Logo El Confidencial
año de nieve, año de bienes

Gstaad, donde los ricos (Ana Botín, Madonna y Andrea Casiraghi) son felices en invierno

En el pequeño pueblecito sueco se reúnen las mayores fortunas del mundo para dar la bienvenida al año nuevo

Foto: Elizabeth Taylor y Richard Burton en Gstaad. (Getty)
Elizabeth Taylor y Richard Burton en Gstaad. (Getty)

Hay un lugar en el mundo, bañado por la blanca nieve, donde los ricos riquísimos disipan sus largas vacaciones de invierno. Un emplazamiento donde hay tantas vacas como habitantes, 8.000. Una población suiza que recibe unos 15.000 visitantes al año. Todos ellos con un altísimo poder adquisitivo. En Gstaad tienen por costumbre despedir el año, y celebrar el siguiente, Ana Patricia Botín y Guillermo Morenés. Siempre rodeados de amigos y familiares en el coqueto Gran Hotel Bellevue. Antaño el favorito para cuidarse y hoy relegado a un segundo plano por culpa del Alpina, en cuya construcción se invirtieron 200 millones de euros.

Durante décadas la fiesta organizada para tomar las uvas por el desaparecido Emilio Botín rivalizó con la del diseñador Valentino. El cual tiene la costumbre de celebrar la Nochevieja en su cabaña suiza, conocida como Chalet Gifferhorn, acompañado de su expareja y mano derecha, Giancarlo Giammetti, su íntima españolísima Naty Abascal y sus perros carlinos. Por su mesa han pasado figurones como Madonna, Natalia Vodianova y Elton John.

 Fiesta de sociedad en Gstaad. (Getty)
Fiesta de sociedad en Gstaad. (Getty)

El capítulo de Gstaad en la historia de las grandes fortunas se escribe a partir de 1913, cuando fue accesible en tren desde Ginebra. Llevaban 30 años enviando a los herederos de tan vastas sumas al colegio Le Rosey, el más caro del mundo y conocido como la 'escuela de los reyes’ (porque por sus aulas pasearon sus uniformes Rainiero de Mónaco, el Aga Khan, el rey Juan Carlos I y hasta los hijos de John Lennon), que tiene la costumbre de trasladar a sus alumnos a las montañas de los Alpes los tres primeros meses del año.

Este lugar de retiro de la realeza europea comenzó a ocupar las portadas de las revistas gracias a Liz Taylor, Richard Burton y Brigitte Bardot, que pasearon sus calles, prohibidas al tráfico desde 1997, animados por la exactriz de Hollywood y princesa monegasca Grace Kelly. Hasta su enemiga más popular, Jackie Kennedy, una vez viuda, se acercó en 1966 acompañada de sus hijos. Poco antes habían aterrizado las firmas de lujo, como Louis Vuitton o Chopard, en la calle Promenade, la arteria principal de este pueblecito de casas idénticas cuyos balcones invaden solo los geranios.

 Vista aérea de Gstaad. (Getty)
Vista aérea de Gstaad. (Getty)

No muy lejos de allí se casaron Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo en febrero de 2014, concretamente en la iglesia de San Nicolás de Rougemont, construida por la Orden de Cluny en el siglo XI. Pero no todos los recuerdos de Gstaad son felices. En 1983 el Rey emérito se fracturó la pelvis y tuvo que pasar por quirófano tras pasar varias semanas en cama. Tres años antes había sido asesinada, por un vulgar ladrón, la noble rusa Nina Adreevsky , esposa del pintor y teórico ruso Wassily Kandinsky, en ‘Villa esmeralda’, su casa de Gstaad. Fue encontrada en el cuarto de baño por el fontanero. Los ricos, a veces, también lloran.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios