Logo El Confidencial
lo último

El juego de la camiseta ¿falsa?

Diseños que juegan con logos de firmas emblemáticas para crear juegos de palabras o colecciones inspiradas en las falsificaciones hacen de la ilegalidad el nuevo cool.

Foto: El juego de la camiseta ¿falsa?

Diseños que juegan con logos de firmas emblemáticas para crear ingeniosos juegos de palabras o colecciones inspiradas en las falsificaciones hacen de la ilegalidad el nuevo cool. Atrás quedan los días en los que veíamos una camiseta que rezaba Adibas, en lugar de Adidas, y nos reíamos. Ahora se llevan los juegos de palabras con las firmas de moda gracias, principalmente, a una marca: Brian Lichtenberg. Podría parecer lógico que alguien que se divierte tomando logos fashionistas y dándoles un giro irónico fuera relegado al ostracismo en la moda, pero ha ocurrido justo lo contrario. De hecho, el prestigioso portal de venta online Net-a-porter ya vende sus diseños y la modelo Cara Delevingne no se quita su top de `Bucci´. ¿Lo mejor? Brian no está solo en esto de ironizar con los logos.

Si bien es cierto que Lichtenberg ha sido el que ha logrado acomodarse en el imperio fashionista con sus juegos de palabras solo aptos para entendidos del sector, la firma pionera fue otra: COI. Sus diseñadores provienen del propio sector y han decidido permanecer en el anonimato, para poder así divertirse jugando con los logos de firmas de la competencia. Kanye West ya tiene uno de sus diseños, que tienen logos como Giraunchy o Ballinciaga. 

Mr. Steve también conquistó a fashionistas con su archiconocido `Karl Who?´, que bañó camisetas y bolsos durante una buena temporada convirtiéndose en el hit de los blogs de street style. Si había dudas acerca de si estas bromas gustan o no a los titanes del sector, un dato: Sebastien Jondeau, asistente personal y guardaespaldas de Karl Lagerfeld, lleva su camiseta `Karl Who´con el propio diseñador por las calles de Saint Tropez… Y Karl, lejos de despedirlo, le ha convertido en imagen de Chanel. Por si fuera poco, hasta el diseñador tiene su propio bolso de la irónica firma. 

Sin embargo (no olvidemos que la moda es un mundo de egos), no todos se toman este juego con tanta deportividad. Hedi Slimane, director creativo de Saint Laurent, ha cancelado un envío de prendas de su marca, valorado en 285.738 dólares, para que sean vendidas en Colette. ¿La razón? Que la conocida concept store parisina se atrevió a vender una camiseta de la firma Reason que reza "Ain´t Laurent without Yves" ("No es Laurent sin Yves", que hace alusión a que, desde que Slimane se ha hecho cargo de la creativida de la firma, el nombre de pila de sus fundador ha desaparecido de la marca). Según Slimane, estas camisetas dañan su nombre. Tan enfadado está, que retiró la invitación a su  último desfile a la directora creativa de Colette, Sarah Andelman. Hasta hace pocos días, la camiseta de la discordia podía comprarse en Asos, pero la han retirado. ¿Miedo a Slimane? MIentras, medio mundo se empeñla en fotografiarse con la camiseta de marras, con estilismo tan acertados como el de la bloguera About Bo.

Lo realmente sorprendente no es que la moda acepte estas bromas (Marc by Marc Jacobs vende, por 28 dólares, su camiseta Marc Jackass, haciéndose eco de la tendencia de la subversión de logos), sino que las grandes firmas se inspiren en las falsificaciones para crear sus propias colecciones. Este es el caso de la colección de M.I.A. para Versus Versace, que ha creado una colección cápsula inspirada en ellas. "El tema de las falsificaciones, aquellas que se producen y se venden, siempre han formado parte de la cultura de mi cultura. Cuando contactaron conmigo me pareció una gran idea invertir el círculo. Los diseños de Versace siempre han sido copiados y ahora es Versace la que copia las copias, así que aquellos que copian seguirán copiando las copias. Por lo que esto va a continuar".

 

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios