Logo El Confidencial
cuarta gala

Ramón, expulsado de 'MasterChef' entre lágrimas tras presentar un arroz crudo

El conductor de autobuses acabó llorando de impotencia tras presentar un plato que no se podía comer. Sus compañeros lamentaron la expulsión y le despidieron entre aplausos

Foto: Ramón, cuarto expulsado de 'MasterChef'. (TVE)
Ramón, cuarto expulsado de 'MasterChef'. (TVE)

'MasterChef' encaró su primer mes de emisión de su sexta temporada con la expulsión de un nuevo concursante. Tras los pasos de Fernando, Loli y Eva, el cuarto eliminado del talent show de cocina de TVE fue Ramón.

Jordi era el encargado de explicar la situación, ante las lágrimas de impotencia y rabia de Ramón: "Siempre avisamos de que hay que evitar la prueba de eliminación, porque un único cocinado malo puede expulsarte. Ramón es un buen concursante que ha estado seis años intentando entrar en este programa y ahora ha demostrado que es un gran cocinero. Pero los errores se pagan, y él entregó un arroz crudo. No se podía comer".

Oportunidades como esta no pasan todos los días. Es un sueño que se me escapa

Los nervios le jugaron una mala pasada, entregando un arroz con marisco crudo en la prueba de eliminación. "Quiero decir que me parece increíble que se vaya Ramón, es un crack", reconoció su compañero y amigo Jorge.

"Estoy roto, es como un hermano. Me tenía que haber ido yo", reconocía Jon, quien también afirmaba que su expulsión era justa: "No se puede entregar una comida cruda". "Lo siento muchísimo y tú lo sabes", le gritaba Oxana desde el balcón, unas palabras que hacía extensible a todo el equipo.

Ramón decía adiós a las cocinas de 'MasterChef', pero lo hacía con nuevos amigos: "Oportunidades como esta no pasan todos los días. Es un sueño que se me escapa. Ojalá haya repesca. Me llevo lo que he aprendido de cocina, pero también a gente muy válida", decía al irse.

Pablo Alborán, en la prueba exterior de 'MasterChef'. (TVE)
Pablo Alborán, en la prueba exterior de 'MasterChef'. (TVE)

Prueba de exteriores con Pablo Alborán

Víctor y Ketty, los mejores de la primera prueba, fueron los capitanes de los dos equipos en la prueba de exteriores. En esta ocasión se trató de una muy especial, ya que los concursantes debieron cocinar con una estrella Michelin para, ni más ni menos, el equipo de Pablo Alborán, colándose así en los ensayos de su nueva gira.

"El cocinado ha sido un auténtico desastre. Nos hemos tenido que poner las chaquetillas y hemos tenido que empezar de cero muchos platos. Y aún así casi no salen bien las cosas", comenzaba valorando Pepe Rodríguez.

Jordi Cruz ponía énfasis en la falta de concentración de Ketty, que además partía con ventaja por haber sido la mejor. El cambio de platos sufrido a mitad de prueba descolocó a todos los participantes, y es por ello que la bronca fue para todos. "Habéis estado muy por debajo del nivel esperado, por eso iréis todos a la prueba de eliminación. Todos menos tres, los únicos que han estado a la altura: Sofía, Dani y Fabio", aseveró Pepe.

Para no dejar un mal sabor de boca después de la bronca, Pablo Alborán realizó un concierto privado para todos ellos.

Todos los concursantes, salvo tres, a la prueba de eliminación. (TVE)
Todos los concursantes, salvo tres, a la prueba de eliminación. (TVE)

Prueba de eliminación por equipos

Sofía, elegida la mejor de la prueba anterior, tuvo el marrón de formar tres equipos de tres personas para la prueba de eliminación, los cuales además tenían que ir cocinando los platos por turnos. Ketty, Marta y Marina integraron un equipo; Víctor, Toni y Oxana, otro; y Jon, Jorge y Ramón, el tercero.

La prueba consistía en cocinar un plato libre, elaborado y con mucho sabor, pero con una dificultad añadida: tenían que realizar un plato sin explicar a sus compañeros de qué receta se trata. Por turnos de 20 minutos, debían de ir intercalándose en la elaboración, tratando de ejecutar la misma idea. Una suerte de teléfono escacharrado culinario, como los propios concursantes identificaron.

El resultado fue un gran arroz de marisco en el equipo de Víctor, que entendió perfectamente la prueba. "Entre los tres mejores arroces de 'MasterChef", valoró el jurado. El equipo de Marta falló porque hizo una caldeirada de marisco en lugar de un suquet, una variación del mismo plato en diferentes regiones, como explicó Marina, a quien Jordi le mandó "ponerse las pilas por su falta de actitud".

El tercer equipo fue el peor, ya que el plato estuvo mal planteado desde el principio. Faltaban ingredientes y sobraban otros, lo que hizo que acabase siendo un completo desastre, con Jon además saltándose las normas al leer el título de la receta. Por todo esto, los tres se vieron en la tesitura de tener que cocinar nuevamente, encargados de hacer además el mismo plato del equipo ganador, arroz de marisco.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios