Entrevista con la presentadora y escritora

Marta Robles: "Pablo Iglesias me parece un bluf total"

La periodista Marta Robles nos presenta su novela 'A menos de cinco centímetros" y hablamos con ella de feminismo, política, desencanto y su parecido con Cameron Díaz.

Foto: Marta Robles nos habla de su novela 'A menos de cinco centímetros'
Marta Robles nos habla de su novela 'A menos de cinco centímetros'

La periodista Marta Robles descansa unos días en Marbella con su esposo, el empresario Luis Martín de Bustamante, con motivo de la presentación de su última novela 'A menos de cinco centímetros' en los 'Encuentros Culturales' que tienen lugar en esta localidad malagueña. Esta es su primera incursión en el género negro, una obra que, según la propia autora, le está trayendo muchas satisfacciones. En el hotel Villapadierna atiende a Vanitatis, y nos concede una entrevista en la que destaca que “la mejor manera de seducir a cualquiera es saber escucharle”.

Marta Robles nos habla de su novela 'A menos de cinco centímetros'.
Marta Robles nos habla de su novela 'A menos de cinco centímetros'.

Pregunta: 'A menos de cinco centímetros' es su libro número 13 y su primera incursión en la novela negra, en la que no faltan las figuras del detective desencantado y la femme fatale.

Respuesta: La novela se está recibiendo muy bien. Creo que tiene estructura sólida y muchas tramas, al igual que una prosa al servicio de la historia. Miro hacia atrás, y ya cuando era niña y hacíamos redacciones de colegio, las monjas se espantaban por lo sangriento de mis textos. El género negro estaba en mí. El detective, que es muy particular, se llama Roures, que es Robles, mi apellido en catalán y Carvalho en gallego. Un homenaje a Montalbán, a quien tanto quise.

P: A una de las personas que le agradece este libro es a su esposo Luis Martín Bustamante....

R: Sí, ha sido para mí un gran apoyo. Como digo en los agradecimientos: “por su inteligencia, su elegancia, su silencio, su olfato, su paciencia, su amor, y por prestarme su música, sus libros, su ropa y tantas cosas....”.

P: ¿Hay mucho de usted en Misia, el personaje femenino de la novela?

R: No hay nada. Es el personaje que menos tiene de mí. Solo el reloj que llevo o algún anillo. Ella es una mujer frágil, no ha luchado por las cosas que le gustaban en la vida. Yo tengo mucho más de Roures, un descreído con secretos y cicatrices, pero que se guía por un código ético que puede hacer cualquier cosa por lealtad o por amor. Misia es una mujer más guapa que yo, pero yo soy inmensamente más feliz

P: Hablando de “guapuras”, ¿es verdad que una vez le sugirieron que se cortara la melena para tener más credibilidad para hacer un informativo?

R: En el siglo XXI aun tenemos que seguir celebrando el Día Internacional de la Mujer. Es un hecho, y sigo igual de feminista que siempre. Yo he sido pionera en algunas cosas, como ser la primera mujer que hizo un informativo a las 9 de la noche, y se fijaban más en el color de mi chaqueta que en lo que iba a decir. Por eso alguien, un hombre por supuesto, me dijo: “es que tú para tener credibilidad te deberías cortar la melena”. Yo le contesté con una frase de Schopenhauer: “Tu crees que somos animales de pelo largo e inteligencia corta”. En fin, que acabé diciéndole: “¡córtate tu lo que quieras, que yo me lo voy a dejar largo!”.

P: A Ángeles Caso, en aquella época, también le pasó y acabó dejando los informativos...

R: Era una de las primeras mujeres en el Telediario. Ella no soportaba la popularidad y fue una tortura para ella.

P: Lo cierto es que los hombres siguen siendo los que mandan en casi todas las escenas del país, incluso en los medios de comunicación donde apenas hay directivas...

R: Por eso tenemos que seguir avanzando y luchando por nuestros derechos. Eso me preocupa, pero me preocupa más la violencia machista. Creo que vamos por 22 mujeres muertas. Eso pesa sobre nuestras conciencias. Es un problema serio de machismo que se expande por todo los lados. Es esa cultura machista la que sigue generando desigualdad social laboral y nos impide dar los pasos adelante que hay que dar. Esto solo se arregla con la educación.

P: A tu padre no le gustó que hicieras periodismo y hasta llegó a decirte: "Volverás de rodillas a pedirme que te dé de comer".

R: Como cuento en mi ensayo “Haz lo que temas', yo sufrí de exceso de protección por el lado de mi madre y una falta de protección por parte de mi padre. Desde niña estuve buscando su aprobación, pero nunca tuve una palabra de reconocimiento en ninguna etapa de mi vida. Mi padre pensaba que el periodismo era una carrera miserable con la que nunca me iba a ganar la vida. Así que me pagué yo la carrera y saqué varias matrículas. Cuando murió mi padre, alguna gente me dijo que él estaba muy orgulloso de mí. Yo les contesté: “me hubiera gustado que me lo dijera alguna vez”.

P: Ha llegado a decir que su padre le negó, no solo el reconocimiento físico, sino también el intelectual...

R: Yo siempre estaba pendiente de lo que decían los demás. Luego, un grave accidente me hizo pasar de patito a cisne, y vuelta atrás. Hoy lo positivizo y trato de no ser perfecta, pero tengo todas las inseguridades del mundo.

P: ¿Las mujeres somos nuestras peores enemigas?

R: Esa historia de que las mujeres rivalizamos entre nosotras y de que somos nuestras peores enemigas, es algo que nos cuentan los hombres y que nos azuzan para que entre nosotras nos enfrentemos. Pero, ¿qué sería de nosotras sin nosotras? Cuando nos unimos tenemos una fuerza tremenda. Hay una frase que me encanta: “a la mujer que sea mala con otra mujer, que le toque una esquina mas caliente en el infierno”. Tengo muy buenas amigas mujeres.

Marta Robles en Marbella presentando su libro.
Marta Robles en Marbella presentando su libro.

P: Rosa Montero se define muy “petermanista”... ¿Usted es también del país de 'Nunca Jamás'?

R: ¡Qué va! Yo soy muy Alicia. Es un cuento muy complicado. En 'Alicia en el país de las maravillas' hay una frase que siempre recuerdo que dice el gato: “tienes que correr todo lo que puedas para permanecer en el mismo sitio. Si quieres ir a alguna parte, tendrás que correr con doble rapidez”. En esta vida las cosas se consiguen a base de esfuerzo.

P: Hay quien dice que es usted una “Chica Hermida”...

R: Yo nunca lo fui. Hubo gente que empezó su carrera con Jesús, pero yo le conocí en 'Tiempo', y cuando empecé de contertulia en su programa, ya tenia yo mi propia tertulia y programa en la SER. Así que no me considero “chica Hermida”.

P: Una vez escuché que tenía el físico de Norma Duval y el buen hacer periodístico de la Mercedes Milá de entonces.

R: Es muy gracioso. Me han dicho hasta que me parezco a Cameron Díaz. Yo creo que Mercedes es muy graciosa, pero es muy histriónica y muy particular. No me parezco en nada, ni siquiera en la forma de entrevistar. No me gustan las entrevistas agresivas.


R: Escribió usted 'La dama del PSOE' una excelente biografía de Carmen Romero. ¿Qué le llama la atención de esta mujer a la sombra?

P: Fue mi segundo libro. Me parecía que tenía mucho más misterio antes de empezar el libro, que después de escribirlo. Me divertía su trayectoria: le gustaba Pedro Salinas como a mí, la poesía... En fin. que me parecía un personaje antes de escribir sobre ella. Pero cuando me metí en su historia, me pareció curiosa, pero no me pareció tan sensacional como el personaje que yo pensaba. Ella no quería que se escribiera el libro, pero luego se que le gustó porque estaba hecho con total delicadeza y desde el mas absoluto respeto.

R: ¿Y que biografía de mujer le gustaría escribir?

P: Hay muchas, pero en este momento no me veo escribiendo biografías. Dentro de unos días me presenta Rosa Regàs, y de ella sí que me podría apetecer escribir por esa capacidad excepcional que tiene en todo. Aunque en el fondo, de lo que me gustaría escribir es de las mujeres.

Marta Robles con su marido Luis Martín de Bustamante
Marta Robles con su marido Luis Martín de Bustamante
P: Pues ahí tiene a Susana Díaz...

R: Ahora estoy en la novela y en la ficción, y no tengo el más mínimo interés en escribir de las políticas actuales.

P: Y de políticos, ¿le parece atractivo Pablo Iglesias?

R: Me parece un bluf total. Al principio, cuando salió, me divertía porque me parecía un revulsivo dentro de la política. Un tipo que venia de la universidad, me parecía muy interesante, pero después me ha parecido un impostor que no cumple lo que predica.Tiene dos caras, y no me gusta lo que dice ni el rollo que hay con las mujeres de ese partido. Pablo tiene una ambición desmedida y me da mucho miedo. Si hay casta pura, es esa ambición.

P: ¿Le conoce personalmente?

R: No. El otro día conocí a Errejón y me llamó la atención. Físicamente parece un niño, pero de niño no tiene nada. No me importa que estén en el panorama político porque estamos en la prueba del algodón, pero ya veremos si saben entenderse con los demás políticos, que es de primera obligación.

P: Parece aburrida de la política.

R: Sí, totalmente. Creo que es algo generalizado en todos los españoles. Vivimos en un completo hastío que se nota incluso en las tertulias televisivas que antes daban buena audiencia y ahora cada vez menos. No nos fiamos de los políticos. Estamos desencantados.

P: Y ese desencanto se ve más en los jóvenes, ¿no? Su hijo, Ramón Langa Robles, quiere ser actor..

P: Sí, y está haciendo ya cositas. A mí no me gusta nada que mi hijo quiera ser actor en un país donde el 80% de los actores no puede vivir de su trabajo, pero yo le apoyo en todo para que consiga su sueño.

P: Y, de sus otros dos hijos más pequeños, ¿alguno le va a salir periodista?

R: Espero que no. Esta profesión necesita mucha dedicación y estaría bien que tuvieran más tiempo para ellos mismos. Uno de ellos creo que va a ser ingeniero, como su padre.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios