REALISMO MÁGICO

Viaja al interior (de España): Ricote, Somiedo, Jerte o Bardenas Reales

Como quijotes nos vamos a las Bardenas Reales y con los ojos abiertos como persianas a los valles de Ricote, Somiedo y Jerte. Encontramos norias, osos y muchos cerezos en flor

Foto: Castildetierra, en las Bardenas Reales, el paisaje que le volvió loco al quijote de Terry Gilliam (Foto: Flickr - Álvaro Hermida)
Castildetierra, en las Bardenas Reales, el paisaje que le volvió loco al quijote de Terry Gilliam (Foto: Flickr - Álvaro Hermida)

Este itinerario tiene mucho de realismo mágico, pero no al estilo del coronel Aureliano Buendía y familia, sino uno a la española, que se va haciendo maravillosamente real según transitamos por el valle del Jerte o el de Ricote, o nos adentramos en Somiedo y cruzamos como quijotes el semidesierto de las Bardenas Reales. Esta es una de caballeros andantes mucho más allá de La Mancha. Te decimos también en qué 'venta' pernoctar. Algunas, sin alucinar, son palacios.

1. El Jerte, primavera al cuadrado

Hasta el 12 de abril estamos a tiempo de ver este espectáculo que son los cerezos blanqueando el paisaje del valle del Jerte, en Cáceres, y llenando de fiesta, dicho sea de paso, sus pueblos, empezando por Navaconcejo, Rebollar y Valdastillas, que son los más cálidos. Atención a la lluvia de pétalos. Los cerezos y su fruto son la vida de esta comarca: hay más de un millón y medio. No te pierdas la arquitectura tradicional de sus casas ni tampoco las bodegas, lagares y fraguas que se muestran tal y como eran hace cincuenta años, si no más, y la capital, Plasencia. Hay jolgorio institucional hasta este sábado 9 de abril, que se clausura en Piornal. Las actividades, mercados medievales, degustaciones y verbenas, siguen hasta el 2 de mayo.

Los cerezos en flor blanquean el paisaje  (Foto: Oficina de Turismo del Valle del Jerte)
Los cerezos en flor blanquean el paisaje (Foto: Oficina de Turismo del Valle del Jerte)

Dónde dormir: en el hotel Palacio Carvajal Girón, en Plasencia (Plaza de Ansano, 1). Tiene muros centenarios, gastrobar y una piscina climatizada, para quitarse las rutinas. Desde 89 euros. Para que te hagas una idea, según el estudio 'tHPI' de Trivago, el precio medio en esta localidad ronda los 79 euros.

2. Las Bardenas Reales, increíble pero cierto

Pellízcate todas las veces que quieras, pero el paisaje semidesértico que tienes ante tus ojos, el mismo que fascinó e irritó todo lo que pudo al incombustible Terry Gilliam, miembro insigne de los Monty Phyton, mientras quería hacer cabalgar al ingenioso hidalgo por estas tierras, es tan real como la vida misma, aunque parezca el sueño lunar de un poeta futurista. Solo que las esculturas las hizo la erosión. En estos pagos se rodaron 'Airbag' o 'Acción mutante', y más recientemente 'Juego de Tronos'. Está al sudeste de Navarra y es el reino de la avutarda y el búho real, para los pajareros. Hay rutas para hacer a pie, en bicicleta o en caballo, como Don Quijote. No lo vamos a ocultar: es también campo de tiro del Ejército. Que se lo digan a Gilliam. El centro de información de este Parque Natural y, cómo no, Reserva de la Biosfera está en Arguedas. A 70 kilómetros solo, los Pirineos.

Paisaje lunar de las Bardenas Reales (Foto: Flickr - Leopoldo de Castro)
Paisaje lunar de las Bardenas Reales (Foto: Flickr - Leopoldo de Castro)

Dónde dormir: Trivago recomienda Tudela (83 euros). Allí está el hotel AC Ciudad de Tudela, un palacio del siglo XVIII. Desde 98 euros.

3. Ricote, un oasis en Murcia

Te parecerá que te encuentras en Marruecos cuando después de pisar tierra lorquiana, por yerma, los pies y el resto puedan refrescarse por fin a la sombra de una palmera. Por algo se le conoce como valle morisco. En el valle de Ricote, la fértil planicie que riega el Segura, los árboles frutales se despiertan de su letargo invernal por estas fechas. No hay que perderse las legendarias norias, ni el azud de Ojós (con acento en la o), sus macetas con flores sembrando de color las recoletas calles, el Salto de la Novia, su vinillo y los bizcochos borrachos. Otros pueblos son Abarán, Archena o Blanca. Cerca, muy cerca, en Cieza, los melocotoneros animando aún más esta estación. Poniéndole más flores a abril.

El azud de Ojós (Foto: Instituto de Turismo de la Región de Murcia - Sergio González)
El azud de Ojós (Foto: Instituto de Turismo de la Región de Murcia - Sergio González)

Dónde dormir: el buscador propone Murcia, donde el precio anda por los 61 euros. En el valle, el balneario de Archena (Ctra del balneario, s/n), un complejo termal donde te sentirás feliz sí o sí, hay tres hoteles para elegir. Desde 50 euros.

4. Somiedo, el parque donde juegan los osos pardos

Pero no temático, por supuesto, ni nada que se le parezca. Esto es naturaleza en estado puro. Ahí están los lagos de origen glaciar, como el del Valle, a 1.580 m de altitud; esas cabañas de cuento que son las de 'teito', que fueron refugio y son tan fotogénicas, y los urogallos, lobos y ciervos que campan a sus anchas, ajenos al ruido mundanal. Por algo es Reserva de la Biosfera. Somiedo, en Asturias, no es uno sino cuatro valles, a cual más verde, para perderse; los correspondientes a los ríos Somiedo, Pigüeña, Valle y Saliencia, y con alturas considerables de hasta 2.194 m (pico El Cornón). Los senderistas se pueden poner las botas, literal y metafóricamente. Hay rutas para aburrir.

El lago Cerveriz (Foto: Parque Natural de Somiedo - César Álvarez)
El lago Cerveriz (Foto: Parque Natural de Somiedo - César Álvarez)

Dónde dormir: según Trivago, la opción más económica es Cangas de Narcea (55 € de media). En pleno Parque Natural de Somiedo está el complejo rural La Casona del Lolo, antiguo palacio de los Peláez. Desde 55 euros, dos personas. 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios