Logo El Confidencial
en el concierto de noa en marbella

Eduardo Galván, el nuevo acompañante de Carmen Lomana que vela por su salud

Es médico de la Quirón de Marbella y la atendió cuando sufrió un aparatoso accidente con su propio coche en la Costa del Sol. Ahora, la protege y según comenta también hace que su corazón vuelva a latir con más ritmo

Foto: Carmen Lomana y Eduardo Galván, en Starlite Festival (Vanitatis)
Carmen Lomana y Eduardo Galván, en Starlite Festival (Vanitatis)

Carmen Lomana tiene el corazón contento. Sus pulsaciones van a mil. Pero están controladas al cien por cien desde que ha puesto en su vida a un conocido medico marbellí de la clínica Quirón. Su nombre es Eduardo Galván Sánchez y con él se pasea por todos los saraos de la ciudad. El último, este domingo, en el concierto de Noa en Starlite Festival. Allí Carmen y Eduardo disfrutaron de la delicada voz de la cantante israelí.

La pareja se conoció en Sevilla en una fiesta del empresario Pepe García Tejada. Después de un tiempo sin verse, el verano pasado la vida les puso de nuevo frente a frente. Carmen sufrió un absurdo accidente cuando su propio coche, sin piloto y sin freno de mano, la atropelló cerca de Llanes. Las lesiones la obligaron a asistir a la clínica Quirón de Marbella y de nuevo Eduardo volvió a aparecer en su vida. “Me cuidó tanto y tan bien que no lo olvidaré nunca. Eduardo es un encanto”, comenta ella misma a Vanitatis. Desde entonces Lomana se deja querer por el apuesto galeno. Aunque no se ha convertido en su acompañante oficial hasta que no ha roto con el periodista de El Mundo Ángel Casaña.

Romanticismo en Noa

Carmen Lomana ya es una de esas celibrities que se hace imprescindible en los principales eventos sociales de la Costa del Sol. Haciendo gala de su tipazo, este domingo se vistió de azul aguamarina y bailó hasta las mil con su acompañante en el after de Starlite. Eduardo y ella llegaron a la cantera a media tarde para asistir al cóctel servido en el Lounge, de la mano de Spring Games y Pablo Hohenlohe. Allí se codearon con Victoria Swarovski y Gunilla Von Bismark. Más tarde, entradas en mano, se ubicaron en sus palcos para deleitarse con la música intimista de Noa. “Es tan elegante y espiritual que me ha tocado el alma”, dijo Lomana.

Eduardo no dejaba de poner los ojos en Carmen. Los que conocen bien a Lomana piensan que puede estar más enamorada de lo que dice. Cuando empezó a salir con el conocido periodista Ángel Casaña escribió en su Twitter: "Estoy muy ilusionada con él. Soy romántica y cuando empiezo una relación siempre pienso que será definitiva". Entonces esperaba que su amor fuera para siempre, pero doce meses después tocó a su fin. Ahora Carmen se plantea las relaciones mucho más abiertas: “Me voy a Mallorca a la Copa del Rey, con lo cual no estaré en Marbella para mi cumpleaños, ya celebraré algo a mi vuelta”. Como canta Noa: “La vida es bella”. Sobre todo para Lomana.

Carmen Lomana refrescándose en aguas marbellís
Carmen Lomana refrescándose en aguas marbellís

Starlite Festival