunque la cartelería del seating plan va a la par con la elaboración de las invitaciones para seguir una misma línea estética y cromática, es importante comenzar a hacer la distribución de mesas de forma provisional; uno de los puntos que, a menudo, suelen ser más conflictivos.

3 meses antes

placeholder Zapatos de novia. (Instagram @javiergonzalo_oficial / Fotografía: @lorenasanjose_photographer)
Zapatos de novia. (Instagram @javiergonzalo_oficial / Fotografía: @lorenasanjose_photographer)

Llegó uno de los puntos clave en la organización de una boda entre los cuatro y los dos meses antes a la misma, tienen lugar la mayoría de actividades que hay que realizar (y el momento de mayor estrés). Enviar las invitaciones, elegir y comunicar a los testigos quiénes lo serán, elegir el medio de transporte para llegar al enlace de los novios e invitados, ir a probar el catering y decidirlo, terminar de pensar y elaborar los regalos de los asistentes, visitar joyerías y elegir las alianzas etc.

En lo que respecta al look nupcial, este es instante en el que se hacen las últimas pruebas del vestido con los zapatos de novia que lucirá ese día por lo que ya han tenido que ser elegidos (también conviene hacerlo con los pendientes, tocado o peinado aproximado etc.). Para liberar tensiones y llegar deslumbrantes al gran día, es durante esta época donde los novios pueden recibir algún que otro masaje, darse rayos UVA o, realizarse tratamientos que les preparen para sus respectivas despedidas.

1 mes antes

placeholder Novio leyendo sus votos matrimoniales. (Fotografía de Tai's Captures para Unsplash)
Novio leyendo sus votos matrimoniales. (Fotografía de Tai's Captures para Unsplash)

Un mes antes de la boda, los nervios están a flor de piel, pero también las ganas e ilusión por caminar hacia el altar y contraer matrimonio. Por esta razón, con la sensibilidad y emociones en su punto más álgido, es ideal escribir los votos matrimoniales, las dedicatorias que se quieran a hacer a según qué invitados, discursos etc. También es importante cerciorarse de la asistencia de los invitados dudosos, confirmando su presencia, mediante una llamada telefónica para poder cancelar a tiempo.

Llegados a este momento, solo quedará repasar todos los servicios contratados, corregir aquellos imprevistos de última hora, realizarse las últimas pruebas del vestido de novia (y el traje de novio), disfrutar de las despedidas de soltero que lleven a cabo los seres queridos de la pareja y, finalmente, darse el "sí, quiero".

Bodas
El redactor recomienda