Logo El Confidencial
entrevistamos a Pablo Cimadevila

Un vibrador de oro, la joya de '24 kilates', el nuevo programa de Discovery Max

'24 kilates', el taller de Pablo Cimadevila y sus hermanos, recibirá encargos tan peculiares como un vibrador de oro en forma de diamante. ¿Cuánto ha llevado hacerlo? ¿Cuánto cuesta? Descúbrelo

Foto: Un vibrador de oro, la joya de '24 kilates', el nuevo programa de Discovery Max

La mesa del maestro joyero Pablo Cimadevila comenzará a moldear, tallar y pulir las joyas encargadas por los primeros clientes del taller de 24 kilates, que abre sus puertas este viernes, a las 22.00h, en Discovery Max. A lo largo de cinco episodios, se contarán las historias que se esconden detrás de cada pieza y se mostrará la labor de Pablo y sus hermanos, David y Miguel Cimadevila, en el día a día de una pequeña empresa familiar dedicada a crear joyas únicas.

Tan únicas como el primer encargo que llega al taller de 24 kilates. Bijoux Indiscrets, una de las empresas más importantes de Europa en el sector de los juguetes eróticos, les pide que fabriquen un vibrador de oro puro con forma de diamante. "Ha llevado unas cien horas de trabajo. Es mucho tiempo de elaboración porque es una pieza única y, al ser de un tamaño más grande, ya pasa del mundo de la joyería al de la orfebrería. ¡Encima tenía que poder utilizarse! Se tenía que poder sumergir, tenía que vibrar… y ser en oro de 14 quilates. Ha sido un reto y espero que la gente lo disfrute", confiesa Pablo en conversación con Vanitatis.

¿Cuánto tendrá que pagar quien quiera disfrutar de este vibrador deluxenbsp;Él no lo sabe. "Este, concretamente, ha costado 5.000 euros en materia prima, pero no sé por cuánto se venderá en el mercado, ya que será subastado para donarlo; podría alcanzar 20.000 o 30.000 euros", nos cuenta.

El vibrador no será la petición más "especial" (a Pablo no le gusta la palabra "rara") que acometan Pablo y sus hermanos en el programa. Pepe Solla, chef con una estrella Michelin, recurre a ellos para intentar unir el mundo de la gastronomía con el de la joyería; una pareja les pide una alianza en forma de aro de maíz o trisky; y una mujer viuda, después de convertir las cenizas de su marido en un diamante, le pide a Pablo que le diseñe un anillo para llevarlo siempre en el dedo. Ahí es nada.

Pablo, una historia de superación

Pablo es el alma del taller y la parte creativa del negocio, mientras que sus hermanos David y Miguel están más centrados en conseguir nuevos clientes y terminar a tiempo los pedidos. Juntos forman un puzle cuyos elementos encajan a la perfección. Los clientes, empresas y particulares venidos de toda España, y sus solicitudes, en ocasiones extravagantes, compartirán protagonismo con las tramas protagonizadas por los distintos miembros de la familia.

¿Cómo nace este programa? "Tenía en mente contar cómo es el mundo de las joyas, y me surgió esta idea, la propuse en Discovery y gustó. A mis hermanos les pareció un poco raro lo de las cámaras porque es algo nuevo, pero luego todo fue muy bien", cuenta Pablo. Y es que para él todo parece posible. "Si puedes soñarlo, puedes hacerlo" es su filosofía de vida. Nadador paralímpico y ganador de dos medallas de oro en Sydney 2000, Pablo Cimadevila dejó atrás su vida como deportista de élite para dedicarse a su gran pasión: el diseño de joyas. Un accidente de coche le dejó parapléjico con solo cuatro años y a partir de entonces se volcó en la natación, deporte en el que consiguió sobresalir desde muy joven.

Con esfuerzo y muchas horas de entrenamiento, Pablo llegó a participar en cuatro paraolimpiadas consecutivas (Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012), logrando cuatro medallas: un oro y tres bronces. Además de nadar, su otra gran pasión es el diseño de joyas, un mundo que se ha convertido en su profesión. Tras probar suerte como joyero en Madrid, Pablo regresó a su Galicia natal para empezar de cero junto a sus dos hermanos y abrir su propio taller de joyería en el domicilio familiar de Pontevedra.

"Siempre he sido una persona muy creativa. Creo que el hecho de que me atropellara un coche a los cuatro años, haciendo que tuviera que depender de las manos, me influyó en mi personalidad a la hora de ser creativo y buscar soluciones. La joyería la descubrí a los 19 años y vi que era un trabajo que se ajustaba muy bien a mis cualidades". Y nosotros podremos ser testigos de ello este viernes en Discovery Max.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios