Logo El Confidencial
RESCATA DEL PASADO LA POLÉMICA CON CLINTON

Mónica Lewinsky rompe su silencio 20 años después: "Mi jefe se aprovechó de mí"

"Me arrepiento profundamente de lo que pasó entre yo y el presidente Clinton", asegura la exbecaria del expresidente en la edición americana de Vanity Fair

Foto: La exbecaria de Bill Clinton, Mónica Lewinsky, presentando sus memorias en Londres en 1999 (Gtres)
La exbecaria de Bill Clinton, Mónica Lewinsky, presentando sus memorias en Londres en 1999 (Gtres)

"Me arrepiento profundamente de lo que pasó entre yo y el presidente Clinton. Permítanme repetirlo otra vez: Yo. Profundamente. Me arrepiento de lo sucedido". Así vuelve a la escena pública Mónica Lewinsky, más conocida por el affaire que mantuvo con Bill Clinton, por aquel entonces presidente de los Estados Unidos, tras casi 20 años guardando cierto silencio al respecto. Lo hace en la edición estadounidense de la revista Vanity Fair, donde ha querido subrayar de nuevo su arrepentimiento por la aventura que le hizo mundialmente conocida y que marcó el principio del fin de la estancia de Clinton en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

Lewinsky en su última aparición pública en Londres en 2013 (Gtres)
Lewinsky en su última aparición pública en Londres en 2013 (Gtres)
Fue en 1995 cuando Lewinsky, al igual que su vestido azul, dieron el gran salto a la fama. Ahora, dos décadas después, la becaria de 21 años del por aquel entonces mandatario estadounidense vuelve a la carga: “Es el momento de quemar la boina y enterrar el vestido azul”, asegura en referencia a la prueba que resultó determinante para confirmar el escándalo que conmocionó a la opinión pública al estar manchado con semen del exdirigente.

“Mi jefe se aprovechó de mí, pero yo siempre me mantendré firme en este punto: se trataba de una relación consensuada. El abuso se produjo en la etapa posterior, cuando se hizo de mí un chivo expiatorio para proteger su posición de poder”, asegura Lewinsky. Una relación que duró un año y medio y que terminó sentando a Bill Clinton en el banquillo de los acusados en 1998 por cometer obstrucción a la justicia y perjurio al negar que entre ellos existiese un romance basado, según la propia protagonista, en sexo oral y llamada subiditas de tono.

El expresidente Clinton saludando a Lewinsky en 1996 (Gtres)
El expresidente Clinton saludando a Lewinsky en 1996 (Gtres)

Este proceso fue muy duro para la entonces becaria en la Casa Blanca, que habla incluso de pensamientos suicidas como medio para poner fin a su desdicha. Ahora eso forma parte del pasado. Pero Lewinsky está dispuesta a desempolvar sus turbios días junto al expresidente para evitar que este tipo de “abusos” se sigan produciendo y por respeto a las víctimas de acoso sexual o degradación telefónica.Rechacé ofertas que me hubiesen reportado más de diez millones, porque no sentía que fuera lo correcto”, confiesa en la citada revista, donde además asegura que desde entonces ha tenido dificultad para encontrar un puesto de trabajo digno: unos por la cara negativa de su pasado y otros “por todos los motivos erróneos”, dejando entrever que las proposiciones indecentes de sus superiores se han producido también en Londres, Los Ángeles o Nueva York, donde ha probado suerte laboralmente.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios