La historia de Celine, el dogo que posa con Preysler
  1. Famosos
FAMILIAS

La historia de Celine, el dogo que posa con Preysler

Los amigos le regalaron el perro a Vargas Llosa cuando cumplió 80 años. Fue el mismo día en que presentó oficialmente a Isabel Preysler en el mundo literario

Foto: Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, en una entrega de premios. (Getty)
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, en una entrega de premios. (Getty)

Cuando Mario Vargas Llosa cumplió 80 años, los amigos intelectuales le organizaron una fiesta en Madrid en el hotel Villamagna. Y no fue una reunión social al uso, sino que fue la ocasión para que el nobel presentara a su novia Isabel Preylser. Un acontecimiento literario y amoroso que sirvió para que el mundo endogámico de la escritura conociera a la reina de corazones en vivo y en directo.

Algunos de ellos eran muy críticos (como el mismo Mario) con los personajes de las revistas del corazón y ese tipo de prensa para la que Isabel era y es su medio de vida. Esa noche, Mario Vargas Llosa presentó a su novia como esa "personita que me hace feliz" y terminó con la frase que se convirtió en referente del enamoramiento de la pareja: "Y ya sé que la palabra felicidad tiene nombre y apellido: Isabel Preysler".

placeholder Isabel Preysler y Vargas Llosa, en la fiesta por el 80 cumpleaños del escritor. (Getty)
Isabel Preysler y Vargas Llosa, en la fiesta por el 80 cumpleaños del escritor. (Getty)

Para ese cumpleaños tan especial, el regalo también tenía que ser especial. Y qué menos que algo que les uniera para toda la vida. A falta de hijos comunes, lo mejor para sellar ese amor en ese primer aniversario era un perro. En la casa familiar ya había dos: Vanila, el labrador, y Jacinta, los dos de Tamara Falcó.

Ver esta publicación en Instagram

Esta semana en ¡HOLA!: Isabel Preysler, confidencias de verano en su casa de Madrid. Además, confirmamos que @alejandrosanz y @raquel_perera se separan tras doce años juntos; las fotografías exclusivas y todos los detalles de la boda de @alexandrapereira, "Lovely Pepa"; la “vida en rosa” de los Hollinger, los reyes del mundo inmobiliario en Suiza; Kate y Meghan hacen planes juntas y Archie aparece en público, por primera vez, en brazos de su madre; @astridklisans posa con sus hijos y nos anuncia, días antes de convertirse en madre de familia numerosa: “Es otra niña y se llamará Álisse”... ¡y mucho más! #isabelpreysler #alejandrosanz #raquelperera #katemiddleton #meghanmarkle #archie #astridklisans #hola #revistahola

Una publicación compartida de Revista ¡HOLA! (@holacom) el

Y fue entonces cuando apareció en escena el dogo que forma parte de la portada de Isabel Preysler esta semana en la revista '¡Hola!'. Antes ya estaba presente en otros reportajes familiares como colateral, formando parte del paisaje. Esta vez Celine, que así se llama el perro que ha unido a la pareja, tiene un protagonismo principal.

placeholder La pareja, en la gala de los Goya. (Getty)
La pareja, en la gala de los Goya. (Getty)

El nombre de la mascota también tiene un significado especial. El nobel definía a Louis Ferdinand Céline como "el último escritor maldito" y para Isabel era una de las firmas de lujo francesas con más arraigo entre las mujeres ejecutivas.

El caso es que el perro entró a formar parte del núcleo familiar de la mansión. De ser una mascota más ha pasado al protagonismo de una portada. Un artista invitado con mucho recorrido. Ahora solo falta que algún miembro de la familia le cree un perfil en las redes sociales.

Mario Vargas Llosa Isabel Preysler