Don Juan Carlos y su idilio con la sanidad privada, en datos
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Don Juan Carlos y su idilio con la sanidad privada, en datos

El antiguo monarca volverá a pasar por el quirófano este sábado por un problema de corazón. Salvo en contadas ocasiones, siempre ha preferido clínicas privadas para operarse

placeholder Foto: El rey Juan Carlos, en una boda en Granada. (Getty)
El rey Juan Carlos, en una boda en Granada. (Getty)

En una ocasión, antes de una de las numerosas intervenciones a las que ha sido sometido el rey Juan Carlos en los últimos años, le preguntaron a un portavoz de la Casa del Rey por qué había escogido una clínica privada para operarse y no un hospital público. La Casa se escudó entonces en razones de "seguridad y comodidad" y quiso puntualizar que optar por la sanidad pública a toda costa, para responder a la presión social, habría sido "demagógico".

El rey Juan Carlos se someterá a su primera operación cardiaca

Tener a una personalidad como el rey Juan Carlos en un centro público implicaría interferir irremediablemente en la vida sanitaria de ese centro, con la consiguiente molestia al resto de pacientes por la seguridad o la atención mediática. Es una de las razones que han llevado prácticamente siempre al antiguo monarca a cuidar su salud en centros privados. Lugares donde, además, la discreción está asegurada.

[LEA MÁS: El rey Juan Carlos será operado del corazón este sábado]

En el año 1985, el rey conoció al catedrático de Urología Josep María Gil-Vernet. Dos años antes había sufrido un aparatoso accidente esquiando en la estación suiza de Gstaad que le provocó una fisura en la pelvis y que, con el tiempo, le había generado una fibrosis pélvica. El doctor tenía el sentido del humor que le gusta al rey Juan Carlos. Cuando empezaron a correr rumores sobre que la intervención de fibrosis pélvica se trataba en realidad de la extirpación de un tumor testicular, Gil-Vernet se atrevió a salir al paso con sorna: "El Rey está muy entero, y esto es cierto tanto en sentido real como figurado". La verdad no se sabrá nunca porque el expediente médico del antiguo monarca desapareció misteriosamente en el año 2004 de la consulta del médico.

placeholder El rey, saliendo del Clínic de Barcelona tras ser operado de un pulmón. (Getty)
El rey, saliendo del Clínic de Barcelona tras ser operado de un pulmón. (Getty)

Aquel doctor no solo le operó, sino que brindó al entonces monarca un clima de confianza absoluto que derivó en una relación médico-paciente de 17 años. Cada año, el rey acudía a la Clínica Sant Josep de Barcelona para hacerse sus revisiones anuales, tuvieran o no que ver con el aparato urinario. En 2001, Gil-Vernet le operó de unas varices en la pierna derecha sin mayores complicaciones. Valoró incluso operarle de un hombro.

A pesar de la fama de su más ilustre paciente, la Clínica Sant Josep quebró en 2003. Aunque Gil-Vernet se estableció por su cuenta, el rey decidió cambiar de sitio para someterse a sus chequeos anuales (su popular ITV). Don Juan Carlos seguía apreciando la privacidad que le brindaba Barcelona y escogió a partir de entonces el Centro Internacional de Medicina Avanzada (CIMA) de la Ciudad Condal para estos chequeos, además de la Clínica Planas, donde se sometía anualmente a tratamientos antiedad. Las dos, como la anterior, son privadas.

Así, el cuidado de la salud de Don Juan Carlos, más allá del equipo de Zarzuela, ha estado casi siempre en manos privadas. De las cerca de veinte operaciones a las que se ha sometido desde una primera apendicitis que sufrió en Tánger en 1954, el 90% se han llevado a cabo en centros que no formaban parte de la red pública. Las razones, como ya citábamos al comienzo de este artículo, son, además de la calidad (el jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca de la Quirón es el doctor Alberto Forteza, una eminencia en su especialidad), la seguridad, la intimidad y la intención de la Casa del Rey de molestar e interferir lo menos posible en la vida sanitaria.

placeholder El antiguo monarca, saliendo del Hospital San José tras el accidente de Botsuana. (Getty)
El antiguo monarca, saliendo del Hospital San José tras el accidente de Botsuana. (Getty)

Todo el mundo recuerda las imágenes del rey Juan Carlos saliendo con un bastón a hablar con la prensa y decir aquello de "lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir". Fue después del accidente de Botsuana, en abril de 2012, tras ser operado de la cadera derecha en el Hospital San José de Madrid. Ese centro privado, que entonces pertenecía al grupo USP Hospitales, fue escenario habitual de las operaciones del rey durante años. El doctor Villamor le intervino allí varias veces de la cadera y del talón de Aquiles. También le pusieron una prótesis en la rodilla derecha.

Además de la cadera, también la espalda le daba problemas. En marzo de 2013, el doctor Manuel de la Torre le operó de una hernia discal, esta vez en la Clínica La Milagrosa. Cuando apenas se estaba recuperando de esta operación, se anunció una nueva operación de cadera. En esta ocasión iban a poder contar con uno de los grandes especialistas en este campo, el doctor Miguel Cabanela, llegado de la prestigiosa Clínica Mayo de Minnesota para 'salvar' la real grupa. Cabanela valoró operarle en La Paz, pero se desestimó por su alto coste en términos sociales (había que cerrar media planta del hospital para asegurar la privacidad y la seguridad del rey).

placeholder Los reyes Felipe y Letizia, la reina Sofía y la infanta Elena, saliendo de la Quirón. (Getty)
Los reyes Felipe y Letizia, la reina Sofía y la infanta Elena, saliendo de la Quirón. (Getty)

Finalmente, Cabanela y la Corona decidieron que el mejor sitio para llevar a cabo la intervención era el Hospital Universitario Quirón de Pozuelo de Alarcón, el mismo donde será operado este sábado. De alguna manera, el rey volvía por donde solía. En julio de 2012, el grupo USP (propietario del Hospital San José) y el grupo Quirón se habían fusionado sorteando los recelos iniciales de Competencia, alumbrando al mayor conglomerado de hospitales privados del país.

La única vez que se tiene constancia de que Don Juan Carlos optara por la sanidad pública fue cuando fue intervenido de un nódulo en el pulmón que resultó ser benigno. Lo hizo en el Clínic de Barcelona que, por cierto, también tiene una parte de negocio privado que le sirve para cuadrar cuentas. Hace unos meses se le extirpó de la mejilla un carcinoma basocelular, pero no se facilitó mayor información. Dada la discreción de la operación, es de suponer que también en esta ocasión escogiera alguna recóndita clínica privada para tratarse.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Rey Don Juan Carlos