Las decoraciones de boda más bonitas para los enlaces de invierno
  1. Novias
Mágicos y con encanto

Las decoraciones de boda más bonitas para los enlaces de invierno

Convierte una boda de invierno en un momento mágico gracias a la decoración, dejando que estos ejemplos te inspiren para diseñar el mejor día de tu vida

Foto: Las decoraciones más bonitas para bodas de invierno. (Pexels/Jonathan Borba)
Las decoraciones más bonitas para bodas de invierno. (Pexels/Jonathan Borba)

Uno de los primeros pasos cuando se organiza una boda es saber en qué fecha se va a celebrar. Esto hace que sea más sencillo organizarlo todo, porque las bodas de verano suelen cumplir unas características concretas, pero las bodas de invierno tienen otras muy diferentes. Estos meses, aunque sean los más fríos del año, tienen numerosas ventajas a la hora de elegirlos, el más importante de todos la belleza que nos regalan sus días.

La luz es diferente, así como los estilismos que se espera de invitados y novios. Los looks nupciales diseñados para las bodas de invierno nos permiten probar con vestidos más elaborados, tejidos con bordados más intrincados e incluso con abrigos o capas que ayuden a evitar el frío. Estos meses los precios son más económicos para las parejas, por lo que puede ser una buena forma de tener una boda más acorde a los presupuestos más bajos. ¿Quiere decir que será menos bella? Ni mucho menos.

Las bodas de invierno pueden ser la ocasión perfecta para crear maravillosas combinaciones de colores, sobre todo si planeamos un enlace en una zona en la que la nieve es habitual. La frialdad de este elemento, así como su fragilidad nos ofrece la posibilidad de integrarlo en el evento, convirtiéndolo en un escenario mágico de nuestra sesión de fotos. Sobre el blanco que envuelve todo, los colores como el rojo pasión de la imagen destacan más, logrando imágenes y estilismos impactantes.

Porque el blanco es el color estrella en todas las bodas, pero parece que en las de invierno cobra un nuevo significado. Nos lleva hacia escenarios de ensueño y lo hace evitando el frío exterior, solo con la ayuda de flores y adornos. En este caso vemos cómo la sencilla combinación de flores blancas y hojas verdes crea un escenario cargado de emoción, ideal para un ‘sí, quiero’ memorable.

Un nuevo ejemplo de lo señalado anteriormente nos acompaña también en la decoración de las mesas, donde vemos cómo las flores seleccionadas son de esta impoluta tonalidad, así como los manteles, servilletas e incluso la vajilla, en la que podemos apreciar pequeños detalles en plateado. Esta forma de añadir un poco de brillo a la decoración es ideal para el invierno, también los conjuntos con dorado suelen estar entre las opciones más buscadas.

El blanco suele ser el protagonista, pero no es el único color que se puede escoger. En este ejemplo contemplamos cómo los novios se han decantado por un color rosa muy suave, una forma de alejarse de la frialdad que señalábamos antes, pero con la que se mantienen fieles a la esencia de esta época del año. Los centros florales y la vajilla comparten tonalidad y se contrastan con complemento en un suave color cáscara de huevo. El resultado es un conjunto romántico e idílico que hará las delicias de los invitados gracias a la delicadeza de las flores elegidas.

Cualquier época del año es buena para cenar bajo las estrellas y el frío no puede detenernos. Si bien es cierto que lo más habitual es que en esta época del año encontremos que las nubes nos impiden disfrutar de ellas, las soluciones con pequeñas guirnaldas de luces para crear ese efecto serán una solución estupenda, sobre todo si queremos celebrar un enlace al aire libre.

Si por el contrario hemos decidido no arriesgarnos a que comience a llover y tener que tener un plan B disponible, las luces también pueden ayudarnos a crear escenarios mágicos. En lugar de guirnaldas, se puede optar por originales farolillos, con los que lograremos una estética completamente diferente, más elegante y sofisticada.

La tarta de boda depende mucho de las tendencias, pero hay algunas con las que siempre acertarás. Las tartas de varios pisos adornadas con fondant son una estupenda elección, porque nos permite que los maestros pasteleros la creen a nuestro gusto, por ejemplo, con pequeños detalles en color blanco para acompañar la estética del resto de la celebración.

No es una mala idea adaptar el menú a la época del año, cada vez es más habitual optar por bodas donde la sostenibilidad es de vital importancia y escoger alimentos de temporada y cercanía es una de las cosas más sencillas de hacer. En invierno, elegir distintos postres y tartas típicos, que se realizan siempre por estas fechas es una buena idea y nos da la posibilidad de diseñar mesas dulces un poco diferentes.

Un ‘seating plan’ original es una buena forma de hacerles ver a tus invitados que les espera una noche única. Una buena idea es colocar copas de champán (o bebidas no alcohólicas) para que todos puedan brindar a la salud de los novios antes incluso de sentarse. Esto en verano sería un poco más complicado, porque con el calor del ambiente las bebidas perderían intensidad. En invierno siempre están fresquitas.

¿Buscas que tus invitados estén lo más cómodos posible? Aprovecha la decoración a tu favor y opta por colocar detalles como este carro de mantas en tu boda. Es ideal para que los más frioleros no pasen frío, incluso cuando la boda es en el exterior, además, como todas son iguales, es una forma de mantener la estética del enlace.

Abraza el momento por completo, una boda de invierno siempre nos invita a pensar en la Navidad, por eso, si el enlace es en estas fechas señaladas, ¿por qué no emplear un árbol de Navidad como parte de la decoración? Deja que el espíritu navideño inunde también tu boda y celebra dos fiestas en una junto a tus seres queridos.

Las bodas de invierno ofrecen infinidad de posibilidades, y con todas ellas puedes tener un enlace digno de un cuento de hadas.

Bodas Decoración
El redactor recomienda