Logo El Confidencial
VIDA Y POLÍTICA

La hija de Felipe González: "Me acuerdo del primer día que fui a un súper"

La hija del expresidente cuenta en una entrevista cómo fueron los 14 años que residió en La Moncloa. Un excompañero habla con Vanitatis: "Iba con guardaespaldas hasta para comprar chuches"

Foto: Felipe González y Carmen Romero junto a sus tres hijos. (EFE)
Felipe González y Carmen Romero junto a sus tres hijos. (EFE)

Existe la leyenda de que las personas que habitan en el palacio de la Moncloa durante demasiado tiempo terminan alejándose tanto de la realidad que sus preocupaciones dejan de ser de este mundo. Pocas veces, sin embargo, existe la oportunidad de preguntarle a alguien directamente afectado. En una entrevista, la hija de Felipe González, María, habla de eso y de mucho más, con motivo de la publicación de los archivos de su padre. Cientos de documentos inéditos que la fundación que lleva el nombre del expresidente ha hecho públicos a través de su web.

[LEA MÁS: Pagan 15.800 euros por las joyas de Felipe González]

En la revista 'Telva', María, la única chica de los tres hijos que tuvo González con Carmen Romero, explica cómo ha sido el proceso de búsqueda de esos documentos y su anhelo de que algún día su padre acceda a escribir sus memorias. Pero, además, recuerda los años en que residió en Moncloa, un enorme "sacrificio personal" para su madre que, según revela, no les ha dejado "ninguna tara" ni a sus hermanos ni a ella.

Felipe González con su actual esposa, Mar García Vaquero. (EFE)
Felipe González con su actual esposa, Mar García Vaquero. (EFE)

Casi como cualquier niño, María identifica los veranos como los momentos más felices de aquella época. "Las vacaciones en Doñana, ¡maravilloso! Pasábamos los veranos ahí en familia, con mis primos y era divertido y también bastante liberador". El día a día era más "particular". "La dinámica familiar no era muy distinta a la de cualquier niño que tuviese un padre o una madre que trabajara de manera muy intensa y al que ve poco. Es verdad que en nuestro caso se añadían las condiciones de seguridad impuestas, el aislamiento, la sensación de riesgo... Cuando me fui haciendo mayor era consciente de que ETA existía y de que ETA mataba. A raíz del golpe de Estado que había tenido lugar el 23 F del 81, recuerdo a mi madre decir: "No sé si me voy a ir a dormir y las personas que están vestidas de verde en la puerta están para protegerme o de repente... no lo sé".

María González Romero y una de sus hijas, en Sevilla. (Cordon Press)
María González Romero y una de sus hijas, en Sevilla. (Cordon Press)

María y sus hermanos pasaron 14 años residiendo en La Moncloa, toda su infancia y la adolescencia. Un compañero de aquellos años del instituto San Isidoro de Sevilla (Madrid) la recuerda para Vanitatis como "discreta, tímida, hablaba muy poco y le gustaba pasar desapercibida". "Tenía guardaespaldas y chófer hasta para ir a comprar chuches. Ella era disciplinada con ellos, pero sus hermanos mayores no, jugaban a darles esquinazo".

[LEA MÁS: Hay vida más allá de la Moncloa]

A pesar de todo, "era una adolescente normal", según revela esta fuente. "Tenía inquietudes culturales, le gustaba el cine independiente y un par de veces que me llevaron en coche a casa (sus guardaespaldas) escuchaba Silvio Rodríguez".

Normal, hasta cierto punto. María cuenta en la entrevista con 'Telva' que su madre reforzaba la idea de que la vida en palacio no era para siempre con gestos: "Por ejemplo, en el salón de Moncloa no había fotografías de la familia". En 1996, cuando volvieron a su casa tras casi tres lustros viviendo en la residencia oficial, María reconoce que fue como aterrizar "en otro planeta". "Es verdad que yo hacía vacaciones con mis tíos. Pero sí, me acuerdo del primer día que fui a un túnel de lavado o al supermercado, con el escolta cerca. Me gustaba mucho hacer todo aquello, porque en el día a día esos 'planes' no se hacían".

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios