Logo El Confidencial
CUIDADO DE LA PIEL

¿Desodorante o antitranspirante? Descubre cuál es el más adecuado para ti con este test

Ambos deben garantizar la mayor protección posible contra el olor corporal y un mayor bienestar, pero saber elegirlo es determinante para el resultado

Foto:

Hay dos situaciones que suelen preocuparnos a todos, olor y manchas de sudor en las axilas. Nuestra piel tiene alrededor de entre dos y tres millones de glándulas sudoríparas y, por tanto, no es un ningún milagro que ante situaciones que elevan nuestra temperatura corporal se formen perlitas de sudor sobre nuestra piel. Su principal función es regular el calor corporal pero no utilizar los productos adecuados puede convertirse en un problema.

Desde hace unos años somos más conscientes de la necesidad de buena protección frente a la transpiración y el olor, y nos guiamos por los ingredientes, el aroma o el formato del producto pero también queremos que respeten la piel y la cuiden. Tanto los desodorantes como los antitranspirantes lo consiguen, solo tienes que conocer las opciones y elegir la que más se ajusta a tus necesidades.

¿Cuál se adapta mejor a ti?

¿Todavía no lo tienes claro? Completa este test y sabrás cuál es el tipo de producto que mejor se ajusta a tus necesidades.

Cómo actúan

La diferencia principal entre antitranspirantes y desodorantes está en su modo de acción. El primero controla y reduce la producción y liberación del sudor a la piel gracias a las sales de aluminio contenidas en estos productos, fundamentalmente el clorhidrato de aluminio (ACH), que inhibe el flujo de sudor en las axilas al estrechar de forma temporal (mientras dura el efecto del ingrediente) la parte superior de la salida de las glándulas sudoríparas. Además, tiene un efecto desodorante porque inhibe el crecimiento bacteriano gracias a su pH inferior y a la reducción de la humedad en la axila.

Por su parte, el desodorante solo neutraliza el mal olor gracias a la presencia de sustancias antibacterianas en su composición tales como el citrato de plata, el ácido 2-butiloctanoico o el clorhidrato de octenidina. Estos ingredientes son capaces de inhibir el crecimiento de las bacterias que causan el olor y así evitar los olores corporales severos. Generalmente no contienen sales de aluminio inhibidoras del sudor, porque su principal función es reducir los olores corporales no deseados causados por las bacterias en la piel y camuflarlos con fragancias agradables.


Mitos y verdades

A pesar de que llevamos toda la vida utilizándolos, aún existen muchas dudas en torno a ellos. El Dr. Heiner Max, experto del área de investigación y desarrollo global de desodorantes Nivea, nos aclara todas las dudas. Por ejemplo, los antitranspirantes no inhiben por completo la producción de sudor. “Solo lo reduce en las partes del cuerpo donde se aplica. Dado que el área de la axila constituye solo alrededor del 0,5% al 1% de la superficie del cuerpo, todavía hay suficiente área de sudoración libre para utilizar el mecanismo de enfriamiento natural del cuerpo”, explica el Dr. Max.

También debemos saber que las sales de aluminio utilizadas en los desodorantes son inofensivas. “En base a los estudios científicos, así como a las propiedades químicas de las sales de aluminio que utilizamos, se observa que la absorción de aluminio a través de antitranspirantes es extremadamente baja y absolutamente inofensiva”, aclara el Dr. Max.

Otro mito: el sudor huele mal. "El sudor es realmente inodoro en sí mismo. Se produce solo cuando las bacterias de la piel descomponen ciertos componentes del sudor como las grasas y las proteínas. Son estos productos resultantes de la degradación del sudor los que difunden el característico olor desagradable, explica Dr. Max. La nueva línea de Nivea, 0% Aluminio, ha desarrollado una fórmula activa anti-bacteriana que evita la proliferación de las bacterias causantes del mal olor corporal, previniendo así el olor antes de que aparezca.

Por último, los antitranspirantes no están recomendados para las pieles dañadas. Si tienes la piel dañada, mejor elige un desodorante. Pero no es necesario que prescindas de ellos si tienes la piel delicada o acabas de rasurarte. De hecho dentro de la gama de antitranspirantes de Nivea, Invisible for Black&White Silky Smooth, contiene acondicionadores específicos para esta situación.

Ahora que ya tienes todas las dudas aclaradas y ambos conceptos claros solo te queda decidirte por el que mejor encaje contigo, o puedes utilizar ambos en función de lo que necesites en cada momento. En resumen, aunque cada uno tiene sus propias cualidades la elección de uno u otro dependerá mucho de tus necesidades, de tu estilo de vida y de tus propias preferencias. Si te sientes más segura cuando estás protegida frente al olor y frente a la humedad tu opción deberían ser los antitranspirantes, si por el contrario no sudas mucho y buscas un desodorante sin sales de aluminio tu opción será la gama 0% aluminio.

Belleza