Tintes, costureras...: los trucos de Letizia y otras royals para dar nueva vida a su ropa
  1. Casas Reales
ROYALS AHORRADORAS

Tintes, costureras...: los trucos de Letizia y otras royals para dar nueva vida a su ropa

Hay una tendencia cada vez más habitual entre las royals europeas: muchas de ellas modifican los diseños que han lucido en alguna ocasión, haciendo que parezcan diferentes

Foto: La reina Letizia, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Letizia, en una imagen de archivo. (EFE)

Tanto por cuestiones prácticas como por imagen, las royals europeas tienden cada vez más a reciclar sus prendas de vestir, reutilizando una y otra vez -salvo excepciones- su ropa. Y hay una tendencia que es cada vez más habitual: muchas de ellas modifican los diseños que han lucido en alguna ocasión, haciendo que parezcan diferentes la siguiente vez que se lo ponen. Es lo que ha hecho esta misma semana Máxima de Holanda para celebrar el Día del Presupuesto, una cita especial en el calendario real.

La argentina lució un vestido del diseñador Claes Iversen que ya le habíamos visto, pero que parecía otro. La versión original tenía un color amarillo más claro y llamativo, mientras que en el Prinsjesdag lo lució de un color más mostaza, tirando a dorado. La razón es que Máxima había decidido teñirlo para darle un toque más oscuro y solemne que el amarillo inicial.

Máxima, este martes y con el diseño en 2017. (Cordon Press / EFE)
Máxima, este martes y con el diseño en 2017. (Cordon Press / EFE)

Pero Máxima de Holanda no es la única royal que utiliza este tipo de trucos para hacer que sus prendas parezcan otras, bien porque no se encontraba a gusto con la original o por simple capricho. La propia reina Letizia ha tirado de costurera en más de una ocasión, modificando los patrones de sus vestidos. Un ejemplo es el vestido de Felipe Varela en gris que lució en la cena previa a su boda, y que vimos meses después con algunos cambios. También entraría en la categoría de 'modificados' un vestido de gala diseñado por Lorenzo Caprile, con falta en verde botella y cuerpo bordado. En 2006, el escote era tipo barco, mientras que en 2009 apareció con ciertos arreglos, con escote en V, tapando ligeramente los hombros.

La reina Letizia, en 2006 y en 2009. (Getty)
La reina Letizia, en 2006 y en 2009. (Getty)

Y otra es Kate Middleton, que no solo customiza los diseños originales antes de estrenarlos, sino que también ha cambiado el patrón de algunos de sus vestidos más icónicos. Por ejemplo, el que llevó a los últimos Bafta no era así cuando lo estrenó, unos años antes durante un viaje a Malasia junto al príncipe Guillermo. Por aquel entonces lucía unas mangas semitransparentes, mientras que cuando lo volvimos a ver, llevaban un forro incorporado que las hacía prácticamente opacas.

Y un caso aún más evidente y también, como el anterior, firmado por Alexander McQueen. En 2017 escogió para los Premios Bafta un diseño en negro salpicado de flores, en el que destacaba el amplio escote barco. Dos años después, para la gala de la National Portrait Gallery, los hombros iban cubiertos gracias a que había añadido unas pequeñas mangas de la misma tela.

Con el vestido de Alexander McQueen. (EFE / Reuters)
Con el vestido de Alexander McQueen. (EFE / Reuters)

Y más reciente es el caso de Beatriz de York, aunque no precisamente con un vestido suyo. Pero también echó mano de la aguja y el hilo para tener el vestido de novia perfecto. Y es que la hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson eligió para su gran día un diseño que había pertenecido a su abuela, la reina Isabel II. Se trata de una creación que Norman Hartnell hizo para que la soberana lo luciera en 1966, en la apertura del Parlamento, y que ha sido modificado añadiéndole mangas transparentes por Angela Kelly y Stewart Parvin, dos de los diseñadores de cabecera de la monarca.

Beatriz de York, con el vestido que pertenecio a la reina Isabel. (Reuters)
Beatriz de York, con el vestido que pertenecio a la reina Isabel. (Reuters)

A Mary de Dinamarca se le ha criticado mucho su gasto en ropa y su afición a la alta costura. Y es cierto. Pero también que es una de las royals que más reutilizan sus prendas y saben cómo darles una segunda vida gracias a unos pequeños cambios. En la coronación de Naruhito de Japón fue una de las invitadas más elegantes, gracias a su look, compuesto por un vestido rosa palo del que salía una espectacular capa de lentejuelas. Pero, aunque parecía uno completamente distinto, era el mismo que había llevado en la coronación de Guillermo de Holanda. Con una diferencia importante: había cambiado el cuerpo de encaje y pedrería que tenía el diseño en 2013 por la capa que lució en Japón.

Y no era la primera vez que lo hacía. Solo un mes antes, durante la visita oficial que Victoria y Daniel de Suecia hicieron a Dinamarca, Mary llevó un vestido de Ralph Lauren con tul, en color rosa empolvado. Casualmente, era el mismo diseño que la australiana había lucido en la fiesta previa a la boda de los príncipes suecos, en 2010. Nueve años después, quiso rescatarlo, aunque acortando su longitud, y dejándolo con un largo midi, al hilo de las tendencias actuales.

Mary, con el vestido en 2010 y en 2019. (Getty / EFE)
Mary, con el vestido en 2010 y en 2019. (Getty / EFE)
Máxima de Holanda Mary de Dinamarca Kate Middleton Reina Letizia Beatriz de York
El redactor recomienda