CRÍTICA

'Me lo dices o me lo cantas', la crónica de un 'gallo' anunciado

El nuevo espacio de Telecinco es incapaz de pasar por una delicatessen para un público resabiado que conoce de sobra lo que es un producto gourmet

Foto: El jurado de 'Me lo dices o me lo cantas'. (Mediaset España)
El jurado de 'Me lo dices o me lo cantas'. (Mediaset España)

Sin demasiadas sorpresas y con un montaje digno de jurado de guardia. Así ha llegado este martes, 25 de julio, 'Me lo dices o me lo cantas', la nueva apuesta veraniega del grupo Mediaset España para Telecinco.

Cuando el río suena, agua lleva. Y es que que la cadena decidiera relegar lo que iba a ser una de sus apuestas de la temporada alta al prime time veraniego con orden estricta de que pasara de nuevo por cocinas para aderezar su fórmula, dice mucho del plato que se ha servido a los espectadores. Este se compone de un menú enlatado, caducado de tanto aguardar a que llegue su turno para ser emplatado; un jurado manido, manoseado por cualquier talent show que se precie; un montaje lánguido, que exige a gritos presentaciones y tramas de continuidad; y cierto regusto a más de un formato que ha dado a la cadena 'enemiga' más de una alegría en la noche de los viernes.

[LEE MÁS: Así era 'La Parodia Nacional', el espacio de Antena 3 que Telecinco resucita con 'Me lo dices...']

Jesús Vázquez presenta 'Me lo dices o me lo cantas'. (Mediaset España)
Jesús Vázquez presenta 'Me lo dices o me lo cantas'. (Mediaset España)

Resultado agridulce

La sombra de 'Tu cara me suena' es alargada, las comparaciones son odiosas y Telecinco no podía resucitar 'La Parodia Nacional' invitando a una decena de famosos caracterizados para la ocasión y salir indemne con un resultado tan agridulce.

'Me lo dices o me lo cantas' peca de ser un conjugado revoltijo de elementos que son incapaces de pasar por una delicatessen para un público resabiado que conoce de sobra lo que es un producto gourmet. Cortes de edición capaces de bajar la libido junto a una serie de chistes y referencias desactualizadas o sin percha ante lo que pretendía ser una sátira de la más rabiosa actualidad han provocado que el formato arranque su número desafinando.

El formato está plagado de bromas y referencias desactualizadas al haber sido guardado en un cajón

Más allá de sus múltiples fallos, el nuevo espacio de FremantleMedia España también cuenta con varios aciertos. Entre ellos, un siempre oportuno Santi Millán, su poco trasnochado elenco de participantes, el excelente guion de algunas de sus parodias y, sobre todo, la valentía con la que ejerce su crítica social y política (en la que por ejemplo se habla de Blesa, que lleva fallecido dos semanas). Una pena que estos sean insuficientes para levantar el telón de un espectáculo que abre sin sold out.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios