La familia de Fernando Martín, harta de Ana Obregón
  1. Noticias
NOTICIAS

La familia de Fernando Martín, harta de Ana Obregón

La familia del fallecido baloncestista Fernando Martín está muy disgustada con las inminentes memorias de Ana Obregón, Así soy yo, que verán la luz el próximo martes,

Foto: La familia de Fernando Martín, harta de Ana Obregón
La familia de Fernando Martín, harta de Ana Obregón

La familia del fallecido baloncestista Fernando Martín está muy disgustada con las inminentes memorias de Ana Obregón, Así soy yo, que verán la luz el próximo martes, sobre todo después de comprobar que, tal y como desgrana esta misma semana la revista Hola, la actriz dedica gran parte de su autobiografía a la relación que mantuvo en el pasado con el jugador. La publicación recoge asimismo fotografías exclusivas y extractos de la obra relacionadas con los tres hombres que, según Obregón, más han marcado su vida: el príncipe Alberto de Mónaco, Fernando Martín y el aristócrata Alessandro Lequio.

Según ha podido saber Vanitatis, el entorno del que fuera una de las grandes promesas del basket está harto de que la actriz utilice, cada cierto tiempo, el nombre de Fernando Martín para reaparecer en televisión y revistas. Ya lo hizo hace unos meses cuando se introdujo en La Caja, donde desnudó su alma para recordar gran parte de su pasado, un gesto que molestó sobremanera a la familia de Martín, especialmente a sus padres, al igual que su participación en el programa Más allá de la vida o aquellas fotografías en las que aparecía la bióloga visitando la tumba del que fuera su pareja.

Miembros de la familia han mostrado su malestar ante la actitud de Obregón, por no haber cesado en todo este tiempo de remover el pasado, mientras se afanaban en matizar, además, ciertos aspectos de la versión de la historia que siempre ha defendido la presentadora. Los más allegados aseguran que el gran amor de Fernando Martín no fue Ana Obregón, sino Blanca Suelves, con la que mantuvo una larga y estable relación y que posteriormente contraería matrimonio con el duque de Alburquerque, mientras decidía permanecer al margen de toda esta historia y optaba así por un perfil bajo en términos mediáticos.

Por su parte, la bióloga, siempre ha mantenido que su historia con el jugador de baloncesto no fue una simple relación esporádica, sino que Fernando Martín fue el verdadero amor de su vida, y desvela en sus memorias algunos de los episodios que vivió con éste y lo hace con pelos y señales. "Nuestros ojos nos anclaron el uno al otro. Y para siempre. Nunca había creído en los flechazos... y, sin embargo, lo que sentimos Fernando y yo fue un flechazo desde el primer momento (...). Todo mi cuerpo se estremeció cuando me besó. Fue intenso, pasional. Al tener sus labios junto a los míos, sentí que besaba la vida y que sus labios serían los últimos que besaría jamás", relata.

"Nuestros cuerpos eran dos imanes que se atraían en silencio. Se paró el tiempo. Pude sentir cómo me acariciaba el alma, con pasión y dulzura. Nos amamos toda la noche y toda la noche él me miró con esos ojos alumbrados por la luna que yo había buscado tanto tiempo...Sentí que alguien, por fin, me quería de verdad. 'Quiero que seas la madre de mis hijos. Sé que serás la mejor madre del mundo' (...). Y yo, Fernando. Quiero ser la madre de tus hijos. No quiero separarme de ti nunca más". Así de explícitos son los pasajes en los que Ana Obregón rememora su relación con el jugador de baloncesto, fallecido en un accidente de tráfico en 1989. Pasajes que no han gustado demasiado a la familia de Fernando.

Ana Obregón