Logo El Confidencial

Compota de fruta de invierno y naranja: reconfortante postre saludable

Fruta y solo fruta. La compota no es únicamente un plato de enfermito, sino que tiene valores gastronómicos todavía por descubrir

Foto: Compota de frutas de invierno.
Compota de frutas de invierno.

Llegado el invierno, el cuerpo nos pide platos cálidos, dulces y energéticos para afrontar los días fríos y la falta de luz. Todo esto suena a sinónimo de calórico, elaborado y poco sano. ¡Hemos dado con la solución! Preparando una compota con frutas de temporada y especias, no solo conseguimos un postre delicioso, sino que aportamos a nuestro organismo vitaminas, fibra y minerales esenciales de manera natural y sin adicción de azúcares refinados. La canela y el anís aportan un aroma especiado y nos ayudan a entrar en calor. Además, producen efectos beneficiosos en el aparato digestivo. Esta compota resulta deliciosa tanto caliente y recién hecha como una vez fría para acompañar un yogur o un bizcocho. Una excelente manera de seguir consumiendo fruta en los meses más fríos de invierno. Y si quieres potenciar el efecto de la vitamina C, añade un poco de zumo de naranja recién exprimido en el último momento.

Preparación: 30 minutos. Dificultad: fácil. Coste: económico. Comensales: 4

Compota de frutas de invierno y naranja

Ingredientes

  • 2 manzanas
  • 2 peras
  • 1 plátano
  • 10 orejones
  • 10 dátiles
  • 30 g de arándanos secos
  • 2 estrellas de anís
  • 1 rama de canela
  • 200 ml de zumo de naranja

Elaboración

  1. Pela, descorazona y corta las manzanas y las peras en trozos del tamaño de un bocado.
  2. Corta el plátano en rodajas de 1 centímetro de grosor.
  3. Vierte en una cazuela las manzanas, las peras y el plátano.
  4. Añade el zumo de naranja y mezcla bien.
  5. Incorpora entonces los orejones, los dátiles, una rama de canela, 30 gramos de arándanos deshidratados y las estrellas de anís.
  6. Cuece a fuego medio sin que hierva hasta que la fruta esté cocida, pero que no pierda textura ni se deshaga.
  7. Vierte la compota en una fuente y espolvorea con un poco de canela en polvo.
  8. Sirve caliente o refrigera en un recipiente hermético.

El truco final

Si quieres endulzar la compota aún más sin añadir azúcares refinados, añade un puñado de dátiles adicionales y tritúralos una vez cocidos con un poco de agua. Conseguirás un sirope dulce natural.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios