La reina Sofía, ausente en la boda de su ahijada, Sophie Von Schönburg
  1. Casas Reales
Sophie se casa con Carles Andreu y Alacreu

La reina Sofía, ausente en la boda de su ahijada, Sophie Von Schönburg

El pasado sábado contraían matrimonio en Ronda (Málaga) Sophie Von Schönburg y Carles Andreu y Alacreu. No asistió la reina, quien siempre se ha mantenido muy cercana a la familia de su prima

placeholder Foto: Imagen de la reina Sofía en el bautizo de Sophie Von Schönburg (I.C.)
Imagen de la reina Sofía en el bautizo de Sophie Von Schönburg (I.C.)

A pesar de la distancia y de las obligaciones que implica su cargo de soberana, la Reina Doña Sofía siempre ha estado pendiente de su amplia familia y, en la medida en la que su agenda se lo ha permitido, ha acudido a cuantas celebraciones ha sido invitada. Sin embargo, ha sido la gran ausente en la boda de una de sus ahijadas.

El pasado sábado contraían matrimonio en Ronda (Málaga) Sophie Von Schönburg y Carles Andreu y Alacreu. La novia, hija de Rudolf Graf Von Schönburg, el famoso Conde Rudi, y María Luisa de Prusia, prima de Doña Sofía, es ahijada de la Reina. Sin embargo, Su Majestad no pudo (o no quiso) ser testigo del “sí, quiero”.

Desde primera hora de la mañana del sábado, la prensa esperaba a las puertas de la iglesia la posible llegada de Su Majestad, aunque la opción fuera remota, para inmortalizar una escena que no se producía desde 1979, cuando el helicóptero de Doña Sofía aterrizó en el estadio Utrera de Molina de Marbella para dirigirse desde allí a la parroquia de La Encarnación, donde una recién nacida Sophie recibía el bautismo. Pero el esperado reencuentro no se produjo.

Fuentes cercanas a la familia aseguran a este medio que Sophi apenas guarda recuerdo de su madrina, con la que apenas tiene contacto. María Luisa de Prusia ha reconocido en diferentes entrevistas que no se ve todo lo que quisiera con la Soberana, aunque asegura que la recibe en Palacio siempre que la fundación que lidera, que lucha contra el SIDA, convoca algún evento solidario.

*Rudolf Graf Von Schönburg, el conde Rudi, y María Luisa de Prusia

Una boda rociera

Sin embargo, esta ausencia no empañó una boda de marcado sabor andaluz. Convertidos en marido y mujer, Sophie y Carles recorrieron las calles de Ronda, acompañados de un coro rociero que les condujo hasta el ayuntamiento. Una vez allí, los invitados pudieron degustar un cóctel en el parque de la plaza Duquesa de Parcent, acondicionado especialmente para el evento.

Los contactos del Conde Rudi, uno de los principales impulsores de Marbella en los años 60 y 70, socio de su primo Alfonso de Hohenlohe y fundador del lujoso Marbella Club, permitieron que un parque municipal se convirtiera en el escenario perfecto para el ágape. Más tarde, familiares y amigos se trasladarían a una finca privada, alejada de las miradas curiosas de los vecinos, que han sido testigos de cómo Ronda se ha convertido en el escenario de dos grandes bodas con tan solo quince días de diferencia. Primero Fran Rivera y después Sophie.

*Sophie Von Schönburg y Carles Andreu y Alacreu

La nueva aristocracia andaluza

Sencilla en sus formas, perfeccionista y muy discreta. Así definen quienes la conocen a la condesa Sophie Schönburg. Hija de la Princesa María Luisa de Prusia, heredera del último rey de Prusia, y del Conde Rudi, descendiente del Archiduque de Austria, Francisco Fernando, Sophie pertenece al selecto grupo de la nueva aristocracia andaluza, en el que ha pesado más el esfuerzo y el tesón que un título que muchos desconocen que posee. A pesar de su juventud, sólo tiene 34 años, la condesa ha trabajado en los departamentos de comunicación de Escada y Lladró, donde ha ocupado cargos en Munich, París y Nueva York. Sin embargo, ha sido en Valencia, ciudad de origen de su marido, propietario de la firma Yonoh Estudio Creativo, donde ha terminado realizando su labor profesional como directora de división de CuldeSac Experience.

Bodas de famosos
El redactor recomienda