Logo El Confidencial
aporta fibra, minerales, vitaminas...

El ingrediente que salva tu primer plato y te hace disfrutar del postre

Es uno de los ingredientes más versátiles de la cocina. Descubre cómo preparar el arroz con leche perfecto para disfrutar de un postre delicioso y saludable

Foto:
Autor
Tiempo de lectura2 min

Si hay un alimento que merezca un sitio de honor en nuestra cocina es el arroz. Es uno de los mejores aliados culinarios, capaz de ser el plato estrella en una comida o el más deseado del carrito de los postres. Un alimento sin complejos. Por algo es uno de los cereales más consumidos, que igual trata con la alta cocina que con el menú de diario y en todos los casos sale airoso.

Se trata de un alimento sano, no eleva nuestros niveles de colesterol y nos abastece de fibra y energía para que podamos enfrentarnos a nuestro día con las pilas cargadas. De minerales y vitaminas también va bien servido. No contiene gluten, cuida nuestro corazón y sus propiedades antioxidantes son buenas para nuestra piel.

Especial golosos

En postres, sin duda, el arroz con leche es una de esas recetas que evocan momentos felices, recetas de la abuela y aromas entrañables. Además, a las ventajas del arroz sumamos las vitaminas y el calcio de la leche. Para que disfrutes de su sabor sin sentirte culpable de las calorías.

Este clásico de la cocina tiene, sin embargo, algún enemigo infiltrado que se queja de su dificultad para que quede perfecto. Aunque ahora el Especial Postres de SOS, un arroz de grano pequeño y perlado que desprende suavemente el almidón para que resulte mucho más cremoso, les ha dejado sin excusas. Si a esto le sumamos la receta sencilla y tradicional que hemos preparado para ti, preparar el arroz con leche más delicioso estará al alcance de cualquiera.

Arroz con leche como el de la abuela

Ingredientes:

125 g. de arroz SOS Especial Postres

200 g de azúcar

Cáscara de un limón

1 rama de canela

1 litro de leche entera (mejor si es fresca)

Elaboración:

1. Vierte el litro de leche (mejor si es entera) en una cacerola y llévala a ebullición. Añade la cáscara de limón y la rama de canela. Remueve constantemente, con suavidad, con un cucharón de madera, vigilando especialmente que no se pegue al fondo.

2. Añade el arroz y déjalo hervir sin parar de remover, manteniendo la cocción siempre a una temperatura media fija. Dale tiempo a que cueza poco a poco, pero no lo dejes más de una hora.

3. Diez minutos antes de que el arroz esté en su punto, añade el azúcar y sigue removiendo.

4. Cuando hayas terminado, retira la canela y la cáscara de limón y sírvelo en unos cuencos. Déjalo enfriar. Recuerda que después de reposar siempre espesará más.

5. Decora a tu gusto, añadiendo por encima canela en polvo o, si tienes un quemador o soplete, espolvorea azúcar por encima y carameliza.

Gastronomía