gastronomia

Un capricho delicioso: bizcochitos de madroños

Es temporada de madroños, y la repostera Jessica Déniz nos explica cómo hacer una receta que va más allá de un simple postre. Este vistoso bizcocho
Foto: Un capricho delicioso: bizcochitos de madroños
Un capricho delicioso: bizcochitos de madroños
Fecha
Tags

    Es temporada de madroños, y la repostera Jessica Déniz nos explica cómo hacer una receta que va más allá de un simple postre. Este vistoso bizcocho con mermelada casera de madroños no dejará a nadie indiferente...

    Bizcocho de madroños

    Ingredientes
    - 7 huevos
    - 300 gramos de azúcar
    - 350 gramos de harina
    - 1 vaso de aceite de girasol (el de oliva le da un sabor muy fuerte)
    - 2 cucharaditas de levadura
    - 4 cucharadas soperas de mermelada de madroños
    - Un puñado de madroños frescos (cortados a la mitad)
    Manos a la obra
    Se baten los huevos y el azúcar hasta que la mezcla quede espumosa y de un color clarito, amarillo pastel. Añadimos el vaso de aceite, luego las cucharadas de mermelada y mezclamos bien.
    Sumamos la harina, la levadura y los madroños frescos cortados cuidadosamente.
    Verter al molde o, como en este caso, a unos tiestos (los de las flores) a modo de molde. Hornear durante unos 30 minutos (ir pinchando hasta que el pincho salga seco, en ese momento ya estará hecho).

    Mermelada de madroños

    Ingredientes
    - 500 gramos madroños frescos
    - 250 gramos de azúcar (mejor azúcar moreno)
    - Dos vasos de agua (el agua debe cubrir los madroños, pero no sobrepasarlos)
    - Zumo de medio limón
    - Una pizca de canela (la punta de una cucharadita)
    Manos a la obra
    Se limpian los madroños cuidadosamente. Se ponen en agua tibia y se quitan los restos. Se ponen a hervir, a fuego lento, en un caldero junto al azúcar, el limón y la canela.
    A los 30 minutos aproximadamente los sacamos y los colamos para quitarles las semillitas incómodas que tiene el fruto y, una vez colado, de nuevo se pone a hervir otra media horita. Siempre revolviendo cada 10 minutitos.
    Para que quede la consistencia de mermelada debe estar unos 60 minutos. Si la quieren más sólida entonces seguir hirviendo hasta que alcance el punto deseado.
    Cuando ya lo tengas como deseas, consistencia mermelada, dejas que quede tibio y es el momento en que puedes verterlo a la mezcla del bizcocho.
    Lo que te sobra puedes guardarlo en un bote de cristal. Lo recomendable es guardarlo caliente y con la tapa boca abajo para que haga el efecto vacío.