El Palacete Albéniz, el 'refugio' de don Felipe y doña Letizia en Barcelona
  1. Casas Reales
RESIDENCIA OFICIAL

El Palacete Albéniz, el 'refugio' de don Felipe y doña Letizia en Barcelona

Don Felipe y doña Letizia no querían que terminase el año sin entregarle a Joan Margarit su Premio Cervantes y por eso organizaron una discreta entrega en este palacete

placeholder Foto: Los Reyes, en el Palacete de Albéniz junto a Joan Margarit. (EFE)
Los Reyes, en el Palacete de Albéniz junto a Joan Margarit. (EFE)

Cuando los Reyes viajaron el pasado lunes a Barcelona de forma privada, eligieron un escenario muy especial para su acto. Don Felipe y doña Letizia no querían que terminase el año sin entregarle a Joan Margarit su Premio Cervantes, y por eso organizaron una discreta entrega en el Palacete Albéniz, su residencia oficial en Barcelona.

Un sitio que apenas han disfrutado institucionalmente en estos años, no solo desde que asumieron la Corona, sino desde que se casaron. También han sido contadas las visitas del rey Juan Carlos y la reina Sofía, quienes sí viajaban ocasionalmente a la Ciudad Condal cuando la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin vivían en Pedralbes. Pero al ser estancias de carácter privado, no se alojaron en el Albéniz.

placeholder Los Reyes, en el Palacete Albéniz. (EFE)
Los Reyes, en el Palacete Albéniz. (EFE)

Construido en 1929 en Montjuic, se convirtió en la residencia oficial de los Reyes en Barcelona en 1975, cuando don Juan Carlos y doña Sofía prefirieron alojarse en él en lugar de en el Palacio Real de Pedralbes. Y ha vivido diferentes épocas: desde su total desuso hasta después de la Guerra Civil, servir de alojamiento a visitantes ilustres durante la dictadura o convertirse en la sede para la entrega de importantes premios como los Gaudí o los Ondas. Esta utilización ha sido posible ya que su titularidad es del ayuntamiento barcelonés, a pesar de que el mantenimiento corresponde a Patrimonio Nacional.

placeholder El rey Felipe, en una de las últimas audiencias celebradas en el Palacete Albéniz. (EFE)
El rey Felipe, en una de las últimas audiencias celebradas en el Palacete Albéniz. (EFE)

Precisamente, fue el ayuntamiento el que encargó, más de tres décadas después de su inauguración, una reforma y ampliación para construir las dos alas perpendiculares al pabellón principal. Una de ellas contiene el comedor de gala; la otra, la sección residencial. Estas dos ampliaciones se sumaron entonces a la construida con anterioridad y que comprende un vestíbulo de entrada y varios salones y despachos, de cuyas paredes cuelgan obras de importantes artistas nacionales, como Goya o Dalí, que son para único uso y disfrute de la familia real, puesto que el palacio no se puede visitar por dentro, salvo contadísimas excepciones solicitadas a través de protocolo del propio consistorio.

Lo que sí se puede visitar son los jardines que lo rodean, llamados de Joan Maragall, pero solo los fines de semana, cuando también se ponen en funcionamiento las fuentes ornamentales instaladas en sus 10.000 metros de extensión. Tal y como promociona el Ayuntamiento de Barcelona en su página web: "Son elegantísimos, con avenidas arboladas, amplias extensiones de césped, parterres de broderie, fuentes ornamentales, numerosas esculturas al aire libre y un palacete que fue, y aún es, residencia real". Una residencia real que ha sido refugio ocasional de Felipe y Letizia y también de Leonor, con motivo del segundo debut histórico de la Princesa de Asturias.

placeholder Vista general del Palacete Albéniz y los jardines de Joan Maragall. (Ayuntamiento de Barcelona)
Vista general del Palacete Albéniz y los jardines de Joan Maragall. (Ayuntamiento de Barcelona)
Rey Felipe VI Reina Letizia
El redactor recomienda