CRÓNICA

'Salvados': Jordi Évole desmonta a Puigdemont en 4 asaltos

El periodista de La Sexta invirtió toda la entrevista en buscar contradicciones y grietas en el discurso del presidente de la Generalitat

Foto: Carles Puigdemont y Jordi Évole en 'Salvados'.
Carles Puigdemont y Jordi Évole en 'Salvados'.

Jordi Évole regresó antes de tiempo este domingo, 24 de septiembre, con un especial de su exitoso formato. A pesar de que el periodista catalán optó la temporada pasada por despolitizar su programa, 'Salvados' arrancó con una entrega centrada en el referéndum que se celebrará en Cataluña el próximo 1 de octubre.

[LEE MÁS TV3 se vuelca con el 'procés': empacho de Puigdemont y Artur Mas en los informativos]

Aunque la intención de Évole fue la de tratar de desatascar el enrocamiento y la espiral de tensión en la que se encuentran el Govern y el Ejecutivo español, Puigdemont acudió a 'Salvados' sin dar signos de tener la más mínima intención en dar marcha atrás al escenario político que se viene dibujando en Cataluña durante las últimas semanas. Tras repasar los momentos más destacados de 'Salvados' sobre el tema independentista, Évole se sentó con Puigdemont para realizar su entrevista más comprometida. "Nunca había hecho una entrevista con tanta tensión en el ambiente", confesó el periodista catalán antes de dar la palabra al presidente del Govern.

¿Será un referéndum? ¿O será otra cosa?

El encuentro, que se grabó el 22 de septiembre, tuvo lugar en el Palau de la Generalitat. Évole invirtió toda la entrevista en buscar contradicciones y grietas en el discurso del presidente de la Generalitat. Al principio se vio a un Puigdemont con el discurso aprendido, pero a medida que transcurría la entrevista el presidente de Cataluña dudaba una y otra vez en sus respuestas. Un combate que terminó en cuatro asaltos.

Confusión entre votar 'no' y la abstención

El primer cuarto de la entrevista se centró en las garantías que ofrece el referéndum a los electores. "Les han requisado 9 millones de papeletas, las notificaciones para ser miembros de la mesa, les han intervenido las cuentas y el sistema informático, ¿será un referéndum?, ¿o será otra cosa?", preguntó Jordi. A lo que Puigdemont respondió utilizando a los electores como escudo: "Un referéndum tiene sentido cuando la gente los hace suyos. Los Gobiernos los preparan, pero finalmente es la gente la que lo compra".

Carles Puigdemont.
Carles Puigdemont.

Tras un par de minutos discutiendo por los detalles sobre las mesas electorales, Évole interrumpió a Puigdemont para poner de manifiesto que los partidos a favor de 'sí' no encontrarán rival en las urnas. "Vamos a aclararnos, president. No hay ninguna campaña del 'no' en este referéndum", apuntó el periodista. "Claro que la hay, solo hay que encender la televisión o ir al quiosco y lo comprobará". Una respuesta que desenmascaró la intención de Puigdemont de intentar confundir el 'no' con la abstención. "Eso es campaña de no ir a votar, al menos yo voy por la calle y no he visto carteles que pongan 'vota no' a que se celebre el referéndum", replicó Évole.

La metáfora del croissant

Durante la entrevista, Puigdemont insistió en que tenía "todos los ingredientes necesarios para hacer este referéndum, pero no los que me gustaría". Évole, que es un experto en poner contra las cuerdas a sus entrevistados, encontró una rendija abierta y utilizó un ejemplo cotidiano para descodificar el rígido discurso de Puigdemont.

[LEE MÁS: TV3 omite la pitada a Carles Puigdemont en Badalona]

"Usted que viene de familia de pasteleros, ¿cuándo no tenían los ingredientes que les gustaban para hacer un pastel, se lo vendían al público?", preguntó el periodista de La Sexta. "Si compras un croissant en cada establecimiento unos pondrán más mantequilla, otros menos, pero no deja de ser un croissant. Claro que les gustaría tener los ingredientes ideales. El ingrediente ideal es el acordado con el Estado español". Es decir, Puigdemont reconoció abiertamente, y en un lenguaje que puede entender cualquier ciudadano, que el referéndum del 1 de octubre no cuenta con el elemento básico y fundamental para ser vinculante. Segundo error de Puigdemont. "Nunca pensé que acabaría hablando con usted de croissants", sentenció entre risas Jordi Évole.

Acuerdos con el PP para lo que interesa

El tercer cuarto de la entrevista giró alrededor de las inamovibles posiciones entre la Generalitat y el Gobierno. Viendo que no había manera de encontrar una tercera vía que pudiera seducir a Puigdemont, Évole descargó la artillería pesada y sacó a relucir los pactos parlamentarios en los que el PDeCAT y el Partido Popular han votado juntos.

'Salvados'.
'Salvados'.

"Llama la atención que se pongan de acuerdo para votar juntos para nombrar a Ana Pastor como presidenta del Congreso y el decreto de la estiba. Incluso en el Parlament votaron juntos en contra de retirar la subvención a los colegios que segregan por sexos que están vinculados al Opus", argumentó Évole. Puigdemont tragó saliva y contra todo pronóstico se escudó en la ley de educación para destinar más de 30 millones de euros a 16 colegios vinculados al Opus Dei.

El momento Kurdistán

Como viene siendo habitual en las entrevistas de 'Salvados', Jordi Évole se dejó lo mejor para el final. Con muy buen olfato y un poco de mala baba, el periodista catalán quiso conocer la opinión de Puigdemont a cuenta del referéndum en Kurdistán. "¿Está usted a favor de ese referéndum?", preguntó Évole. "Sí, claro", contestó Puigdemont. El presidente de Cataluña no lo sabía, pero había cometido el cuarto y más grave error de la noche.

"En 2014, en el Parlament, se presentó una moción a favor de la autodeterminación del Kurdistán, ¿recuerda usted qué votó?". "No me acuerdo qué voté", respondió Puigdemont. "Votó que no", replicó el periodista. "No hace falta decir nada más", que diría Bernd Schuster.

'Salvados': Jordi Évole desmonta a Puigdemont en 4 asaltos

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios