Nuevas caras en Ribera del Duero: La Viña del Loco
  1. Gastronomía
  2. Vinos
tintos actuales y sinceros

Nuevas caras en Ribera del Duero: La Viña del Loco

Da gusto ver nuevas caras en la Ribera del Duero. Comenzamos el año con un auténtico descubrimiento: La Viña de Loco, un proyecto de vinos sinceros de excelente relación calidad-precio

Foto: José Carlos García y Víctor Rodríguez, creadores de La Viña del Loco (Miravinos)
José Carlos García y Víctor Rodríguez, creadores de La Viña del Loco (Miravinos)

Da gusto ver nuevas caras en la Ribera del Duero. Sobre todo caras bonitas, amables, sanas, sonrientes y con toda la intención de dar guerra. Comenzamos el año con un auténtico descubrimiento: La Viña de Loco. Que no lleve a engaños o a despiste lo desenfadado del nombre. Nombre que pretende llamar la atención a través de eso, del desenfado, y de ciertas ganas de provocar… Y hasta ahí, todo lo demás es elegancia, trabajo duro, viña vieja, uva de primer nivel y vinos con crianza de calidad probada.

La Viña del Loco está situada entre La Horra y Sotillo de La Ribera, una zona muy singular en Ribera del Duero. “Elegimos este lugar después de mucho patear y de recorrer muchas carreteras secundarias”, comenta Víctor Rodríguez, cofundador de la bodega. Un lugar muy especial con viña vieja, algo no fácil de encontrar en Ribera.

“La viña vieja empieza a ser un bien escaso en todo el mundo y Ribera no es una excepción -nos dice José Carlos García, el otro fundador-, por eso nuestras producciones son limitadas, porque solo trabajamos cepa vieja para así elaborar vinos que sean capaces de expresar parcelas concretas”.

Venta del Loco 2012 y Toga 2010 son los dos tintos principales de esta bodega. Dos tintos sabrosos, elegantes, equilibrados y muy bien elaborados. Cada uno en su segmento. Venta El Loco 2012, el de imagen más desenfadada (su etiqueta es un cruce entre el malogrado personaje de los Simpson Actor Secundario Bob y el personaje descrito por Paul McCartney en el clásico de The Beatles The fool on the hill), es un crianza de Ribera del Duero aromático, fluido y jugoso. Un tinto muy bebible, ligero, portador de la parte más elegante de esta denominación de origen.

Toga 2010 es el vino 'top'. Elaborado con tinta fina (apodo de la tempranillo en esos lares), tiene a sus espaldas una crianza de 14 meses en barricas de roble francés y americano y se estrena mostrándose como un tinto muy equilibrado. Un tinto suave, muy sedoso, que invita a seguir bebiendo, que a fin de cuentas es lo que cuenta, ¿no?

Ambos vinos nacen de una enorme colección de pequeñas parcelas de viejas cepas en el corazón de Ribera del Duero. Pequeñas fincas seleccionadas y monitorizadas cuidadosamente para garantizar el abastecimiento de los racimos de tinta fina.

“Siempre es un desafío producir uvas de calidad en condiciones extremas como las que normalmente acompañan el desarrollo de las vides en la Ribera del Duero”, dicen desde La Viña del Loco.

¿Y quién está detrás de estas dos nuevas marcas? Detrás está Miravinos, que es nada más y nada menos que el proyecto del periodista Víctor Rodríguez y el enólogo José Carlos García, quienes ya habían trabajado con anterioridad en otros proyectos vinícolas. Son dos viejos conocidos y conocedores del viñedo y del mercado español. Bajo Miravinos están elaborando una amplia gama de vinos con nombres divertidos y etiquetas llamativas en Rioja, Ribera del Duero, Rías Baixas y Rueda, entre otras zonas.

La Viña del Loco es la Selección del Club Todovino de este mes.

Sigue a Berto Monteblanco en Twitter.
Sigue a Todovino en Twitter.

Vinos Tempranillo
El redactor recomienda