Tamara Falcó e Iñigo Onieva, puente de amor y lujo en la Costa del Sol: suites, bogavantes...
  1. Famosos
ESCAPADA DELUXE

Tamara Falcó e Iñigo Onieva, puente de amor y lujo en la Costa del Sol: suites, bogavantes...

La marquesa de Griñón ha aprovechado el larguísimo puente de la Constitución para escaparse unos días junto a su novio, Iñigo Onieva, a Marbella

Foto: Tamara Falcó e Iñigo Onieva han disfrutado de un viaje en pareja para celebrar sus logros. (Instagram @tamara_falco)
Tamara Falcó e Iñigo Onieva han disfrutado de un viaje en pareja para celebrar sus logros. (Instagram @tamara_falco)

Tamara Falcó ha sido uno de los muchos españoles que este puente de la Constitución ha aprovechado para poner tierra de por medio y disfrutar de unos días antes de la maratón navideña de eventos junto a su novio, Iñigo Onieva.

Con él sale desde hace algo más de un año y juntos se han convertido en una de las parejas más solventes del panorama influencer. Fotógrafo improvisado allá donde van, mano derecha en la toma de decisiones y mejor aliado en su siempre intensa agenda de compromisos, el joven madrileño ha sido también quien la ha acompañado durante estos días de amor y lujo en uno de los destinos favoritos de la aristócrata: Marbella.

Desde hace varios años, la hija de Preysler se retira durante al menos una semana en verano en su prestigiosa clínica Buchinger para recargar fuerzas y someterse a tratamientos detox. No obstante, en esta ocasión su alojamiento ha sido otro, aunque, eso sí, uno igual de exclusivo.

Tamara disfruta desde hace días de las maravillosas instalaciones a pie de playa de la urbanización Puente Romano, una de las favoritas de los amantes de la Costa del Sol. Siempre repleta de vips, la pareja se encuentra como en casa en su hotel, o al menos eso es lo que se deduce de las publicaciones con las que llevan días poniéndoles los dientes largos a sus seguidores.

Con un tiempo fantástico como el que están teniendo, disfrutar de todos los lujos a su alcance está siendo mucho más fácil. Las suites, según explican en la web del complejo, cuentan con “un jacuzzi con vistas al mar en su propia terraza privada, sauna de lujo en la habitación, ventanas que dejan penetrar por la mañana la difusa luz mediterránea, el perfume de los jardines botánicos y los cantos de los pájaros…. La única dificultad que encontrarás es elegir entre la gran variedad de opciones de alojamiento”, aseguran. Además de dos tipos de suite (normal y grand suite), el resort cuenta con varias villas para que la intimidad sea ya definitiva.

El precio para estos días oscila desde los 572 euros la noche de la más 'modesta' a los más de 5.000 euros de las villas. Sin duda, el lugar perfecto para desconectar y encontrar la paz que tanto necesita tras el estrés de organizar su fiesta de 40 y todas las campañas previstas para estas fechas.

placeholder Una escapada al borde del mar. (Redes)
Una escapada al borde del mar. (Redes)

Desde luego, están exprimiendo los días al máximo. A las 9 de la mañana, salen para disfrutar de un agradable paseo matutino de varios kilómetros por el campo. Una actividad que los dos realizan casi todos los fines de semana y con la que recargan pilas.

Un ejercicio moderado que tiene su recompensa: desayunos con vistas sobre la arena. Aunque el hotel dispone de desayuno en su cafetería y en las habitaciones, la pareja ha preferido tomarse el café respirando la brisa marina y tomando el sol, lo mejor para empezar el día con buen pie.

placeholder Desayunos al sol. (Redes)
Desayunos al sol. (Redes)

Amantes de la buena comida

Una pasión por el mar que también han disfrutado a la hora de la comida. Sin ir más lejos, el lunes compartieron una sartén de grandes proporciones de huevos rotos con bogavante, una de especialidades de la zona.

placeholder Huevos con bogavante al borde del mar. (Redes)
Huevos con bogavante al borde del mar. (Redes)

Ambos son grandes amantes de la gastronomía y no hay duda de que habrán aprovechado su estancia en Málaga para disfrutar de algunos de los locales con más fama del lugar, como La Milla, uno de los últimos restaurantes que han visitado y donde han degustado sus famosos chopitos, el original matrimonio y, por supuesto, un espeto de sardinas.

Tamara Falcó