Es noticia
Menú
El vestido de novia de Kate Middleton: un repaso por su look nupcial, 11 años después
  1. Novias
UNA NOVIA PARA LA HISTORIA

El vestido de novia de Kate Middleton: un repaso por su look nupcial, 11 años después

Coincidiendo con el 11º aniversario de boda de los duques de Cambridge, recordamos cómo era el vestido de novia diseñado por Alexander McQueen para Kate

Foto: Kate Middleton, el día de su boda con el príncipe Guillermo el 29 de abril de 2011. (EFE/Ian Langsdon)
Kate Middleton, el día de su boda con el príncipe Guillermo el 29 de abril de 2011. (EFE/Ian Langsdon)

Se cumplen once años del enlace que unió al príncipe Guillermo y a Kate Middleton en marido y mujer, y acto seguido, en duques de Cambridge. El 29 de abril de 2011, en la abadía de Westminster, bajo la atenta mirada de la abuela del novio, la reina Isabel II, y una lista infinita de ilustres invitados venidos desde todos los rincones del mundo. Culminaba así una bonita historia de amor que años atrás había sido seguida a diario y con una enorme expectación por los británicos y que, en cuestiones reales, aseguraba la línea de sucesión al trono.

Coincidiendo con su aniversario, desde el equipo de moda de Vanitatis queremos recordar y analizar en profundidad cómo era el vestido elegido por Kate Middleton, un diseño a manos de Sarah Burton para la casa Alexander McQueen que, automáticamente, pasó a engordar el listado de novias royal.

placeholder El príncipe Guillermo y Kate Middleton,  durante su boda en la abadía de Westminster el 29 de abril de 2011. (EFE/Andrew Milligan)
El príncipe Guillermo y Kate Middleton, durante su boda en la abadía de Westminster el 29 de abril de 2011. (EFE/Andrew Milligan)

La autoría del traje que Kate Middleton lució para la solemne ceremonia religiosa no fue aireada hasta esa misma mañana del 29 de abril de 2011, y aunque las apuestas eran de lo más variopintas, la sorpresa final resultó mayúscula: la por entonces novia del príncipe Guillermo rompía moldes y reventaba todas las quinielas al decantarse por la firma británica Alexander McQueen. Con su fundador desaparecido, por cierto, republicano y muy crítico con la familia real, el importante encargo recayó en Sarah Burton, quien hoy sigue como directora creativa de la marca.

Una elección que pilló desprevenidos a propios y extraños y que, a la larga, ha generado una estrecha relación entre la duquesa de Cambridge y la diseñadora. Siempre que la ocasión así lo merece, Kate Middleton recurre a Sarah Burton para vestirse y en todos los casos impactar. Pero volvamos al asunto que nos concierne: cómo era aquel célebre vestido de novia.

placeholder Kate Middleton, a su llegada a la abadía de Westminster. (EFE/Gareth Fuller)
Kate Middleton, a su llegada a la abadía de Westminster. (EFE/Gareth Fuller)

Las comparaciones con el traje nupcial de Christian Dior que, en su momento, llevó Grace Kelly para su enlace con el príncipe Rainiero de Mónaco en abril de 1956 no tardaron en llegar y, once años más tarde, se mantienen. Cierto es que las similitudes entre los vestidos de novia de ambas princesas son numerosas, pero eso no quita para que Kate Middleton cumpliese el protocolo, acertase con su look y con el tiempo haya servido como fuente de inspiración para otras mujeres, de la realeza o no.

Confeccionado en seda, organza y encaje de color marfil, tres eran los focos de atención: el corpiño de estilo victoriano, una voluminosa falda y la espectacular cola, joyas y velo aparte.

placeholder Los duques de Cambridge, el día de su boda. (Cordon Press)
Los duques de Cambridge, el día de su boda. (Cordon Press)

Empezaremos por el corpiño, una de las piezas de corsetería insignia de la casa McQueen. Muy ajustado al cuerpo y estrecho en la cintura, de ahí brota la gran falda. El escote en forma de corazón interior está cubierto por un cuerpo de manga larga con escote pico rematado con una bonita blonda y todo fabricado con un valioso tipo de encaje francés bordado a mano en la Real Escuela de Costura. Como curiosidad, en su corte se dibujan algunas de las flores más representativas del Reino Unido: la rosa, el cardo, el narciso y el trébol.

De la falda en silueta A, que va sumando volumen, según desciende desde la cintura hasta los pies, nace esa larga cola de casi tres metros decorada con detalles de encaje y flores bordadas. Además, el traje nupcial de Kate Middleton presentaba 58 botones cubiertos de seda y organza en la espalda.

placeholder Los duques de Cambridge, en su boda. (Reuters/Darren Staples)
Los duques de Cambridge, en su boda. (Reuters/Darren Staples)

Para cumplir con ese 'algo prestado', la británica desempolvó del joyero de la Casa Real británica la tiara Cartier Halo, también conocida como la tiara Cartier Scroll, una joya adquirida por el padre de la reina Isabel en 1936, el rey Jorge VI, y que encierra un incalculable valor emocional.

La duquesa de Cambridge acompañó la famosa tiara con unos pendientes de diamantes de Robinson Pelham. Estas joyas, que fueron un regalo de boda de sus padres, Carole y Michael Middleton, casaban a la perfección con el look victoriano y el sencillo velo de tul en color marfil que adornaba su semirrecogido. Con el tiempo se ha sabido que las modistas de Alexander McQueen cosieron una pequeña cinta azul por debajo del vestido para que le sirviera como talismán y, de rebote, obedecer a otra tradición nupcial obligada para las novias, el 'algo azul'.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

Se cumplen once años del enlace que unió al príncipe Guillermo y a Kate Middleton en marido y mujer, y acto seguido, en duques de Cambridge. El 29 de abril de 2011, en la abadía de Westminster, bajo la atenta mirada de la abuela del novio, la reina Isabel II, y una lista infinita de ilustres invitados venidos desde todos los rincones del mundo. Culminaba así una bonita historia de amor que años atrás había sido seguida a diario y con una enorme expectación por los británicos y que, en cuestiones reales, aseguraba la línea de sucesión al trono.

Kate Middleton Bodas Casa Real
El redactor recomienda