Logo El Confidencial
SALUD Y BELLEZA

Los famosos se apuntan a la ‘dieta del genotipo’

La alcachofa, el sirope de arce, directamente la ebriorexia... las técnicas de las celebrities para conseguir mantener el tipo llegan en muchos casos al absurdo, pero

Foto: Los famosos se apuntan a la ‘dieta del genotipo’
Los famosos se apuntan a la ‘dieta del genotipo’
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    La alcachofa, el sirope de arce, directamente la ebriorexia... las técnicas de las celebrities para conseguir mantener el tipo llegan en muchos casos al absurdo, pero ninguna hasta ahora había tirado de la ciencia genética para explicar las causas del sobrepeso y poner remedio a sus consecuencias.

     

    Ahora el doctor Peter D’Adamo afirma haber encontrado la solución y se ha sacado de la manga la ‘dieta del genotipo’. ¿En qué consiste? Según afirma en su libro The GenoType Diet, nuestros genes marcan qué tipo de comida será la que nos hace engordar, y por eso las dietas no funcionan por igual para todo el mundo. Dicen que ‘la Ana Rosa estadounidense’, Oprah Winfrey, que ha sufrido distintas idas y venidas en la báscula, se ha hecho fan de este método.

     

    El doctor ha clasificado a las personas en seis grupos genéticos y asociado cada uno de ellos con un tipo de dieta concreta, que debería ser la que mejor ayuda a perder peso. “No hace falta un análisis de sangre para saber a cuál pertenece cada uno. Las características físicas como la forma del cuerpo y los problemas de salud son igual de válidos como indicadores”, afirma.

     

    Los genotipos tienen nombres muy sugerentes. Así, el cazador es alto, delgado, enérgico y le sobra adrenalina, además de tener alergias recurrentes y problemas de asma. Deben comer mucha carne y poco gluten, y evitar los frutos secos y el grano.

     

    El maestro es fuerte y estable, además de tener un gran contenido de estaminas, y tolera una gran cantidad de bacterias. Su dieta debe ser básicamente vegetariana, con carnes blancas y pescado, y debe evitar las comidas muy azucaradas y los hidratos de carbono.

     

    El explorador es musculoso y aventurero, con anchos hombros y caderas estrechas. No tiene demasiada grasa en el cuerpo, aunque suele resultarle complicado procesar la cafeína y el alcohol. El hierro debe ser básico en su dieta, pudiendo tomarlo con legumbres o carne de hígado, por ejemplo.

     

    El recolector suele tener tendencia a la obesidad, y debe comer productos altos en proteína, evitando la comida frita o preparada con el microondas. El guerrero, por su parte, suele gozar de una buena salud en su juventud, pero debe prever que con la madurez las cosas pueden cambiar. Su dieta debe ser básicamente vegetariana, y ha de evitar el pan blanco, la pasta, los productos lácteos con alto contenido en grasa y la carne.

     

    Por último, el nómada es una persona ‘alargada’: por lo general sus piernas miden más que su torso, y su sistema inmune suele ser débil. La caballa o el salmón, por su alto contenido en ácidos grasos, son especialmente recomendables para este tipo de persona. El gluten, la avena y el centeno pueden, sin embargo, desestabilizar su delicado equilibrio.

    Estilo
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios