decoración

McCann Worldgroup: las oficinas del futuro ya están aquí

Una antigua fábrica de tejanos se ha convertido en la nueva sede de esta agencia de creatividad. Un espacio rompedor cuya arquitectura y diseño tiene el sello de Studio Banana

Foto: El Ágora, concebido como un punto de encuentro para los empleados de McCann (Foto: Cortesía)
El Ágora, concebido como un punto de encuentro para los empleados de McCann (Foto: Cortesía)

Hace varias décadas que las máquinas de coser dejaron de funcionar en la sede madrileña de la extinta fábrica de vaqueros Rok. Hoy, en este edificio de tres plantas ubicado en el distrito de Chamartín ya no hay aparatos de costura, sino imponentes pantallas de ordenador en las que se confeccionan planes de marketing o se diseñan estrategias de comunicación. Un símil que sirve como ‘hilo' argumental en la labor que desarrollan en esta localización una legión de 400 empleados de McCann Worldgroup España. En su nueva ubicación en la capital el diseño es esencial. Las oficinas del futuro ya están aquí.

Un sofá modular de Patricia Urquiola para la firma italiana Moroso o las célebres sillas Mademoiselle de Artek adornan la singular recepción de este edificio de 6.500 metros cuadrados de superficie. Dos notas decorativas que posiblemente pasen inadvertidas para los menos duchos en tendencias de mobiliario, pero que forman parte del ADN deco del resto de sus instalaciones. “Estas nuevas oficinas son una nueva manifestación de la cultura del cambio por la que siempre ha apostado nuestro grupo y responden no solo a una mera necesidad de espacio, sino a una voluntad de transformación en el sentido más literal del término”, sostiene Félix Vicente, presidente de la división española de esta red global de agencias de publicidad.

¿El objetivo? Democratizar el espacio y crear espacios que fomenten el intercambio (Foto: Cortesía)
¿El objetivo? Democratizar el espacio y crear espacios que fomenten el intercambio (Foto: Cortesía)

La transformación de este inmueble, del que se ha conservado su infinito solado de terrazo blanco, se ha concebido como un espacio sin pasillos ni tabiques. “Los despachos o algunas salas están ideados como coloristas ‘huts’ (o cabañas) de aspecto industrial, algunas de ellas con tejados a dos aguas”, señala a este medio Vicky Nieto, directora de Desarrollo Corporativo y adjunta al presidente. Democratizar el espacio y hacer que la luz natural reine en estas oficinas fueron dos de las líneas de trabajo en las que se afanaron desde Studio Banana. Ellos han sido los responsables de la nueva morfología de esta antigua fábrica.

De hecho, sus paredes conservan la esencia de lo que antaño fue. Aunque con un ligero lavado de cara: algunas combinan el ladrillo con los restos de pegamento para azulejos o con pequeños paños de yeso que sirven como renovados marcos para sus grandes ventanales. Para desarrollar tan singular recinto, único en su especie, Studio Banana ha tomado referencias decorativas de Space10, un laboratorio de innovación con sede en Copenhague. “Este lugar nos pareció muy inspirador y es cierto que puede haber muchas influencias de él en nuestras nuevas oficinas”, explica Nieto.

Las paredes de este edificio de tres plantas conservan la esencia de lo que antaño fue: una fábrica de pantalones vaqueros (Foto: Cortesía)
Las paredes de este edificio de tres plantas conservan la esencia de lo que antaño fue: una fábrica de pantalones vaqueros (Foto: Cortesía)

Las obras que se desarrollaron a lo largo de seis meses han puesto de manifiesto no solo la importancia del diseño, sino también sus beneficios: “Creemos que este ambiente de trabajo influye positivamente en la creatividad, en la forma en que surgen las ideas y en el trabajo colaborativo”, dice. Y, desde luego, sobran las razones para creerlo, ya que en la nueva localización de McCann se ha evolucionado en el concepto tradicional de sala de reunión y existe, por ejemplo, una zona cuajada de monsteras, arecas o ficus llamada El Jardín, de cuyo techo pende un columpio. O ese otro gran espacio llamado El Mercado, que es “donde convocamos a nuestros clientes para venderles nuestros proyectos”, argumenta la directora de Desarrollo Creativo. Tampoco faltan simpáticos offices​, entre cuyos azulejos la legión de trabajadores de esta agencia de creatividad toma el primer café de la mañana o el segundo de la tarde.

La nueva sede de McCann se ha concebido como un espacio abierto y sin tabiques donde la luz natural se cuela hasta en sus cabañas (Foto: Cortesía)
La nueva sede de McCann se ha concebido como un espacio abierto y sin tabiques donde la luz natural se cuela hasta en sus cabañas (Foto: Cortesía)

El espíritu y la concepción de unas oficinas de espacios desprovistos de paredes es precisamente eso: fomentar la colaboración y las reuniones distendidas para desarrollar ideas. De hecho, antes de que este proyecto se convirtiera en una realidad, se formaron grupos de trabajo para que los empleados también fueran parte activa del nuevo aspecto de la nueva sede. “Quisimos que expusieran cuáles son sus necesidades a la hora de trabajar, de qué forma todo puede hacer que nuestro día a día resulte más sencillo o cómo unificar objetivos... Lo que pretendíamos era que cualquiera de nosotros dejara su impronta en nuestra nueva casa”, nos cuenta Nieto.

McCann Worldgroup: las oficinas del futuro ya están aquí

Además de una racionalización de los espacios y de esa particular concepción de los lugares de encuentro y distensión, el mobiliario de la nueva sede de McCann destaca por su sobriedad y sencillez. Todos los empleados disponen de un mismo tipo de mesa de trabajo –en madera maciza y lacada con barniz mate– fabricada en tres tamaños diferentes. Un color que se traslada a algunas de las paredes de sus cabañas –revestidas también con metacrilato o cristal– o a los armarios para el almacenaje. ¿El resto? Una explosión de colores vibrantes que va desde los naranjas más vivos a tenues verdes menta. Porque este colorido lugar invita al futuro perfecto en el entorno laboral: “Gracias a nuestro trabajo conjunto con Studio Banana no solo hemos logrado que este espacio sea una extensión de lo que somos, sino los territorios y lugares aún desconocidos hacia los que nos dirigimos”, concluye Vicky Nieto.

Los colores vibrantes de sus cabañas destacan entre los aires industriales propios del edificio (Foto: Cortesía)
Los colores vibrantes de sus cabañas destacan entre los aires industriales propios del edificio (Foto: Cortesía)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios