valenciana de 32 años

Huérfana, exokupa, brusca y sensible: así es Rakel Cernicharo, ganadora de 'Top Chef'

La chica se acabó llevando el cuchillo dorado por encima del otro candidato. Uno de los grandes dramas de su vida fue la pérdida de sus padres

Foto: Rakel en una imagen del programa. (Atresmedia)
Rakel en una imagen del programa. (Atresmedia)

La cuarta edición de 'Top Chef' la ha coronado como su gran vencedora. Rakel Cernicharo, una joven cocinera valenciana de brazos tatuados y personalidad arrolladora, se proclamaba este miércoles la ganadora del espacio. Tras una prueba final en la que eligió elaborar una ensalada, la chica se acabó llevando el cuchillo dorado por encima del otro candidato. Apasionada de la comida, tal y como demuestra un perfil de Instagram lleno de fotografías de platos y alimentos, a sus 32 años ha vivido más que cualquier persona de su edad. Su anecdotario vital pasa por abrir, con tan solo 22 años, su propio restaurante, Karak.

“Una cabeza que funciona a 2000 por hora con el único fin de que cada servicio, cada bocado que el cliente se lleve a la boca, se mantenga en su memoria, y cree esa sensación de placer que pocas cosas como la comida pueden ofrecer. Que vuelva el plato vacío es su mayor satisfacción”, asegura el perfil de Cernicharo en la web oficial del restaurante. Pero detrás de su faceta profesional también hay una existencia plagada de vivencias. Una de las más importantes es aquella que tiene que ver con la muerte de sus padres.

Rakel, momentos antes de su entrevista en 'Espejo público'. (Antena 3)
Rakel, momentos antes de su entrevista en 'Espejo público'. (Antena 3)

Ella misma lo relataba en uno de los programas. “Mi madre tuvo una enfermedad y al poco falleció. Mi padre también. Tras eso, mi vida ha sido bastante complicada. Tengo a mi padre muy presente, cada día, lo echo muchísimo de menos. Era una persona muy fuerte y creo que tengo sus cojones. Si él me viese aquí, se alegraría muchísimo", relató a cámara con lágrimas en los ojos”. Fueron sus padres los que le inculcaron el amor por el arte. Siendo tan solo una niña, era muy aficionada al canto y a la pintura.

Durante unos meses, Rakel vivió en Londres y vivió en una casa okupa. Disfrutando de su propia independencia, la capital británica fue el marco en el que comenzó su largo romance con la cocina. Sus gustos son, como sus platos, puro contraste: casi siempre que cocina suele escuchar música heavy, pero al mismo tiempo demuestra su dulzura con los animales que tiene a su cargo, entre los que se encuentran cinco gatos, cuatro perros y tres conejos. Lo que no ha cambiado desde su vivencia 'british' es su faceta más 'hippie': la cocinera presume de tener su propio huerto y utiliza muchos de los víveres del mismo en los platos de su restaurante.

Un carácter singular que comparte con su pareja, de la que no se conoce el nombre. Tal vez sea ese el único misterio sobre esta chica cuya transparencia y vitalidad han conquistado a los telespectadores.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Televisión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios