Logo El Confidencial
polémica

Terry Richardson: el fotógrafo está otra vez en el punto de mira

Terry Richardson es todo un personaje. Y la industria de la moda le adora. O al menos, una parte de ella. También tiene detractores que no lo critican por sus fotos.

Foto: Autorretratos de Terry Richarson, de su tumblr Terry's Diary.
Autorretratos de Terry Richarson, de su tumblr Terry's Diary.

Suyas son las espectaculares portadas del Harper's Bazaar americano donde se lucen Lady Gaga, Sofia Vergara o Madonna bajo un 'flashazo' de luz que parece captarlas en una realidad más cercana, casi al alcance de la mano. También es el director del reciente vídeo de Miley Cyrus, Wrecking Ball, en el que la cantante se balancea desnuda sobre una bola de demolición. Todos los famosos que aspiran a entrar en la órbita de lo 'cool', o que ya están en ella por pleno derecho (Lena Dunham, Pharrell Williams, Chlöe Sevigny, Sky Ferreira, Paris Hilton… la lista es larguísima), no sólo quieren que les fotografíe, es que además desean retratarse con él. Ha creado toda una iconografía de símbolos de sí mismo: sus gafas de pasta, su camisa de cuadros, su dedo pulgar de la victoria, sus tatuajes… que le han erigido en medio, además de en fin: sus brazos marcados con tinta son los protagonistas de la última campaña publicitaria de accesorios de Valentino.

Terry Richardson es todo un personaje. Y la industria de la moda le adora. O al menos, una parte de ella. Porque también tiene detractores. Pero no le critican precisamente por la calidad de sus fotos. Richardson está en el punto de mira desde hace varios años por supuestos abusos sexuales a modelos y menores que han pasado por su estudio. La top Coco Rocha se niega a ser fotografiada por él y la modelo Jamie Peck le acusó en 2010 de ser un depredador sexual y de convertir una sesión de fotos en una de las experiencias más rijosas de su vida. Según relató a The Gloss, Richardson se empeñó en que le llamara tío Terry y la animó a que se desnudara mientras lo hacía también él y, ya de paso, a que mantuvieran relaciones sexuales. "De todos los fotógrafos para los que me he tenido que quitar la ropa, Richardson es el único que me ha provocado la necesidad de ducharme dos veces después de trabajar con él".

No es la única con experiencias desagradables que contar. La modelo alemana Rie Rasmussen le acusó en el New York Post de abusar de "modelos jovencísimas que están intentando hacerse un hueco en la industria de la moda y que no se atreven a decirle que no a un fotógrafo consagrado". Protagonista de campañas para Gucci y Victoria's Secret, Rasmussen tuvo sus más y sus menos con Richardson por unas fotos suyas que publicó en un libro donde también aparecían adolescentes simulando actos sexuales.

La defensa de Terry fue que él no obligaba a nadie a nada. También dejó claro que se había sentido "muy dolido" por las acusaciones. "Todo el mundo se divierte en mis sesiones de fotos". Eso es lo que transmiten las imágenes de su tumblr, Terry's Diary, donde, además de sonrisas y 'colegueo', también hay una enorme cantidad de mujeres desnudas, algo bastante habitual, por otro lado, en los portfolios de los fotógrafos de moda.

A lo que Richardson se enfrenta ahora es a una petición de boicot que busca apoyos en la plataforma Change.org. Promovida por Alice Louise, una diseñadora de joyas británica y activista femenina, la propuesta, que se dirige a "H&M, Mango, Supreme, Tom Ford y otras grandes marcas", pide que "dejen de usar al supuesto abusador sexual Terry Richardson para sus fotos". De momento cuenta ya con más 10.000 firmas, aunque aspira a conseguir 40.000.

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios